La situación de los niños y niñas indígenas con discapacidad

Menores indígenas con discapacidad

Los niños y niñas indígenas con discapacidad han sido frecuentemente ignorados en la investigación académica y las políticas de desarrollo. Sin embargo, se enfrentan a múltiples fuentes de discriminación en función de su etnia, edad, habilidades y género, las cuales a menudo conducen a violaciones graves de los derechos humanos.

La falta de datos, tanto sobre la prevalencia de las discapacidades en la infancia y juventud indígenas como sobre las violaciones específicas de derechos humanos que están sufriendo, es una seria limitación para cualquier política que tenga como objetivo respetar, proteger y garantizar sus derechos humanos.

Si bien los datos confiables son escasos, la estimación más aceptada es la del Foro Permanente de Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas (UNPFII) que sugiere que el número de personas indígenas con discapacidad es de aproximadamente 54 millones de personas, pero se desconoce cuántas de esas personas son menores de edad.

Algunos estudios previos han demostrado que las discapacidades son más frecuentes entre los pueblos indígenas que entre el resto de la población, aunque la prevalencia de las discapacidades entre las diferentes comunidades indígenas puede variar mucho de una comunidad a otra. Las diferentes tasas de prevalencia a menudo se deben a los diferentes procedimientos de recopilación de los datos. De hecho, muchos países con una población significativa de etnia indígena no incluye en sus censos las preguntas recomendadas por el Grupo de Washington para evaluar la prevalencia de la discapacidad en la población.

Derechos en riesgo de los menores indígenas con discapacidad

Un estudio reciente del Parlamento Europeo ha identificado algunas de estas brechas y patrones de violaciones de derechos humanos y recopila algunas recomendaciones en materia de recopilación de datos así como de protección de los derechos de la infancia indígena con discapacidad.

De acuerdo con este estudio los principales derechos humanos que están en riesgo para la infancia indígena con discapacidad son el derecho a la vida, el derecho a la integridad física (ausencia de violencia, tortura y crueldad) y libertad de movimiento. De hecho, los y las activistas de la Red Global de Personas Indígenas con Discapacidad han denunciado que muchos de estos niños y niñas no llegan a salir nunca de sus casas, y que se han dado casos de infanticidio de bebés indígenas con discapacidad y esterilización forzada de jóvenes indígenas con discapacidad.

Además, los niños, pero especialmente las niñas indígenas con discapacidad están más expuestos a las agresiones de todo tipo, también las de carácter sexual por parte de personas de dentro y fuera de las comunidades indígenas. El riesgo de violencia sexual varía en función de la percepción de impunidad que rodea este tipo de crímenes. Por ejemplo, son más frecuentes las agresiones contra niñas y jóvenes con discapacidades mentales y/o comunicativas (por las dificultades añadidas a la hora de denunciar) o en aquellas comunidades donde los sistemas de justicia y de salud discriminan pasiva o activamente a las personas indígenas.

Otro derecho fundamental de estos niños y niñas que a menudo se olvida es el derecho a la no discriminación y el derecho a la participación en la sociedad de acuerdo a su edad. Eso significa el derecho a jugar, el derecho a la educación, el derecho a ser escuchado y el derecho a una vida libre de trabajo infantil y explotación doméstica. De hecho, de acuerdo con la investigación requerida por el Parlamento Europeo, la mayoría de menores indígenas con discapacidad no tienen acceso a dispositivos de asistencia especial (como sillas de ruedas, audífonos, etc.) y tienen menos probabilidades de asistir a la escuela.

La consecuencia de esto es que para la mayoría de estos niños y niñas, su actividad principal es quedarse en casa. Esto puede dar lugar a situaciones de explotación doméstica. Además, muchos de estos y estas menores tienen dificultades para hacer amigos.

Además, existe todo un conjunto de otros derechos relevantes para la infancia indígena con discapacidad tales como el derecho a la justicia intercultural, el derecho a la cultura, el derecho a vivir en su propia comunidad, el derecho la protección social y el derecho a la atención médica intercultural. Estos otros derechos están estrechamente vinculados con el acceso a servicios, que a menudo faltan en áreas rurales y remotas donde habitan los pueblos indígenas.

Finalmente, las principales causas que ponen en peligro la integridad y el disfrute de los derechos de los niños y niñas indígenas con discapacidad son: 1) la pobreza y la exclusión, 2) las barreras culturales, los prejuicios y el estigma, 3) el aislamiento en el que se encuentran muchas comunidades y la consecuente falta de acceso a servicios básicos y 4) la falta de derechos relacionados con la tierra y el territorio a la que hacen frente las comunidades indígenas.

Recomendaciones de la Red Global de Personas Indígenas con Discapacidad

Tanto los activistas de la Red Global de Personas Indígenas con Discapacidad como los stakeholders internacionales han apuntado recomendaciones en tres ámbitos diferentes para los Estados que implican. El primer conjunto de recomendaciones reclama una mejora de la recogida de datos sobre discapacidad, desagregando por etnia, género y edad, aprovechando los esfuerzos ya iniciados con motivos de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

El segundo conjunto de recomendaciones apunta a una mejora de los marcos legales tanto a nivel internacional como nacional. Esto pasa por incorporar el enfoque interseccional, invitar a los Estados a reportar sobre la situación de personas adultas y menores indígenas con discapacidad al Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, pero también incitar a los Estados y a las empresas a asegurar el Consentimiento Libre Previo e Informado de proyectos  en territorios indígenas, informando de las consecuencias en materia de derechos humanos para las personas indígenas con discapacidad, así como incluyendo a las personas indígenas con discapacidad, tanto adultas como menores en los procesos de consulta, siempre de acuerdo con su edad y capacidades.

El último conjunto de recomendaciones apunta al fortalecimiento de la sociedad civil, particularmente de los las organizaciones y personas defensoras de los derechos de personas indígenas con discapacidad. Es imprescindible que para que sus necesidades sean tomadas en cuenta se apoye la participación de estas personas en los debates internacionales y en la creación de políticas nacionales y locales.

Igualmente necesario es recordar a los agentes de cooperación, que a la hora de diseñar e implementar proyectos relacionados con la infancia, estos sean inclusivos y accesibles para todos los niños y niñas, independientemente de su edad, género, etnia o habilidades.

Foto: Pratima Gurung

Isabel Inguanzo

Isabel Inguanzo

Isabel Inguanzo forma parte del departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Loyola Andalucía.

One thought on “La situación de los niños y niñas indígenas con discapacidad

  1. El artículo es un excelente referente de la situación de los niños y niñas indígenas con discapacidad. A los profesionales que trabajamos en contextos indígenas, nos permite recordar que la labor siempre puede orientarse a la inclusión social, además de repensar en las opciones de accesibilidad que pueden aplicarse para dignificar desde la infancia a las personas con discapacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *