Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

Escuchar y observar para poner en marcha una empresa

Si fuésemos capaces de escuchar y observar antes de tomar decisiones seguramente nos equivocaríamos mucho menos. Obvio, ¿verdad? A quién no le han dicho que tenemos dos orejas y una boca, para escuchar más y hablar menos. Todos lo entendemos, ¿pero realmente lo ponemos en práctica?

Esta reflexión, que sirve para cualquier persona y actividad, hoy la traemos para reflexionar sobre su importancia a la hora de poner en marcha una empresa.

Acuden a nosotros personas con magníficas ideas, planes de empresa muy desarrollados, y con mucha energía y ganas de ponerlas en marcha, pero cuando les preguntas cómo han detectado la necesidad y si han hablado con potenciales clientes para testar su producto o servicio lo normal es que no lo hayan hecho. Entonces, ¿cómo saben que su producto o servicio va a ser apreciado por los clientes como para comprarlo? Por supuesto no lo saben.

La generación de buenas ideas y su posterior desarrollo en  un plan de empresa son importantes, pero no debemos olvidar que la teoría lo aguanta todo. Aguanta cualquier idea, sea novedosa o no. Aguanta cualquier análisis de mercado independientemente de la calidad de la información. Aguanta el volumen de ingresos que queramos. Aguanta hasta que nos engañemos a nosotros mismos. Lo aguanta todo.

Por eso siempre recomendamos realizar gran parte del plan de empresa en la calle y testar la idea. Esto supone salir a la calle a obtener, analizar y probar lo que hacen los supuestos competidores. Supone salir a la calle a hablar con los proveedores. Supone ir a la calle a buscar los primeros clientes potenciales a los que simular la primera venta, y obtener de ellos conclusiones reales. Supone ser capaz de ir a la calle, el tablero de juego donde después te juegas gran parte del éxito o del fracaso. No es fácil.

Este esfuerzo inicial no va a garantizar el éxito, pero va a evitar que dediques tiempo y dinero diseñando productos o servicios que nadie quiere.

Sal a la calle, escucha y observa.

Autor

Esteban Almirón

Emprender comparte muchas similitudes con saltar en paracaídas. Ambas actividades son retadoras, requieren preparación y una ejecución casi perfecta. En ambas hay incertidumbre y mucho riesgo, pero ambas te recompensan con una sensación vital de realización y libertad. Desde 'El Salto', Esteban Almirón, director del Servicio de Empleabilidad y Emprendimiento de la Universidad Loyola Andalucía, analizará la actualidad del emprendimiento y los emprendedores. ¿Saltas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

Existe una enorme diferencia entre la comunicación interpersonal individual y una comunicación pública.

El teatro de la comunicación

Existe una enorme diferencia entre la comunicación interpersonal individual y una comunicación pública. De ahí que personas con buenas habilidades sociales e, incluso, comunicativas, se sienten incómodas al enfrentarse a un público. Leer más →