Millones de personas siguen falleciendo por problemas de alimentación. Reflexión sobre cómo debe plantearse la erradicación de la pobreza.

Pobreza, pensamiento social y desarrollo en diálogo con la fe

Los días 16 y 17 de octubre son, respectivamente, los días internacionales por la alimentación y erradicación de la pobreza. Unas fechas que nos sirven para recordar las cuestiones y problemas más urgentes e importantes que existen actualmente. Ya que son los males e injusticias que padecen la mayoría de la humanidad.

Con miles y miles de personas, incluido miles y miles de niños, que mueren por hambre, miseria y otras causas relacionadas con el empobrecimiento; millones y millones al año que fallecen por estos factores del subdesarrollo y la pobreza. Tal como nos muestran estudios e informes de todo tipo que, sin querer ahora dar cifras mareantes, nos indican que la pobreza es cada vez más extensa, crónica e intensa en muchos lugares del mundo.

Los estudios e informes o ciencias sociales y la propia Doctrina Social de la Iglesia (DSI) han abordado como realidad principal toda esta cuestión social de la pobreza, desigualdad e injusticia social en relación con el desarrollo humano e integral. Por ejemplo, por sólo decir algunos autores o nombres relevantes, podemos mencionar a A. Sen, Premio Nobel de Economía y artífice en buena medida de los relevantes Informes sobre Desarrollo Humano de la ONU (PNUD).

Pioneros en desarrollo y pobreza

Y desde la fe al Papa y Beato Pablo VI, al que la iglesia española le acaba de hacer un sentido homenaje, que con su enseñanza social (cabe destacar aquí su encíclica Populorum Progressio) fue pionero de estas cuestiones sobre desarrollo y pobreza.  Todo este pensamiento y enseñanza es muy importante para una adecuada formación social e integral, con la que afrontar de forma cualificada o correcta estas cuestiones sociales de la pobreza y el desarrollo.

Con la base de la filosofía, por ejemplo la ética y su antropología, en dialogo con la teología como puede ser la DSI, podemos tratar dichas problemáticas sociales. Con una visión del desarrollo en clave solidaria e integral, como nos enseñara Pablo VI. Esto es, más allá del materialismo economicista, un desarrollo integral que abarque todas las dimensiones de la persona.

Tal como son las culturales, educativas y de salud, sociopolíticas, éticas y espirituales. Y, frente a todo individualismo posesivo o corporativo, un desarrollo solidario, universal que incluya a todas las personas y a todos los pueblos de la tierra, a toda la humanidad.

Efectivamente, en este sentido, no basta con el mero crecimiento económico y productivo, sino que hay que potenciar todas las libertades y capacidades para que se pueda ser y desarrollarse como personas en todas sus dimensiones. Con una distribución ética, en la justicia social-global, de todos los recursos y bienes de la tierra para todos los seres humanos.

Es el principio moral básico del destino universal de los bienes, con equidad en el reparto de todo tipo de recursos, bienes y capacidad para toda la humanidad. Como se observa, sin ética y justicia el mercado o la economía no es humano ni moral; no es equitativo ni promueve la verdadera libertad y paz que supone el bien común, la justicia social-global y la liberación integral con los pobres de la tierra.

Como nos muestra Pablo VI, que en esta línea afirmaba que “el nuevo nombre de la paz es el desarrollo. Es decir, la paz, la convivencia fraterna y la verdadera libertad requiere necesaria e imprescindiblemente unas condiciones sociales y humanas con equidad, con relaciones políticas e internacionales justas.

De esta forma, toda adecuada formación social debe ir a las raíces y causas de la pobreza que se origina cuando estas relaciones humanas y sociales no tienen la ética como base. Y, por tanto, se genera la desigualdad, injusticia e inequidad en la distribución de los bienes que causa la pobreza.

Como acaba de afirmar el Papa Francisco, en su mensaje para la jornada mundial de la alimentación, “los niveles de producción mundial son suficientes para garantizar la alimentación de todos. A condición de que haya una justa distribución. En efecto, continúa el Papa, sabemos que el mecanismo de la distribución se queda en teoría si los hambrientos no tienen un acceso efectivo a los alimentos, si siguen dependiendo de la ayuda externa, más o menos condicionada; si no se crea una relación adecuada entre la necesidad alimenticia y el consumo y, no menos importante, si no se elimina el desperdicio y se reducen las pérdidas de alimentos”.

No habrá erradicación de la pobreza y desarrollo sin una regulación ética y políticas públicas o sociales, tanto a nivel local como global, que oriente al mercado y la economía, al comercio y a las finanzas para el bien común mundial. Con una globalización de la solidaridad, de la paz y de la justicia con los pobres frente a la del capital, de la competitividad y de la guerra.

Se trata de ir realizando la civilización del amor, del trabajo y de la pobreza, en la comunión solidaria de vida, bienes y luchas por la justicia con los pobres; frente a la del individualismo posesivo e insolidario, en contra de la civilización del capital y la riqueza.

Se trata de una trasformación personal, cultural y socio-estructural en donde la economía y el mercado estén al servicio de las necesidades reales de todas las personas o pueblos. El trabajo, la vida y dignidad del trabajador– de todo ser humano-, que esté por encima del capital, del beneficio y de la competitividad.

Y la vida en pobreza solidaria, por la justicia liberadora con los pobres, se oponga a los ídolos del poder y de la riqueza, del ser rico y del tener que no puede imponerse sobre el ser persona, el ser solidario por un mundo más fraterno.

Autor

Agustín Ortega

Según el autor, este espacio recoge claves de acción-formación social y ética, para colaborar con la espiritualidad y misión ignaciana. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ibarra (PUCE-SI) e Investigador externo del Departamento de Humanidades y Filosofía de la Universidad Loyola Andalucía. Estudió Trabajo Social, es Doctor en Ciencias Sociales y Experto Universitario en Moral, Doctor en Humanidades y Teología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« septiembre 2017 » loading...
L M X J V S D
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
Sab 23

Jornada de convivencia deportiva

septiembre 23 @ 10:00 - 17:00
Lun 25

Presentación de ideas de negocio

septiembre 25 @ 15:10 - 16:50
Mar 26

Presentación de Ideas de Negocio

septiembre 26 @ 18:10 - 20:00
Mie 27

Business ideas’ presentation

septiembre 27 @ 15:10 - 16:30
Jue 28

Presentación Ideas de Negocio

septiembre 28 @ 8:00 - 15:30