Noticias

Sevilla

Córdoba

Experiencia de Macarena Torres, alumni del Máster en Dirección de Comunicación Corporativa y Digital.

Macarena Torres, alumna del Máster en Dirección de Comunicación: «Loyola nos ha transformado de estudiantes a profesionales»

Lleva la creatividad en las venas y es una apasionada del mundo de la comunicación. Macarena Torres es alumna del Máster en Dirección de Comunicación Corporativa y Digital en la Universidad Loyola. Está haciendo sus prácticas en la ‘Agencia Innn‘ y reconoce que «han sido unos meses duros de trabajo, pero a la vez muy enriquecedores». Macarena destaca que Loyola «nos ha transformado de estudiantes a profesionales».

Pregunta: Hemos pasado por una época difícil por la situación del COVID-19 ¿Cómo valoras las clases presenciales virtuales durante este tiempo y el apoyo del profesorado?

Respuesta: Cuando se decretó el estado de alarma nosotros estábamos ya en la recta final del curso. En nuestro caso acabamos las clases a finales de marzo, así que por suerte no nos afectó tanto como a otros estudiantes.

Esas últimas clases las recuerdo con especial cariño por el cuidado que recibimos por parte de los profesores. A la mayoría de ellos no los conocíamos en persona, pero desde el minuto uno se preocuparon por nosotros. Todos se ofrecieron a atendernos en tutoría las veces que fueran necesarias, a dar clases extra, o a hacer que las sesiones se hicieran más amenas dividiendo el temario en varios días.

Creo que todos agradecemos especialmente la labor de Andrés del Toro, director del máster, y Javier Lozano, responsable del área de Comunicación en Loyola Másteres. Los dos han estado al pie del cañón, pendientes de nosotros en todo momento. Ya lo hacían durante el curso, pero en el confinamiento no bajaron la guardia. Todos los lunes después de los aplausos hacíamos tutoría grupal para contarnos qué tal llevábamos la cuarentena, nos veíamos un poco las caras. La piña se mantuvo fuerte desde casa.

«Todo funcionó bastante bien, sobre todo por la actitud de los profesores, su adaptabilidad y su predisposición a ayudarnos en todo lo que necesitáramos»

P: ¿Qué destacarías de la adaptación de la actividad de la Universidad a la situación ocasionada por el confinamiento?

R: Creo que en nuestro caso funcionó bastante bien. Sobre todo por lo que he mencionado antes de la actitud de los profesores, su adaptabilidad y su predisposición a ayudarnos en todo lo que necesitáramos.

P: Numerosas actividades, como talleres, sesiones de orientación profesional, mesas redondas y conferencias, han ido desarrollándose durante el confinamiento ¿Cómo valoras la atención de los diferentes servicios de la Universidad? ¿Has participado en alguna actividad?

(R): Sobresaliente. La situación que por aquel entonces vivíamos provocó que no pudiéramos disfrutar del día a día en Loyola, pero creo que en todo momento nos han querido hacer sentir que no estábamos solos.

Me llamó mucho la atención en el cuidado de todos los detalles. Por ejemplo, en la sesión de presentación del máster a los futuros alumnos, a la que asistí virtualmente para contar mi experiencia. Al final, creo que el resultado fue bastante bueno y sobre todo creo que pudimos tranquilizar un poco a los futuros alumnos. También he asistido a un par de sesiones sobre empleabilidad y emprendimiento, a modo de mesa redonda con profesionales, que también fueron muy interesantes.

Y por último, aprovechamos la costumbre de hacer videollamadas para mantener el contacto mediante con nuestros compañeros de Loyola Chicago, a quienes habíamos conocido unas semanas atrás y a los que echábamos mucho de menos.

(P): ¿Qué es lo que más valoras de tu formación en la Universidad, tanto en lo académico como en lo personal?

(R): Realizar el máster ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en los últimos años. Me ha hecho crecer profesionalmente y he madurado personalmente.

Cuando Andrés nos decía a principio del curso que el máster nos transformaba por completo como personas, sinceramente no me lo tomaba en serio. Ahora que ha pasado el tiempo y lo veo con perspectiva, veo que no le faltaba razón. Somos distintos, y somos mejores.

«Realizar el máster ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en los últimos años. Me ha hecho crecer profesionalmente y he madurado personalmente»

(P): Estás terminando el Máster en Dirección de Comunicación Corporativa y Digital. Si tuvieras que recomendar a alguien que estudiara en Loyola ¿qué le dirías?

(R): Sobre todo, que no tenga miedo. A veces, cuando nos planteamos realizar un máster, nos cuesta verlo como una inversión de futuro, y nos asusta que se convierta en un título más para colgar en la pared. Hay mucha gente que ha realizado carreras de áreas completamente distintas a la de comunicación pero que vive enamorada de este mundo, y por miedo a no tener suficiente formación previa, no se arriesga. Pero no pueden estar más equivocados, al menos con este máster.

Aunque ya he hablado de algunas de las razones que sustentan mi agradecimiento con el programa, me gustaría añadir el exquisito claustro de profesores que han pasado por el aula este año. Por poner un par de ejemplos: hemos aprendido el funcionamiento de una agencia de la mano de profesionales de Ogilvy o Weber, las sesiones de branding las impartió la responsable de branding de Telefónica a nivel de Europa y América Latina… Ha sido una gozada poder aprender de los grandes.

(P) Con respecto a tus prácticas de empresa en ‘Agencia Innn’ ¿Cómo valorarías tu experiencia? ¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje?

(R): Mi experiencia en INNN está siendo fantástica. Estoy deseando que toda esta situación se pase para poder conocer ‘cara a cara’ a todo el equipo. Han sido unos meses duros de trabajo, pero a la vez muy enriquecedores. El aprendizaje está siendo el día a día, no hay una jornada de la que no me lleve algo, y cuanto más conozco de este mundo más me gusta, y eso también es gracias a la pasión que veo en mis compañeros.

(P): ¿Cómo te ha ayudado Loyola a desarrollar tu carrera profesional?

(R): Desde las cosas más sencillas como las sesiones de coaching, ensayar una entrevista de trabajo, o incluso cómo preparar un porfolio, a la exigencia profesional que tanto caracteriza a este máster, todo suma. Loyola nos ha transformado de estudiantes a profesionales sin salir del aula, y creo que esto es algo que las empresas están notando con mis compañeros y conmigo.

«Destacaría el alto nivel de exigencia y de profesionalidad del claustro de profesores. Ha sido una gozada aprender de los grandes»

(P): ¿Qué destacarías del máster?

(R): El alto nivel de exigencia y de profesionalidad del claustro de profesores. El cuidado de Andrés, Javi y Pilar (Program Manager). La oportunidad de realizar un proyecto real de comunicación con los compañeros de Loyola Chicago, con quienes vivimos dos semanas de trabajo muy intensas, pero con los que conectamos al 100%. Y, por último, la familia que hemos formado en clase, sin mis compañeros hubiera sido imposible que este año haya sido de los mejores que recuerdo.

Autor

Jaime Pastor

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *