Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

El jesuita Francisco Cuartero Valverde durante su conferencia en la Universidad Loyola Andalucia.

Francisco Cuartero Valverde SJ: “Para hacer frente al individualismo tenemos que salir de nuestros cuartos donde a veces nos atrincheramos y convivir”

Francisco Cuartero Valverde SJ es el delegado de pastoral juvenil y colegial en la Provincia de España de la Compañía de Jesús. Nacido en Valencia en 1974, su formación incluye una licenciatura  en Psicología; estudios de Filosofía en la Universidad de Salamanca; de Teología en la Universidad Pontificia de Comillas y una licenciatura en Teología Espiritual en el Centro Sèvres de París. Ha sido profesor y coordinador de pastoral en el colegio del Salvador (Zaragoza); profesor y pastoralista en el colegio Portaceli (Sevilla), y responsable del prenoviciado en la zona sur y coordinador del equipo de Líneas de Fuerza. Hace unos días participó en los ‘Miércoles del SED, pronunciando una conferencia bajo el título ‘Un erasmus del siglo XVI, Ignacio de Loyola’, tras la cual atendió amablemente a nuestras preguntas.

(P): ¿Qué es la realidad fragmentada?

(R): En la era de la información, en esta sociedad de la información, donde esto del big data y el fast data hace que tengamos cada aluvión de informaciones, de datos, de momentos… Muchas veces nos cuesta crear narraciones que le den sentido, hilos conductores que ayuden a ver que todo de una manera puede formar parte de piezas de un mismo puzle, que yo voy descubriéndole el sentido porque consigo darle una narrativa a mi vida, tener una historia personal que hagan que esas cosas vayan encajando como un todo mayor, que nos ayude a ver cual es el sentido, el horizonte de mi vida.

(P): ¿La digitalización es amiga o enemiga?

(R): La digitalización como cualquier medio en esta vida: los estudios, el dinero, las redes sociales… Todos son medios que si nos ayudan para ese fin y el horizonte que cada uno tiene, que descubrir cual es el horizonte de su vida, pues son buenos, en la medida que me distancian son mas negativos, dañinos incluso. Lo primero es saber descubrir metas, horizontes, deseos hondos que llevamos, y si esas redes sociales, esos medios o esos big data me pueden ayudar. Pueden ayudarnos a trazar muchas relaciones, nacionales internacionales que nos ayuden para confabularnos para crear realidades que ayuden en este mundo bienvenidas sean y evidentemente para crear nexos afectivos de los que surjan mas historias.

En esa medida si que ayuda, y si nos ayudan como humanidad, sociedad, pienso que son buenos medios. Si distorsiona esa búsqueda personal, simplemente viviendo fragmentadamente, en compartimentos estancos donde no hay sentido, es cierto que pueden distorsionar mucho.

(P): ¿Cómo combatir la inmediatez con la que vivimos en el día a día?

(R): Hay veces que las cosas van rápidas y no pasa nada porque sean rápidas, a veces hay un movimiento contracultural en el que todo tiene ser lento, una cosa pacífica, donde realmente uno se encuentre simplemente con su bienestar… Bueno pues yo creo que a veces hay ciertas actitudes que llevan su dinámica activa y no pasa nada por ello si me ayudan a vivir el horizonte. Pero si es verdad que, si me desordenan, si lo único que hacen es llevarme en una vorágine de estrés e hiperactividad pues evidentemente yo creo que no, y hay que saber también tener encuentros y frenar. Y cuando decimos ‘no, no tengo tiempo para…’ yo creo que claramente es una cuestión de prioridades, y que si realmente quieres encuentras  tiempo para frenar y encontrarte contigo mismo, eso que nos cuesta tanto; a veces paramos en un semáforo y no somos capaces de quedarnos a solas y tenemos que sacar el dispositivo móvil para entretenernos con algo.

Bueno para eso, para frenar, para dejar que el encuentro contigo mismo, el saber convivir con lo más profundo que llevo dentro, el saber encontrarme con cosas que le den sentido y que me ayuden a entender que esto puede tener más color, más profundidad y todos esos medios son útiles, pues son útiles pues yo creo que siempre podemos encontrar tiempo, es cuestión de prioridades.

(P): ¿Cómo podemos hacer frente al individualismo?

(R): Es la actitud que el propio Ignacio cuenta, es salir del propio querer, amor e interés, salir de nuestros cuartos donde a veces nos atrincheramos y convivir. Pasar más tiempo con los que me son ya favorables, me gusta, me aportan y también dar oportunidades con los que al principio no parecen que vayan a congeniar con mi vida, no me vayan a solucionar nada, no me van aportar nada. Esa actitud de salir de esa comodidad y de instalarse en relaciones ya seguras o que me reportan historias,  yo creo que es la que nos ayuda a conocer personas realmente, a descubrir a veces y redescubrir lo que los prejuicios no nos ayudan a ver, a que este ambiente que tenemos de mirar a otros con recelo, sospecha, se puede vencer. Yo creo que hay algo de esa actitud de salida, de dar una oportunidad, de arriesgar y apostar por las personas independiente de quien sean, por el simple hecho de ser personas, nos puede ayudar a descubrir y sorprendernos mucho con actitudes que nos ayuden a ganar en amistad, relaciones, confabularnos para empezar proyecto que pueden hacer muchísimo bien a uno mismo y a mucha gente.

(P) ¿Cómo puede ayudarnos San Ignacio de Loyola a paliar el día a día?

(R) Evidentemente la vida de una persona no puede ser una receta que nos solucione, pero es cierto que vidas y narraciones donde las personas como Ignacio que ha ido desbrozando el camino, alguien que ha ido liderando una historia personal y descubriendo y contándoles a otros como eso también te puedes sentir reflejado y te puede ayudar a construir tu propia narrativa. Yo creo que necesitamos en este momento mucho de narraciones y de historias personales y de gente significativa, solida que nos diga ‘mira, esto me ayudó’, y mira de aquí lo que te sirve, lo que te ayuda, y desde ahí construye también, construye tu horizonte, camina junto a otros, dale una oportunidad a tu propio amor, interés o querer, y a lo mejor descubres que hay mucho mundo, mucha vida, mucha realidad, y que hay llamadas para todo el mundo, porque Dios cuenta con todo el mundo para un reino que merece muchísimo la pena.

(P) ¿Qué significa el concepto de ‘Indeferencia Ignaciana’?

(R) Hay un episodio, que es curioso, en la vida de Ignacio, y es que él ya cuando parece que la conversión ha empezado, inicia un camino de peregrinación, queriendo imitar a los santos; y en un determinado momento se encuentra con una persona, un musulmán, con el que comienza a hablar de la Virgen María, y ahí se produce una discrepancia en la visión que cada uno tiene de la Virgen María. Esta persona continúa su camino, e Ignacio se queda pensando, y se enfada cada vez más, por ver que esta persona parece que no ha respetado su visión, e incluso piensa en buscarle y decirle ‘cuatro cosas’… o hacer algo que parece que era incluso bastante violento, pero, el llegando a la bifurcación del camino (esta persona, el musulmán, ha ido por un camino, y él, puede elegir tomar uno u otro) decide, a la mula, darle libertad de tomar esa decisión, deja las riendas, y deja que la mula tome la iniciativa, y bueno, menos mal, gracias a Dios, que la mula se fue por el otro camino y la cosa no acabó tan negativamente.

Y lo que me gusta a mi rescatar de este momento es que hay un primitivo ejercicio de eso que después Ignacio va a llamar ‘Indiferencia’, que es bueno, que yo puedo ir cargado hacia un tipo de opción, puedo tener muy claro que ahora lo que me sale es hacer esto, la presiones, los miedos, los agobios me llevan a una determinada opción, en este caso, buscar a esta persona y ajustarle las cuentas, pero mas bien lo que tenemos que hacer es dar un paso atrás y soltar la riendas, mirar el horizonte y decir que es lo que me va a conducir a ese horizonte que da sentido a mi vida y que más me ayuda, y no hacer las cosas por el ímpetu del momento, la apetencia, la presión social, sino pensar que hay otra opción, y entonces dar un paso atrás, y miras el horizonte, y si te esta acercando o te va a alejar de ese sueño que tiene Dios para ti que tú estás descubriendo en tu vida.

Autor

Francisco Javier Burrero

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. fjburrero@uloyola.es Twitter: @javierburrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *