Noticias

Sevilla

Córdoba

El presidente de honor de Garrigues, Antonio Garrigues Walker.

Antonio Garrigues Walker: «El abogado de hoy además de conocimiento jurídico necesita conocimientos tecnológicos y científicos»

Antonio Garrigues Walker pasó a formar parte de la firma Garrigues fundada por su padre, Antonio Garrigues Díaz-Cañabate, y su tío, Joaquín Garrigues Díaz-Cañabate en 1954. Ostentó el cargo de presidente del despacho desde 1961, cuando contaba con 27 años, hasta el 30 de septiembre de 2014. Junto a su labor como jurista, siempre ha mantenido una intensa actividad en la vida social, empresarial y cultural del país. En 1982 creó el Partido Demócrata Liberal (PDL), del que fue elegido presidente. Esta formación política se integraría en 1984 en el Partido Reformista Democrático, una operación impulsada junto con Miquel Roca para tratar de ocupar el espacio político de centro. Reconocido jurista en el ámbito internacional, destaca su labor como experto legal en inversiones extranjeras en España. Hablamos con él aprovechando su visita a la Universidad Loyola con motivo de su participación en ‘Un café con…’ de Loyola Executive.

(P): ¿Cuáles son los retos empresariales a los que se enfrenta el sector jurídico actualmente?

(R): Pues, fundamentalmente adaptarse a los nuevos tiempos y no intentar evitarlos. Las cosas están cambiando de una manera tremenda tanto en el mundo empresarial como en el mundo jurídico y la obligación que tenemos es adaptarnos a los tiempos. Lo que no podemos pedir es que los tiempo se adapten a nosotros, sería un tremendo error. Y yo creo que eso, el mundo jurídico y el mundo empresarial, lo está haciendo razonablemente bien. Yo tengo la sensación de que lo está haciendo con lentitud, pero lo está haciendo, y pronto se darán cuenta de que tienen que acelerar el paso.

 

(P): ¿Son incompatibles la Inteligencia Artificial y la empleabilidad?

(R): Yo personalmente creo que no, pero también respeto a los que opinan que la robótica y la Inteligencia Artificial pueden incidir en el empleo. Yo creo que eso es lo que no ha pasado nunca en la historia de la humanidad y yo creo que esta revolución tecnológica y científica lo que va a crear van a ser nuevas oportunidades de empleo y nuevas oportunidades de trabajo. Cuando se habla, y se habla con razón, de que en estos momentos no sabemos cuales van a ser los trabajos a realizar dentro de cinco o diez años tienen razón, se están creando permanentemente nuevas oportunidades. Ahora, insisto, es un tema que hay que vigilar con cuidado porque si la robótica acentúa el fenómeno del paro y el desempleo de una manera dramática, pues habrá que tomar otras medidas para controlarlo. Pero yo personalmente no soy pesimista en este terreno.

 

(P): ¿Es España referente internacional a nivel empresarial y jurídico?

(R): Yo creo que sí. A nivel empresarial yo creo que ya hemos demostrado que tenemos una cantidad de empresas globales o multinacionales realmente estupendas, fundamentalmente en el sector de la construcción pero también en otros muchos sectores. Y en el mundo jurídico yo siempre he afirmado y afirmo que en estos momentos el estamento jurídico español tiene un número de firmas grandes, medianas y pequeñas perfectamente comparables, e incluso a veces superior, a los franceses o a los alemanes o a los belgas o a los italianos, por descontado. El único país que nos supera claramente es Gran Bretaña, en Gran Bretaña es donde se centra en estos momentos en mi opinión, el mayor centro de calidad jurídico y la mayor adaptación a los nuevos tiempos.

 

(P): ¿Qué materias deberían incluir la formación de los futuros abogados?

(R): Pues lo que he dicho más o menos en mis palabras, y es que estamos en el mundo en el que ya no se puede distinguir entre ciencias y letras, y el abogado pues tendrá que aceptar que además de conocimiento jurídico necesita conocimientos tecnológicos y conocimientos científicos.

 

(P): ¿Cuáles son los retos de los abogados del siglo XXI?

(R): Pues justamente lo que he dicho antes, que tenemos que estar cerca. Tenemos que conocer cuales son los retos tecnológicos y cuales son los retos científicos, y tenemos que aceptar una cosa muy clara: no hay ningún avance tecnológico ni ningún avance científico que no tenga consecuencias jurídicas, y si el estamento jurídico quiere tener protagonismo en la sociedad haremos muy bien en formar a la gente en ese tipo de mundo.

Autor

Francisco Javier Burrero

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. fjburrero@uloyola.es Twitter: @javierburrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *