Obra de misericordia enseñar al que no sabe, Santa Ana y la Virgen Niña del Salvador de Sevilla.

Enseñar al que no sabe

En nuestro recorrido por los Obras Corporales de Misericordia, que venimos analizando, Dar de comer al hambrientoDar de beber al sedientoDar posada al necesitado, Vestir al desnudo y Socorrer a los presos y Visitar al enfermo, Enterrar a los muertos, es el turno de Enseñar al que no sabe.

La Virgen, aunque dotada de dones extraordinarios por Dios para ser Madre de su Hijo, tuvo que seguir el camino natural de ser enseñada por su madre, Santa Ana, en su crecimiento de sabiduría humana.

El mismo Cristo, en su naturaleza humana, también crecía en edad, sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres (Lc 2, 39-41).

José Montes de Oca (1675-1754) fue un escultor sevillano, que realizó un grupo lleno de realismo en la iglesia del Salvador, de Sevilla: Santa Ana enseñando a leer a la Virgen Niña (1714). Fue este artista en sus obras un fiel seguidor de Pedro Roldán y de Montañés: a ellos debe el equilibrio compositivo y los modelos iconográficos de sus figuras.

Estas cualidades se observan en la Piedad de la Hermandad de los Servitas de Sevilla, y en el grupo de Santa Ana con la Virgen Niña. Esta obra parece inspirada en la pintura de Juan de Roelas sobre el mismo tema, que se conserva en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Perfecta obra de misericordia: enseñar al que no sabe

obra misericordia enseñar al que no sabeLas figuras de Santa Ana y la Virgen Niña muestran el sentido de espiritualidad unido a una expresión serena y realista en los rostros llenos de unción, en los pliegues de sus vestidos, etc. En este realismo, Montes de Oca sigue la tradición naturalista de las figuras del siglo XVII en la Escuela Sevillana de Escultura.

La atención reverente con que toman el libro, que Santa Ana pasa a la Virgen, hace pensar que se tratara del libro de las Escrituras, con el que Santa Ana haría leer a la Virgen.

Es un grupo delicioso transido de unión, que pone de manifiesto la obra de misericordia llevada a su plenitud: la Palabra de Dios enseñada por la Madre a su Hija, que la recibe con respeto y veneración. Es la realización más perfecta de la obra de misericordia.

Autor

Fernando García S.J.

Jesuita. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, en donde es profesor de Historia del Arte Oriental en la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Es Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y Académico Correspondiente de la de Bellas Artes de Cádiz y de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez. En 1993 le fue concedida por el Emperador de Japón la cruz de la "Orden del Tesoro Sagrado, con distintivo de Rayos Dorados y Rosetas". En la actualidad es Delegado Diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Jul 2017 » loading...
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31