Noticias

Sevilla

Córdoba

El escritor y profesor de la Universidad Loyola, Fernando Iwasaki.

Enfermedad + Apocalipsis = Literatura

El escritor Fernando Iwasaki, profesor del Departamento de Comunicación y Educación la Universidad Loyola, nos da algunas recomendaciones literarias para estos días de cuarentena. ¡Mucho ánimo todos!

Enfermedad + Apocalipsis = Literatura

Como estos día de clausura, coronavírica, son más bien propicios a la lectura, me gustaría hablarles de la enfermedad en la literatura, como si fuera poco, como si no tuviéramos suficiente. Pero la verdad es que siempre, a través de la Historia de la Literatura, la enfermedad ha servido de escenario para grandes ficciones. Pensemos por ejemplo en ‘Los cuentos de Canterbury’, de Chaucer; o pensemos en las historias de ‘El Decamerón’, de Boccaccio; en ‘Los novios’, la gran novela de Manzoni; o en un cuento memorable de Edgard Allan Poe, ‘La máscara de la muerte roja’. Todas estas historias tienen siempre una epidemia, una peste, como telón de fondo.

Pero yo quiero hablarles hoy de 3 novelas que tratan este tema y que están muy relacionadas entre sí. La primera de ellas es: ‘El diario del año de la Peste’, de Daniel Defoe de 1722. Es el mismo autor de ‘Robinson Crusoe’, pero aquí nos habla Defoe de una ciudad de Londres arrasada por la enfermedad, donde los grandes protagonistas son sus habitantes, pero los habitantes que intentan sobrellevar la Peste con un humor negro, o que se comportan de una forma antisocial, los canallas, los generosos. Toda esta, digamos población alterada por la enfermedad en un contexto donde uno ve escenas terribles como los transportes de los cadáveres, las hogueras, etc.

Esta novela que es, una novela muy canónica para tratar este tema, la podemos comparar con: ‘La muerte en Venecia’, de Thomas Mann. Esta es una novela bellísima, una de las grandes novelas de la Historia de la Literatura, porque sobre todo es una novela que nos narra una historia de amor, de un amor además imposible, entre Gustav von Aschenbach y el joven Tazio. Una historia de amor que además no se consuma. Pero se llama muerte, ‘Muerte en Venecia’, porque la ciudad de Venecia estaba asolada por una epidemia de cólera y las autoridades de Venecia no querían que se supiera que el cólera estaba cada vez matando a más personas, y por lo tanto Thomas Mann de una forma magistral, consigue que la enfermedad aparezca como una música de fondo en esta novela, donde no solamente muere el amor de Gustav von Aschenbach sino que muere la Belle Époque; muere una manera de estar en Europa que era todo este siglo XIX que agonizaba. Pensemos que esta novela es del año de 1912, entonces ese mundo agonizante que va a dar paso al mundo de las vanguardias es también algo que está muriendo en Venecia.

Y luego tenemos una novela de Albert Camus, también Premio Nobel. Yo aquí tengo la obra de teatro basada en ‘La Peste’ y voy a explicar porqué, pero ‘La Peste’, que es la novela de Camus que transcurría en Orán, se publicó en el año 1947 y en 1948, un año después, Camus adaptó su novela ‘La Peste’ al teatro y se tituló: ‘Estado de sitio’. ¿Por qué quiero hablar de ‘Estado de sitio’? Porque esta obra transcurría en Cádiz, muy cerca, aquí en Andalucía. Y para Camus, el objetivo era basarse en Defoe y basarse en Thomas Mann para hacer un entrecruzamiento entre el gran fresco del dolor y de bajas pasiones que había en la Londres de Defoe, con una historia, más bien romántica, con una historia de una épica íntima que es lo que encontramos en ‘La muerte en Venecia’. Como pueden ver, nada nuevo bajo el sol. Camus tiene como epígrafe de ‘La Peste’ y también de ‘Estado de sitio’ una frase de Defoe y luego tiene una historia interior que nos recuerda a la de Gustav von Aschenbach y el joven Tazio.

Siempre los creadores han tratado de que en medio de contextos pavorosos, como son las epidemias y las enfermedades, mostrar una Humanidad que se sigue amando, que es generosa; también es vil y también es cruel. Ustedes, hoy en día, pueden ver una serie como por ejemplo: ‘The Walking Dead’, donde la Humanidad se ha vuelto zombi por una enfermedad que nadie sabe cual ha sido, y los protagonistas de la serie no son los zombis, porque la vida del zombi tiene muy poca chicha, los protagonistas de la serie son esos supervivientes que se aman, se odian, se ayudan, son generosos, son solidarios. Consumimos muchas ficciones últimamente donde la Humanidad degenera o la Humanidad se envilece o la Humanidad se vuelve monstruosa por culpa de enfermedades. Es lo que nos encontramos en ‘Soy leyenda’, es lo que nos encontramos, por ejemplo, en ‘World War Z’, es lo que nos encontramos en ‘La carretera’, de Cormac McCarthy. Estamos familiarizados con este tipo de este tipo de ficciones post apocalípticas.

Pero lo importante no es el Apocalipsis, lo importante es que existen personas, que incluso en el Apocalipsis, son capaces de amar, son capaces de trabajar, son capaces de darlo todo por los demás y además de leer. Porque quiero recordarles que el Apocalipsis, el libro de San Juan que narra el fin del mundo, comienza con una frase memorable que deberíamos llevar como una divisa: “Bienaventurado el que lee”.

Fernando Iwasaki Cauti

Fernando Iwasaki Cauti nació en Lima, Perú, el 5 de junio de 1961. Docente en la cátedra de Historia del Perú en 1983 y 1984, en 1985 obtuvo una beca otorgada por el gobierno español, gracias a la cual pudo dedicarse a la investigación en el Archivo General de Indias en Sevilla, impartiendo clases en la Universidad de Sevilla. En 1989 cursó un doctorado en Historia de América en la Universidad de Sevilla. Actualmente es profesor de retórica, comunicación argumentativa y de estudios regionales III en la Universidad Loyola Andalucía.

Es autor de diversas novelas y ensayos pero sobre todo su faceta literaria se ha centrado en el relato breve. Sus relatos han sido recogidos en varias antologías de España y América Latina, y su obra ha sido traducida al ruso, inglés, francés, italiano, rumano y coreano. Ha dirigido el área de cultura de la Fundación San Telmo de Sevilla (1991-1994) y fue director de la Fundación Alberto Jiménez-Becerril contra el Terrorismo (1998-2001). Ha sido columnista en diversos periódicos nacionales. Recientemente ha publicado en la editorial Páginas de Espuma el libro ‘Las palabras primas’, con el que ha ganado el IX Premio Málaga de Ensayo.

Autor

Francisco Javier Burrero

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. fjburrero@uloyola.es Twitter: @javierburrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias