El grupo de estudiantes de la Universidad Loyola Andalucía y Loyola Chicago, durante la visita a Núñez de Prado

Crónica de una jornada para conocer la empresa y cultura andaluzas

Una veintena de alumnos de la Universidad Loyola Chicago, acompañados de otros tantos de la Universidad Loyola Andalucía, se embarcaron hace unos días en un recorrido por dos localidades de la mejor tradición cultural e industrial de la provincia cordobesa: Baena y Montilla.

La primera parada tuvo lugar en la empresa aceitera Núñez de Prado, símbolo de la denominación de origen baenense. En el corazón de esta almazara se encuentra un molino de rulos de piedra forjado en el siglo XVIII, que a día de hoy se combina con herramientas de última tecnología para la producción aceitera.

A lo largo de una extensa visita guiada, los alumnos pudieron comprender el proceso de elaboración del oro líquido desde la rama hasta la botella y tomar conciencia de la importancia del sector para Andalucía. Además, la visita se acompañó con un desayuno en el cual degustaron el aceite en estado puro acompañado de los maridajes propios de nuestra tierra.

Cuarenta kilómetros después, el grupo visitó las Bodegas Pérez Barquero, una de las referencias de los mejores vinos cordobeses. Tras una explicación sobre los distintos procesos de elaboración en función del caldo, su historia y evolución, se procedería a la cata de las cuatro variedades que produce la bodega: Fino, Amontillado, Oloroso y Pedro Ximénez.

Lenguage & Culture Program

Esta visita a Baena y Montilla se inscribe dentro del Lenguage & Culture Program que se desarrolla para los estudiantes de Loyola Chicago, y que persigue, a través de este tipo de actividades, fomentar la convivencia entre los alumnos americanos y españoles, así como crear espacios de colaboración en proyectos compartidos por ambas universidades.

Para Miles Wulff, estudiante de Criminología, “esta experiencia es una forma excepcional de afianzar lo aprendido sobre la cultura española”; a lo que Stephanie Bagai, alumna de Marketing, añade que “lo mejor es llevar los conceptos aprendidos en las visitas a las materias en que te estás formando”.

José García, que cursa Comunicación en la Universidad Loyola Andalucía valora esta actividad como “una gran oportunidad para practicar inglés y conocer a magníficas personas”. De este modo, la totalidad de alumnos coinciden en que a un denso bagaje cultural hay que sumarle una buena mochila de viaje.

Este texto ha sido redactado por Alvaro Guerrero, alumno de 1º de Comunicación de la Universidad Loyola Andalucía

Autor

Loyola And News

Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *