Hablamos con los ganadores de Ideas Loyola

Elena Pérez Velasco, Carmen Gómez, Jesús de La Torre, Gracia Sumarriva y Juan Chaparro, estos son los cinco estudiantes de la Universidad Loyola Andalucía que se han proclamado ganadores del Concurso de Ideas de Negocio 2018, en una final en la que se batieron 14 equipos formados por alumnado de los campus de Sevilla y Córdoba. Si les pides que te resuman su idea (UBAM) en un tweet te responden con “un guante de aseo sin agua para personas que viven en lugares con escasos productos hídricos”.

La idea surgió entre bromas, tras un largo proceso de ideación, “la primera idea era hacer un retrete fabricado con material reciclable. Al validar vimos que el público objetivo al que iba enfocado no tenía las infraestructuras necesarias para desarrollarlo. La NASA ya está trabajando en ello y aún no han encontrado la forma de que sea viable. Tuvimos que pivotar antes del primer control con los mentores en el Bootcamp, empezamos a bromear con las ideas que teníamos escritas sobre los post-it y sabiendo que queríamos enfocar nuestra idea en el tema de la higiene se nos ocurrió el tema del guante”, asegura una de las integrantes del grupo.

Los cinco chicos del grupo ríen durante la entrevista y, aunque al principio se muestran un poco tímidos ante el aluvión de preguntas que les espera, poco a poco se van soltando. Desde fuera se puede ver que es un grupo compacto y que hay una gran complicidad entre sus integrantes.

Una idea de negocio de emprendimiento social

Si les preguntas cómo formaron el grupo aseguran que fue por amistad “algunos de nosotros estamos en la misma clase y alguno conocía a compañeros de otras carreras y pensamos en hacer equipo con ellos”. Elena subraya lo importante que ha sido que cada uno viniese de un área diferente, “si algo nos ha servido para llegar al éxito y conseguir la victoria ha sido la interdisciplinariedad, nos corregíamos entre nosotros porque alguien que está en Comunicación no ve lo mismo que alguien que estudia Relaciones Internacionales. Además, formar equipo con personas que conoces pero que no tratas a menudo, también te enriquece mucho personalmente porque nosotros hemos ganado un grupo de amigos”.

Lo que más difícil ha resultado para ellos ha sido la validación. “El día que tocaba validar en el Bootcamp era el sábado y nuestro público objetivo eran las ONG que ese día estaban cerradas. Conseguimos hablar con diferentes profesores de la Universidad que estaban vinculados a alguna de ellas y nos dijeron que existía un grave problema con la cultura del agua. Después de esto tuvimos que movernos, contactar con mucha gente: Erasmus, servicios de refugiados, empresas de reciclado de plástico y bioquímicos. Nos dividimos y cada uno contactó con algunos. También mandamos muchos correos”, relata el equipo.

Animan a todo aquel que quiera participar en futuras ediciones que no dude en hacerlo “no pierdes nada, solo ganas. Tienes la experiencia de salir de tu zona de confort”, afirma Juan.

Una de las cosas más importantes que se llevan es el bagaje adquirido. “A mi eso del emprendimiento social me sonaba raro. En este concurso me he dado cuenta de que se puede obtener beneficio y mejorar la sociedad a la vez. Antes estos conceptos me parecían incompatibles”, cuenta Jesús. Su compañera Gracia ya había hecho proyectos de emprendimiento en el colegio, “siempre he pensado que el emprendimiento no me iba a servir para nada y de repente vi que me servía para conectar cosas, tú mismo te vas marcando tus propios errores y tus propias metas”.

Conseguir que su idea de negocio sea una realidad

Ya han contactado con un business angel. Quieren seguir desarrollando el producto y entrar en una incubadora de empresas. Su objetivo principal es modernizar el concepto de guante y conseguir llevar su producto a zonas del planeta donde escasea el agua para mejorar las condiciones de higiene de la población.

Antes de finalizar la entrevista agradecen a todos los mentores y a todas las personas que han participado y que han hecho posible la organización del Concurso de Ideas de Negocio “los mentores eran muy profesionales, no dudaban en ser sinceros y en decirnos cuando algo no les gustaba o le veían pegas. Eso es algo que queremos agradecer, si hubiesen sido complacientes no habríamos visto los fallos de nuestra idea y no hubiésemos podido mejorarla”.

Tras charlar un rato con estos chicos queda claro que no temen a lo que se tengan que enfrentar y que están dispuestos a esforzarse hasta que UBAM, una idea de negocio surgida en un concurso,  se haga realidad. Hay mucho talento entre los cerebros de los estudiantes de la Universidad Loyola Andalucía.

Loyola Initiatives

Loyola Initiatives

Loyola Initiatives es un blog sobre información relacionada con actividades de emprendimiento impulsadas por la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *