El profesor Manuel Alejandro Cardenete junto a Manuel Ángel Martín y el profesor Adolfo Cristóbal Campoamor en la sede de la CEA.

Loyola Economic Outlook prevé que el PIB andaluz crezca este año el 2,8 por ciento

El PIB en Andalucía crecerá un 2,8 por ciento en 2017, lo que representa un 0,3 por ciento menos que el dato nacional (3,1%), según el décimo informe Loyola Economic Outlook de la Universidad Loyola Andalucía, presentado hoy en la sede de la CEA, después de estimar un incremento del 0,6 por ciento el segundo trimestre y del 0,9 por ciento en el tercer trimestre en Andalucía. Asimismo, la cifra del 2,8 por ciento es tres décimas por encima de la previsión publicada en el último número del Loyola Economic Outlook (2,5%), según ha explicado el catedrático de Economía Manuel Alejandro Cardenete, director del informe.

En lo relativo al mercado de trabajo, a nivel andaluz, se prevé una disminución del desempleo en el segundo trimestre del 2,2 por ciento y del 4,6 por ciento en el tercer trimestre, descendiendo la tasa de paro a un nivel del 26,4 por ciento y 25,2 por ciento, respectivamente.

Las estimaciones para la tasa media de paro del conjunto de 2017 oscilan en torno al 25,5 por ciento y el 26,5 por ciento. En lo que se refiere al IPC, se prevé una subida de precios en el segundo y tercer trimestre del uno por ciento y del 1,3 por ciento, respectivamente, situándose el IPC total del año 2017 en torno al 2,1 por ciento.

Economía nacional

A nivel nacional, el crecimiento económico experimentado en el primer trimestre de este año induce a una mejora de la previsión del PIB anual para 2017 hasta el 3,1 por ciento. El dato de crecimiento del PIB para el segundo y tercer trimestre es de un 0,8 por ciento.

Por su parte, la variable consumo de los hogares se encuentra muy alineada con la evolución del PIB, de modo que el comportamiento para el segundo y tercer trimestre es similar al de este último indicador, alcanzándose el 2,5 por ciento para el conjunto del año 2017.

En cuanto a la formación bruta de capital se prevé un crecimiento que llegará al 1,5 por ciento el segundo trimestre y al 1,1 por ciento en el tercer trimestre, de modo que, la previsión para esta misma variable, en el conjunto de 2017, es de un aumento del 5,5 por ciento.

Las exportaciones y las importaciones aumentarán a un ritmo del 1,2 por ciento y dos por ciento en el segundo trimestre y del 1,1 por ciento y del 1,7 por ciento en el tercer trimestre, situándose el crecimiento anual de estas variables en torno del 7,2 por ciento y 7,4 por ciento, respectivamente.

En cuanto a la evolución del desempleo, se prevé una disminución del mismo del 4,5 por ciento en el segundo trimestre y del 5,6 por ciento en el tercer trimestre. La previsión para todo 2017 sitúa la tasa de paro sobre el 17,0 por ciento y 18,0 por ciento y en el tercer trimestre del 1,5 por ciento, que deja un incremento del IPC, para el conjunto del año, del 2,2 por ciento.

El Loyola Economic Outlook señala que para 2017 la mejora en las previsiones de crecimiento de la economía española se fundamenta en la mayor actividad vinculada tanto a la demanda nacional como a la demanda externa.

En el inicio del año, la demanda interna, aunque desacelerándose, se ha revelado como uno de los impulsores del crecimiento de la economía. Los datos ponen de manifiesto que, en los tres primeros meses de 2017, todos los componentes de la demanda doméstica han experimentado una evolución favorable.

Por su parte, en el sector exterior, la evolución inicial de las exportaciones de bienes y servicios ha determinado que, para 2017, se revise al alza su ritmo de crecimiento, como resultado de la aceleración experimentada por el comercio internacional y al mayor nivel de competitividad mostrado por las empresas españolas. Del lado de las importaciones, para 2017 también se revisa al alza el ritmo de crecimiento hasta el cuatro por ciento.

Entorno internacional

En el entorno internacional, destacan las expectativas de fortalecimiento de la demanda mundial, la esperada recuperación cíclica de la manufactura, el alza moderada del comercio global y la mejora de los mercados financieros. Sin embargo, persisten algunos obstáculos estructurales y algunos riesgos como el proteccionismo, el populismo y las tensiones geopolíticas, también las desavenencias políticas internas, la mala gobernanza y la corrupción, entre otras.

En el futuro más inmediato se espera una mejora del comportamiento de la economía estadounidense debido, en gran medida, a la recuperación del consumo privado, beneficiado por unas condiciones de crédito todavía favorables y por el buen comportamiento del mercado laboral.

El crecimiento económico en la eurozona se fortalece a pesar de algunas incertidumbres que provienen del ámbito de la política. Al inicio de 2017 la confianza mejora en los diferentes sectores y en las principales economías, mientras el crecimiento parece consolidarse impulsado por un panorama algo más propicio para la inversión, una recuperación industrial en curso, una orientación acomodaticia de la política monetaria, políticas fiscales no restrictivas y el comportamiento de la demanda interna respaldada por el consumo privado.

Política industrial

Este Loyola Economic Outlook, en su monográfico, ha analizado el papel facilitador activo de los gobiernos en las políticas de desarrollo económico, en el caso andaluz frente a la Comunidad Valenciana, realizado por el profesor del Departamento de Economía Adolfo Cristóbal. Como conclusión ha señalado que es “muy relevante” el potencial de las políticas públicas para escoger y favorecer subsectores con ventajas comparativas latentes en Andalucía.

Fuente: Europa Press

Autor

Nuria Gordillo

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. ngordillo@uloyola.es Twitter: @Nuria_GR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *