Noticias

Sevilla

Córdoba

El grupo de investigación de Economía Computacional presenta un trabajo sobre el futuro económico de países en desarrollo

El Departamento de Economía a través del grupo de investigación ‘Economía computacional’, junto con la Escuela de Doctorado de la Universidad Loyola, ha celebrado un seminario basado en un estudio en el que han intervenido investigadores de la misma Universidad.

En el estudio denominado «Modeling Trade and Income Distribution in Six Developing Countries (Bolivia, Nicaragua, Albania, Ethiopia, Malawi, Vietnam). A dynamic general equilibrium analysis up to the year 2050» será presentado por el profesor Roberto Roson y han participado otros investigadores como Olexandr Nekhay, Doctor en Economía Agraria y profesor de la Universidad Loyola, así como Yaghoob Jafari y Wolfgang Britz de la Universidad de Bonn.

El encargado de dirigir la presentación ha sido el doctor Roberto Roson, Profesor Titular en la Universidad Ca’Foscari, Venecia. Actualmente, está afiliado al Centro de Investigación GREEN de la Universidad Bocconi en Milán y es profesor a tiempo parcial del departamento de Economía de la Universidad Loyola a la vez que forma parte del grupo de investigación del Departamento de Economía de la Universidad Loyola.

El estudio presentado consiste en un análisis computacional predictivo del equilibrio general dinámico hasta el año 2050 de 6 países en desarrollo: Albania, Bolivia, Etiopía, Malawi, Nicaragua y Vietnam.

La investigación parte de la hipótesis de la vulnerabilidad de algunos grupos que en muchos países corren el riesgo de quedar rezagados ante la desigualdad de ingresos que puede aumentar en el orden mundial económico del futuro.

Nunca antes se había realizado un estudio a futuro. Tampoco estudios anteriores se habían preocupado por el impacto de los cambios estructurales en la pobreza. Además, por primera vez se han diferenciado entre 12 tipos de hogares según una serie de parámetros basados en los ingresos, ocupaciones y otros datos demográficos.

Políticas coherentes para la disminución de la pobreza

El comercio ha desempeñado un papel importante en la reducción de la pobreza en el pasado. Una mejor asignación global de los recursos y la explotación de las ventajas comparativas han conducido a una productividad significativa y, por lo tanto, a un aumento de los ingresos, y en muchos países han sacado de la pobreza a grandes grupos de personas. Sin embargo, el comercio no ha sido universalmente inclusivo; los grupos vulnerables corren el riesgo de quedar rezagados y la desigualdad de ingresos está aumentando en muchos países. Por lo tanto, la elaboración de políticas comerciales y de alivio de la pobreza coherentes requiere una comprensión adecuada de los procesos dinámicos en curso.

Así, en la investigación presentada en el seminario, ha partido de la observación de que los niveles de pobreza y la distribución de los ingresos dependen no sólo del grado de desarrollo económico, sino también del cambio estructural que se produce con el tiempo dentro del sistema económico, inducido por las variaciones de los ingresos y los volúmenes y patrones del comercio internacional. Para llegar a dichas conclusiones, los científicos han realizado una serie de cálculos numéricos en base a distintos tipos de datos recogidos.

Con este fin, los científicos han realizado un ejercicio empírico, dirigido a investigar las implicaciones sobre la pobreza y la distribución del ingreso de un escenario de referencia de desarrollo económico. Para ello, se ha combinado por primera vez un modelo de equilibrio general dinámico de la economía mundial, diseñado específicamente para captar la dinámica del cambio estructural a medio y largo plazo, con microdatos detallados sobre los ingresos de los hogares en seis países: Albania, Bolivia, Etiopía, Malawi, Nicaragua y Vietnam.

Algunos de los resultados sugieren que el cambio estructural empeora la brecha de ingresos entre géneros, especialmente en Albania, pero el impacto adicional del comercio es mínimo. Por otro lado, el efecto del cambio estructural no es uniforme en todos los países cuando se contrasta el ingreso de los hogares rurales con el de los hogares urbanos. Sin embargo, una mayor apertura comercial aumenta inequívocamente la disparidad de ingresos. Por último, la pobreza relativa generalmente empeora en la línea de base (aunque es probable que se reduzca la pobreza absoluta), y una vez más, un mayor comercio ampliaría la brecha.

 

Autor

María Victoria Mendoza

Periodista de temas científicos del Servicio de Comunicación, Relaciones Institucionales y Marketing de la Universidad Loyola. mvmendoza@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *