Espectador transmedia y prácticas participativas en TV

Hace unas semanas se estrenó la cuarta temporada de la serie Juego de Tronos y Canal + ha lanzado la campaña “19 reinos. Si lo vives es verdad” para promocionar la emisión televisiva en España.

El espectador fiel, el fan de la serie, el friki en definitiva, es el centro de esta estrategia comunicativa y una parte importante de la publicidad –participativa– de la serie. Así, mediante los spotsInvocación” y “ApariciónCanal + le da la posibilidad al fan de protagonizar el anuncio de su serie favorita.

Prosumidor

El propio George R. R. Martin ha llamado la atención sobre la creatividad de estas piezas. Canal +, de este modo, convierte al espectador fiel en un prosumidor (productor+consumidor) y en el estandarte estrella de la experiencia televisiva de Juego de Tronos en España.

Sin embargo, lo que resulta realmente interesante es que en esta acción convergen, de un lado, intereses promocionales (anuncio de la serie, refuerzo de la comunidad…) y, de otro, puramente narrativos. Es decir, la genialidad de la campaña y los spots es ser el detonante, al mismo tiempo, de una extensión inmersiva del mundo narrativo de Juego de Tronos, de un ARG (Alternative Reality Game) a través de la historia del salvaje Edwyck.

Es lo que Mélanie Bourdaa (Maître de Conférences en la Universidad de Burdeos 3 especializada en narrativas transmedia y producción fan) llama “principio de narración aumentada” (principe de narration augmentée): “La utilización por parte de las cadenas de estrategias transmedia para fidelizar al espectador y, más particularmente, al fan del producto ficcional”. Y aquí estaríamos hablando ya de transmedia storytelling o –en castellano– narrativas transmedia. Pero, ¿qué es esto del transmedia?

La narrativa transmedia

El término transmedia, introducido por vez primera por el teórico Henry Jenkins en su artículo “Transmedia Storytelling. Moving characters from books to films to video games can make them stronger and more compelling” y desarrollado y ampliado también en posteriores publicaciones y posts de su blog, es una de las banderas actuales de la ficción audiovisual.

En España, el investigador Carlos A. Scolari discute ampliamente el concepto en su libro Narrativas Transmedia (2013) y comenta la posibilidad de considerar el término más como adjetivo que como sustantivo. De esta forma, el autor habla de periodismo transmedia, documentales transmedia o publicidad transmedia.

Partiendo de estos y otros autores, y por definir el concepto de una forma sencilla y aplicándolo a la ficción audiovisual, hablaríamos de narrativas transmedia para designar aquellas historias contadas a través de diferentes medios o plataformas.

Cada uno de estos medios o plataformas expande la historia principal, explorando, por ejemplo, nuevos personajes, momentos de la acción o indagando en aspectos no cubiertos en los otros textos. Algunos teóricos y profesionales discuten incluso si la producción fandom debe considerarse parte de este universo de la historia.

En cualquiera de los casos, la narrativa transmedia implica que el espectador puede consumir independientemente cualquiera de los relatos y puede, al mismo tiempo, combinarlos para una experiencia ficcional más completa.

En resumen, se trata de un consumo activo, donde el espectador se transforma en un constructor de mundos narrativos. Su consumo no es pasivo. Más bien, se trata de un consumo intertextual o, incluso, hipertextual en el que el espectador va saltando de un texto a otro, ampliando la información de la historia y sumergiéndose cada vez más en la trama.

Por establecer una comparación que ilustre y ejemplifique lo hasta ahora expuesto, podríamos pensar en el espectador transmedia como si fuese un niño. Un niño frente a un cubo de Duplo, esas piezas de Lego especialmente diseñadas para los más pequeños, que permiten construir todo tipo de objetos posibles mediante la combinación de pequeñas partes.

El espectador-niño puede jugar con el cubo que le han regalado sus padres, juntar poco a poco las piezas y construir una torre con sus ventanas. La actividad podría terminar ahí. El niño ha disfrutado y se ha divertido consumiendo su experiencia de entretenimiento. Incluso puede destrozarlo todo y volver a construirlo para repetir la experiencia de consumo.

Además, existe la posibilidad de que el pequeño decida incorporar otras piezas de Duplo a su torre, construyendo alrededor todo un castillo con sus árboles, banderas y puente levadizo. Puede, también, incorporar algunos muñecos de Playmobil y fusionarlos con el escenario para convertirlos en protagonistas de la acción.

Podría, incluso, integrar la colección de figuras de Star Wars con las que juega su hermano grande y fusionarlas con su propio universo. Y, lo más importante de todo, a fin de cuentas, el niño es capaz de construir una historia mediante la combinación y fusión de todos esos pequeños universos y piezas. Sorprendente ¿verdad?

Rol del espectador

Aunque de una forma muy simplificada, podríamos decir que el rol del espectador ante una ficción audiovisual transmedia es exactamente el mismo. El espectador consume un primer texto y puede expandir la historia mediante la combinación de otras tramas que complementan a la principal. Todo se funde en una única historia que es al mismo tiempo un juego: rellenar los huecos, encontrar las piezas y complementar o dar un sentido global al relato. ¡Seguro que, si nos paramos a reflexionar, muchos de nosotros nos descubriremos ya como verdaderos espectadores transmedia!

Como ya discutimos en anteriores posts, no se trata únicamente de ofrecer entretenimiento enlatado sino, más bien, de generar una experiencia alrededor de este entretenimiento y, para ello, el transmedia es uno de los caramelos más interesantes de la ficción contemporánea.

Al fin y al cabo, lo que permiten las narraciones transmedia es extender el relato a diferentes medios, favoreciendo un consumo más activo por parte del espectador (recolectando piezas, analizando significados transtextuales, colaborando con otros espectadores…), consciente de las posibilidades de cada medio (aquí es donde juega un papel muy importante la labor de la alfabetización mediática: las ficciones transmedia implican una recepción y comprensión cross-media) y que se divierte (se genera una experiencia de entretenimiento –colaborativa– frente al contenido enlatado) construyendo y explorando el relato.

Autor

Javier Lozano

Docente e investigador en Comunicación. Profesor de las asignaturas de Documentación Informativa, Tecnología de la Comunicación y Pensamiento Creativo. Freak y apasionado de las tecnologías digitales. Además, en mi tiempo libre, consumo compulsivamente TV, cine y literatura, y publico vídeos de mi gato en Vine. Puedes encontrarme en twitter como @lozanojavi

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3