El desarrollo es como un árbol… de café hondureño

El desarrollo es como un árbol, decía hace años Kamla Bhasin, socióloga y feminista hindú, coordinadora en el Sur de Asia de la campaña One Billion Rising. Lo rescatábamos en las clases del área de economía aplicada sobre la economía mundial con un doble sentido. Primero el de la complejidad del desarrollo y la dificultad de planificarlo con recetas rápidas y no cocinándolo poco a poco. Y segundo con el sentido que propiamente le daba Bhasin: sólo las cosas aptas crecerán como un árbol, cosas que la gente sostiene y en las que cree.

Sin una receta previa clara pero esa es la concepción que ha predominado en la filosofía de la cooperación que han realizado ETEA y la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación, desde que Jaime Loring estructuró la primera institucionalización de nuestras actividades

Tras más de 25 años de cooperación, hemos tenido algunas experiencias de éxito, es decir, largas, trabajosas pero provechosas, con resultados en clave de proceso y pocos tropiezos.  La relación con las Universidades Centroamericanas (UCA) de Nicaragua y El Salvador es el mejor ejemplo. Habría que mencionar también nuestro trabajo en la planificación del desarrollo rural en Vietnam o el apoyo en la conceptualización de la integración regional en Centroamérica como marco de desarrollo y su diseminación entre los funcionarios que la impulsan y entre colectivos de la sociedad civil.

Sin duda, otro trabajo destacado ha sido el que hemos podido realizar en la última década en el Occidente de Honduras, de la mano del meritorio esfuerzo que ha hecho la AECID desde su oficina regional de Santa Rosa de Copán.

Hemos sido parte de un proceso de desarrollo en el que hay varios actores empujando en la misma dirección durante varios años.  Uno de ellos ha sido la Cooperativa Cafetalera Ecológica La Labor Ocotepeque Limitada (COCAFELOL) que brinda a sus asociados asesoramiento técnico en la producción de café, la certificación de fincas, el beneficiado y gestión comercial para la exportación de café de calidad, y promueve sus acciones con una enorme responsabilidad social y ambiental.

COCAFELOL fue una de las cooperativas apoyadas por la Fundación ETEA en el ámbito de la producción, certificación y comercialización de café orgánico, en el marco de la intervención de apoyo al sector cafetalero que se puso en marcha en el año 2005 y que contribuía a reforzar el programa regional de Café de la AECID para combatir los efectos en Centroamérica de la caída de los precios internacionales en cuyo diseño participó también la Fundación ETEA.

El desarrollo de COCAFELOL en estos años ha sido extraordinariamente positivo. Partiendo de las dificultades típicas del sector, de la organización empresarial o de la región, se ha consolidado como un actor clave en el sector del café y ha incorporado un enfoque de producción competitiva, que responde a las necesidades de sus productores, con capacidad de ir ganando cuota en mercados internacionales, con acceso a las certificaciones de comercio justo y sostenible e incorporando tecnologías de producción muy respetuosas con el medio ambiente y crecientemente innovadoras. No dejen de ver el álbum de fotos en el FB de la Fundación tras una visita en agosto a la cooperativa y así le ponemos imágenes a estas palabras.

La Fundación ETEA ha tenido la fortuna de acompañar durante casi 10 años el proceso de fortalecimiento de COCAFELOL en su labor social, productiva, comercial y administrativa. Eso ha generado una alianza estratégica basada en los planes de la COCAFELOL sobre  diversificación productiva, sobre la institucionalidad reforzada en el sector café, sobre la incorporación de la seguridad alimentaria nutricional a su visión de empresa e institución.

Nuestra satisfacción en torno a esta alianza estratégica tiene que ver con la sensación utilidad  al sumarnos a un proceso de desarrollo que COCAFELOL extiende ahora a otras cooperativas de la zona y al posicionamiento general del sector cafetero en el desarrollo del departamento de Ocotepeque, en el occidente hondureño.

Autor

Pedro Caldentey

La Universidad Loyola Andalucía nace de una experiencia de universidad local pero abierta al mundo. Pedro Caldentey estudió en ETEA pensando en Melbourne y Estocolmo pero empezó su carrera descubriendo el mundo en Centroamérica. Es profesor de economía aplicada en el departamento de Economía y ha dirigido hasta 2015 la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación que promueve la presencia de la Universidad en actividades de formación y asistencia técnica y en intervenciones de desarrollo en América Latina y Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3