Noticias

Sevilla

Córdoba

El Barómetro Económico de Sevilla apunta a que el PIB de la provincia de Sevilla caería un 10,2% en 2020, menos que España y Andalucía

La Universidad Loyola ha coordinado la publicación de la sexta edición del Barómetro Económico de Sevilla del Colegio Profesional de Economistas de Sevilla, la responsable del estudio es la profesora del Departamento de Economía y directora ejecutiva del informe, María del Carmen Delgado López.

Según dicho informe, en el año 2020, el PIB de la provincia de Sevilla podría desplomarse en torno a un 10,2%, algunas décimas menos que las caídas previstas para España (-11,3%) y Andalucía (-10,8%), como consecuencia de un proceso de desescalada más rápido, así como una mayor resiliencia de la estructura productiva provincial. En el año 2021, el crecimiento del PIB registraría un fuerte rebote, del 5,6%, aunque podría verse afectado por posibles restricciones en los primeros meses de 2021.

Estos números se corresponden con un escenario base, en el que se estima una caída del PIB sevillano de alrededor del -1,1% en el cuarto trimestre de 2020. No obstante, dada la elevada incertidumbre del entorno, los economistas plantean en el informe dos escenarios complementarios, en los que, en el más optimista la actividad caería un –10,0% en 2020 (y crecería un 6,2% en 2021), y en el más pesimista un –10,5% (con un crecimiento del 5,1% en 2021), cifras que mejoran ligeramente las previsiones ofrecidas en el último informe.

Economía provincial

De acuerdo con las estimaciones del Barómetro Económico de Sevilla, el PIB provincial pudo incrementarse alrededor de un 13,5% en el tercer trimestre de 2020, como consecuencia del levantamiento de las restricciones del primer estado de alarma y el rebote de la actividad económica. Este incremento se encuentra unas décimas por debajo del que registró Andalucía (14,5%). No obstante, explica la profesora de la Universidad Loyola “esto es coherente con la menor caída que sufrió Sevilla en el segundo trimestre, debido a un proceso de desescalada más rápido, así como una mayor resiliencia de la estructura productiva provincial, como consecuencia de una mayor diversificación relativa y más prevalencia del sector público”.

En cualquier caso, los economistas subrayan que “la incertidumbre es elevada”, y hay que tener en cuenta oportunidades y riesgos que pueden modificar estas previsiones, como “la distribución de una vacuna efectiva entre la población, que permita una estabilización epidemiológica y el despegue de la campaña turística, así como el adelanto de los fondos europeos de reconstrucción en la segunda mitad del año 2021, o, en el lado de los riesgos, una excesiva destrucción de tejido productivo que pueda terminar desencadenando una crisis financiera”.

Economía nacional y regional

 El PIB del tercer trimestre de 2020 registró en España un rebote del 16,7%, dato más elevado que el esperado del 13%-14%. A pesar de este dato positivo, el nivel de PIB se situó un 8,7% por debajo del registrado en el mismo trimestre de 2019, lo que se aproximaría más a la pérdida real de actividad económica de España como consecuencia de la pandemia en ausencia de restricciones.

En el cuarto trimestre de 2020, el PIB nacional podría volver a registrar una variación cercana a cero o, incluso, negativa, como consecuencia de las nuevas restricciones a la movilidad aplicadas para disminuir la incidencia de la Covid-19 en la oleada otoñal. En cualquier caso, el PIB del año 2020 podría disminuir un 11,3% en España, y un 10,8% en Andalucía.

Según han explicado durante la presentación del informe, no sería hasta el verano de 2021 cuando se registre un rebote significativo de la actividad económica, siempre y cuando se consiga una estabilización de la situación epidemiológica que permita el despegue de la temporada turística. Este escenario pasa por la distribución entre la población de una vacuna efectiva para la Covid-19. La previsión de crecimiento del PIB en 2021 es del 5,5% para España y del 5,2% para Andalucía.

En cuanto al empleo, Andalucía cerraría 2020 con una tasa de desempleo del 22,6% y España del 16%, datos que empeorarían en 2021, situándose en el 25% y el 18,4%, respectivamente.

Indicadores económicos de Sevilla

En cuanto a los indicadores seleccionados para analizar la evolución de la economía sevillana (consumo de energía eléctrica, matriculación de turismos, no de pernoctaciones, índice de confianza empresarial, sector exterior, no afiliados a la Seguridad Social y y tasa de desempleo), los datos muestran una cierta recuperación de la actividad económica en los meses de verano.

No obstante, el empeoramiento de la situación epidemiológica y las últimas restricciones impuestas por las administraciones central y autonómica parecen estar teniendo cierto impacto económico, aunque las señales que se extraen de la información económica son contradictorias. Si bien indicadores como el mercado laboral han mostrado una tendencia positiva hasta octubre, los indicadores como las matriculaciones de turismo, las pernoctaciones de turistas o las exportaciones de la provincia se estancan o disminuyen con respecto a los meses de verano.

Mercado laboral

 El mercado laboral ya comienza a reflejar los efectos de la crisis, si bien no será hasta el año 2021 cuando los mismos se hagan más evidentes. El número de ocupados disminuirá alrededor de un -3,1% en 2020, y un -1,1% en 2021, como consecuencia del ajuste que las empresas hagan en sus plantillas en la nueva situación económica. La tasa de paro sevillana oscilará alrededor del 24,3% durante el próximo año, aunque será unas décimas más reducida que la prevista para Andalucía (25,0%).

El número de afiliados en el mes de noviembre fue de 747.558, situándose tan solo un 1,0% por debajo del nivel de noviembre de 2019. No obstante, unos 21.752 trabajadores continúan en situación de Expediente de Regulación de empleo, lo que supone un incremento con respecto a octubre (17.949).

La tasa de desempleo se situó en el 23,8%, lo que supone un incremento con respecto a los meses anteriores, no solo por la pérdida de puestos de trabajo, sino también por aquellas personas que se reincorporan a la búsqueda activa de empleo tras el levantamiento de restricciones del primer estado de alarma.

 Índice BES

 En el tercer trimestre de 2020, el Índice BES se situó en 82,11 para Sevilla, y 81,21 para Andalucía, lo que muestra el rebote de la actividad económica durante los meses de verano. No obstante, esta recuperación ha sido asimétrica, como ponen de manifiesto los valores relativamente más bajos del número de pernoctaciones y matriculaciones de turismos.

Asimismo, la provincia sevillana muestra un comportamiento relativo ligeramente mejor en gran parte de indicadores, como exportaciones, pernoctaciones, sociedades mercantiles constituidas y afiliados a la Seguridad Social lo que sugiere una mayor recuperación de la actividad económica con respecto a Andalucía.

 

Autor

María Victoria Mendoza

Periodista de temas científicos del Servicio de Comunicación, Relaciones Institucionales y Marketing de la Universidad Loyola. mvmendoza@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *