Noticias

Sevilla

Córdoba

Eduardo Picchi, estudiante del Máster Universitario en Abogacía.

Eduardo Picchi: «Creo firmemente en la mediación como método alternativo de resolución de conflictos»

Eduardo Picchi es alumni del Máster Universitario en Abogacía en la Universidad Loyola y del Curso de Especialización en Mediación. Realizó este curso porque cree “firmemente en métodos alternativos de resolución de conflictos respecto a los que estamos acostumbrados a tratar en nuestra profesión, como pudiera ser un juicio» nos explica Eduardo.

Pregunta: Has terminado el Máster Universitario en Abogacía ¿Cuál fue tu motivación para hacerlo?

Respuesta: La decisión de hacer el Máster Universitario en Abogacía la tomé al finalizar mi doble grado. Tenía claro que quería ser abogado. Me parece una de las profesiones más difíciles y más bonitas del mundo. Sin embargo, no fue una decisión fácil decantarme por la Universidad de Loyola, puesto que hay muchas ofertas académicas en relación a este Máster.

El Máster tiene un método de enseñanza muy práctico, que te acerca mucho a la realidad profesional a la que nos tenemos que enfrentar día a día y esto es fundamental. Nos situamos en una etapa en la que la enseñanza y la preparación para el mundo profesional deben ir de la mano. Sin duda la Universidad Loyola apuesta por ello. La calidad del profesorado fue otro de los elementos fundamentales que me hicieron decantarme por este Máster, al igual que las salidas profesionales que poco a poco se van tejiendo a lo largo de los meses.

«Creo firmemente en métodos alternativos de resolución de conflictos respecto a los que estamos acostumbrados a tratar en nuestra profesión, como pudiera ser un juicio»

P: También has hecho el programa de Mediación ¿No? ¿En qué te ha ayudado este programa para el ejercicio de tu profesión?

R: Efectivamente. La primera vez que oí hablar de la Mediación fue en una clase del Máster Universitario en Abogacía. Tuve claro desde esa clase, que quería aportar esa formación a mi vida. Una de las razones claves por las que me decanté por la realización de este programa fue porque creo firmemente en métodos alternativos de resolución de conflictos respecto a los que estamos acostumbrados a tratar en nuestra profesión, como pudiera ser un juicio. El desarrollo de herramientas personales y profesionales para poder acercar a que dos personas convengan en un acuerdo es una de las cosas más bonitas de la profesión de un mediador y a la vez más complejas.  El programa de Mediación te permite aprender estas habilidades de cara a tu futuro profesional.

Te da unas herramientas personales y profesionales que resultan útiles en cualquier profesión. Es lo bueno de la Mediación. Te aporta unos valores personales que son útiles en cualquier ámbito del mundo profesional.  Esperemos que la Administración ‘potencie’ la mediación. Estoy convencido que va a ser una de las profesiones que tendrá más protagonismo. Potenciar la cultura del acuerdo, y más, en los tiempos que vivimos, es fundamental.

P: Si tuvieras que recomendar a alguien estudiar en la Universidad Loyola ¿Qué le dirías?

R: Que considerara seriamente la opción de apostar por esta Universidad. La apuesta por una formación teórico-práctica real, como dije anteriormente, es un aspecto fundamental. La etapa de Máster es una etapa trascendental en la que nos estamos construyendo como verdaderos profesionales. Y es muy importante, apostar por una enseñanza de calidad que te aporte los valores necesarios para afrontar un mundo profesional tan competitivo como al que nos enfrentamos los jóvenes hoy día. Yo aposté, y seguiría apostando si tuviera que tomar una decisión así. Sin duda.

«La cercanía que se origina entre alumno y el profesorado es trascendental para el éxito»

P: ¿Qué destacarías del máster?

R: Me llevo a mis espaldas un grupo de amigos que van a ser compañeros de amistad y de profesión durante el resto de mi vida. Los lazos que hemos entablado con el profesorado ha sido otro aspecto a destacar, puesto que, la relación con ellos ha sido excelente. La cercanía que se origina entre alumno y el profesorado es trascendental para el éxito.

También he de decir que el Máster Universitario en Abogacía es muy exigente. Te somete desde el primero hasta el último día a un ritmo frenético. Sin embargo, lo acabas agradeciendo, puesto que realmente, cuando sales a empezar tus andaduras profesionales como estudiante en prácticas, ya vienes, como decimos nosotros, ‘entrenado’, de casa, y eso nos ha ayudado mucho a ir un paso por delante respecto de otros profesionales que también comienzan sus andaduras en el mercado laboral.

P: Has realizado prácticas en Bufete Cisneros y Lébeq Abogados ¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje? ¿Cómo te ha ayudado la Universidad Loyola a desarrollar tu carrera profesional? ¿En qué proyectos andas ahora?

R: He realizado prácticas en dos despachos: Bufete Cisneros y Lébeq Abogados. La experiencia en ambos ha sido muy positiva. Son dos grandes despachos integrados por profesionales con un amplio bagaje y experiencia. He aprendido de primera mano cuáles son los retos a los que día se enfrenta una empresa día a día, así como a desempeñar las principales tareas que un abogado debe llevar a cabo.

Tras la aparición del Covid-19 quise dar un cambio en mi vida y embarcarme en nuevos proyectos profesionales. Actualmente he empezado mi carrera profesional como asesor financiero y de banca personal. A pesar de ello, sigo colaborando con algunos despachos de manera externa, llevando diferentes asuntos jurídicos. Al fin y al cabo, la Abogacía es algo que nunca podré dejar de lado. También como Mediador que soy a día de hoy, quiero empezar a iniciar las andaduras en esta faceta.

La Universidad Loyola siempre me ha ayudado a dar mis primeros en el mundo profesional. Casi todas las semanas teníamos una visita en la Universidad de diferentes despachos, entidades, empresas… Loyola te brinda las oportunidades, y trata de adecuar el perfil del alumno a lo que buscan las empresas. Esto es fundamental, pues vivimos en campo de trabajo muy heterogéneo. Sin embargo, tenemos que ser los alumnos de Máster los que demos ese paso de cara a asentarnos en el mundo laboral.

 » Loyola te brinda las oportunidades, pero tenemos que ser los alumnos de Máster los que demos ese paso de cara a asentarnos en el mundo laboral»

P: ¿Qué es lo que más valoras de tu formación en la Universidad, tanto en lo académico como en lo personal?

R: Me quedo con muchísimas cosas. Desde el excelente trato que he recibido desde el primer momento en el que hice las pruebas de acceso, hasta los momentos tensos en época de exámenes y búsqueda de prácticas profesionales. El contraste entre todos los buenos momentos, y los momentos de mayor tensión han sido los que me han transformado de modo notable.

Otra de las cosas con las que me quedo, es el vínculo que he entablado con la Universidad Loyola. En todos los aspectos. Desde los métodos de trabajo que he aprendido durante toda mi formación, hasta los contactos con los profesores y amigos. También sigo colaborando con la Universidad dando charlas formativas y orientando a alumnos en talleres. Me parece muy interesante la oportunidad que ofrece Loyola a alumnos que acaban de terminar su formación profesional de orientar a nuevos alumnos y es sin duda enriquecedor.

Autor

Jaime Pastor

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *