La ética y economía dos disciplinas influyentes en el ámbito empresarial.

Empresa, economía y ética en un mundo globalizado

En los últimos años, la crisis económica que ha padecido el mundo ha dado lugar a un cambio de paradigma. Muchos de los presupuestos ligados al ámbito de la economía y de la gestión empresarial han quedado en entredicho.

Ciertamente, “hemos padecido” una grave  crisis; pero, ¿de qué crisis hablamos? ¿Qué es lo que está en crisis? ¿El sistema financiero? ¿El actual modelo de economía de mercado? ¿La forma en la que los directivos toman sus decisiones?

Si la economía debe buscar la manera de satisfacer las necesidades humanas, la pregunta inmediata es evidente; ¿Por qué la redistribución de la renta a nivel mundial no se produce de forma equilibrada y justa? ¿Por qué hay personas con responsabilidad en la gestión que han tomado decisiones buscando su interés personal y no el bien común?

A lo largo de la historia, la ciencia económica ha tratado de dar respuesta y solución al problema económico mediante la aplicación de modelos económicos para paliar la crisis. Podríamos afirmar sin embargo, que todo modelo económico es absolutamente necesario, pero absolutamente insuficiente. ¿Qué ha pasado?

Économía y ética

Algo ha ocurrido y ha fallado en los últimos años que ha impulsado a muchas empresas y gobiernos a implantar políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) dado el aumento de la sensibilidad de los stakeholders ante determinadas decisiones políticas y empresariales donde la falta de ética ha sido el denominador común.

No obstante, la adopción de estas políticas que traen como consecuencia la aprobación e implantación de códigos éticos no deja de ser, en muchos casos, una campaña de maquillaje que poco o nada tiene que ver con una concepción ética de la empresa.

Si analizamos cualquiera de los escándalos empresariales, políticos o financieros vinculados a la crisis económica o incluso anterior a la misma, podemos confirmar lo anteriormente expuesto. Una parte importante de los economistas piensan que la economía y la ética son irreconciliables puesto que mientras la economía es una ciencia, la ética es un concepto filosófico e incluso ideológico.

Sin embargo, la experiencia nos ha demostrado que hay que tender puentes que faciliten el entendimiento entre ambas disciplinas lo que, sin duda, será altamente beneficioso para avanzar hacia el logro del bien común.

De lo analizado hasta ahora podemos deducir que, dado que las decisiones empresariales afectan a terceros, éstas deben ser evaluadas bajo criterios de validez y justicia. En otras palabras, o la dimensión ética está presente en todas las decisiones del sujeto responsable en cada momento o las consecuencias derivadas de su ausencia podrían llegar a ser dramáticas. De hecho, la legitimidad social de una institución (pública o privada) así como su credibilidad, quedará sujeta a la conducta moral o inmoral de sus responsables y personal afecto.

Se nos antoja, por tanto, imprescindible, escudriñar caminos que nos permitan intuir la presencia del elemento ético en las organizaciones así como si su comportamiento es socialmente responsable o no. La sociedad recibe de las empresas y viceversa. Es imprescindible la existencia de un equilibrio en términos de justicia y reciprocidad.

Autor

J. A. Arcenegui y J.Martín

En este espacio compartiremos artículos técnicos y de reflexión, opiniones de otros profesores y enlaces a contenidos de interés para estudiantes y profesionales sobre ética y finanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Jul 2017 » loading...
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31