Noticias

Sevilla

Córdoba

El jesuita José María Rodriguez ofrece las claves sobre cómo debe aprovecharse una estancia internacional

José María Rodríguez Olaizola SJ «hay que saber disfrutar de la estancia internacional»

‘Hay dos maneras de pasar por la vida: como turista o como peregrino’. Este fue el título de la charla que impartió José María Rodríguez Olaizola SJ en la Iglesia del Colegio Portaceli. En su intervención habló de las formas que tiene el ser humano de pasar por la vida o de cómo saber cual es la manera óptima de afrontar las dificultades sin ser un mero espectador de las circunstancias: como turista o peregrino.

Pasar por la vida como turista es capturar momentos sin implicarse en ninguno de ellos e intentar ser un actor secundario en cada escena. Es adquirir el papel de un turista «que haciendo un símil con la realidad, sería aquella persona que exige por haber pagado”, por ejemplo.

«Antes en el Camino de Santiago los albergues eran gratis. Ahora tienes que pagar algo y la gente se cree que puede exigir por ello”, pero “entonces no tienen ni idea de lo que es hacer el camino, la verdadera esencia del mismo”, contó el jesuita Rodríguez Olaizola.

Ir por la vida como peregrino es vivir intensamente, dándote a los demás en cada cosa que hagas, cada lugar que visitas y cada conversación que tienes en cualquier circunstancia. En este sentido, José María explicó que ser peregrino “es saborear cada momento y a la vez, en este proceso, dar todo lo que recibes”, pero también advirtió que  que “afrontar cada día y cada momento así, al final te cansas”.

Apostar por el intercambio académico

De ahí que la maduración personal es un aspecto intrínseco del camino del peregrino, existe una transformación de la persona porque no eres el mismo cuando sales que cuando llegas.

José María terminó su intervención haciendo un guiño especial a los jóvenes, con mención especial a quiénes se van de intercambio académico. Hizo hincapié en que en este tipo de experiencias hay que saber disfrutar la estancia internacional y hacerlo de una manera intensa y coherente.

“Hay mucha gente que decide el destino en función de lo bonito que es el lugar y no tiene en cuenta lo que puede aprender personal y profesionalmente”. Por otro lado, “hay gente que se va sola, a un destino diferente para salir de la zona de confort, algo que es necesario”, concluyó Rodríguez Olaizola.

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *