Noticias

Sevilla

Córdoba

La discriminación asociada a la disforia de género y al colectivo LGBT

Alumnas de Psicología analizan la discriminación asociada a la disforia de género y al colectivo LGBT

Con motivo del Día del Orgullo queremos exponer la situación de discriminación que sufren las personas que se excluyen del modelo social heteronormativo, haciendo énfasis en las personas transexuales y desde un punto de vista psicológico y social.

En este mes se celebra la conmemoración del inicio del movimiento de liberación LGBT, originado a partir de los disturbios que sucedieron en Stonewall (Nueva York, EE. UU.) el 28 de junio de 1969. Se llevaron a cabo una serie de manifestaciones contra una redada policial en un bar, dónde habituaban personas de orientación homosexual (Ortiz Romo, 2018).

A partir de ese momento, la comunidad LGBT de Estados Unidos comenzó a luchar contra el sistema que, respaldado por el gobierno, perseguía a aquellas personas con una orientación sexual o una identidad de género diferente a la normativa, convirtiéndose en el precursor del movimiento por los derechos LGBT en todo el mundo.

La comunidad LGBT engloba a todas aquellas personas que se salen del modelo heteronormativo predominante en la sociedad. En la actualidad, la heterosexualidad es el patrón que define la conducta ideal de las identidades sexuales y de géneros, instituyendo una “matriz de inteligibilidad” o una “matriz heterosexual” (Butler, 2007) que corresponde a los procesos sociales que determinan que un ser humano debe corresponder siempre a un género y esa correspondencia acontece en virtud del sexo (Luzia de Abreu, 2010).

Por lo tanto, todas aquellas personas cuyo género y sexo no representen una continuidad (incluyendo a individuos que no se pueden definir biológicamente, como por ejemplo las personas intersexuales) son excluidos de la matriz heterosexual (Luzia de Abreu, 2010), es decir, del modelo heteronormativo, y consecuentemente de la sociedad en su conjunto. Para poder comprender estos conceptos es necesarios explicar qué es el sistema sexual binario.

El sistema sexual binario

El sistema sexual binario actual se desarrolla en base a cuatro conceptos: el sexo biológico, que abarca las diferencias biológicas correspondientes a los cromosomas, las hormonas y los genitales y se les denomina hombre o mujer; la identidad de género, que es una identidad social y se refiere a la identificación subjetiva de la persona como hombre o mujer, que puede corresponder o no con su sexo biológico; la expresión de género, que se refiere al comportamiento que debes adoptar si eres un hombre o una mujer basado en los estereotipos de género; y la orientación sexual, que es la preferencia romántica, afectiva o sexual hacia un determinado sexo, que puede ser hacia el mismo sexo (homosexual) o a hacia personas con el sexo opuesto (heterosexual) (APA, 2018).

Este sistema comprende dos realidades por categoría, pero existen muchas más realidades por cada categoría. Por poner algunos ejemplos, el sexo biológico puede tener variaciones en los cromosomas, sin llegar a ser cromosomas XX o XY, lo que se denomina intersexual.

La identidad de género puede abarcar un abanico mucho más amplio que mujer u hombre pudiendo no sentirse ni mujer ni hombre, denominados agénero, u oscilar entre sentirse hombre y mujer, llamado género fluido, entre otros. La orientación sexual incluye realidades como sentirse atraído o atraída hacia personas del mismo sexo y del opuesto, que recibe el nombre de bisexualidad.

La expresión de género comprende una amplia gama de posibilidades, por ejemplo, aquellas personas que no se pueden catalogar como masculinas o femeninas, ya que presentan características de ambos géneros de forma equilibrada, denominados andróginos (APA, 2018).

La sexualidad es una construcción cultural (Foucault, 1976). El discurso sobre la sexualidad se construye culturalmente en base a los intereses políticos de la clase dominante, quien en cada sociedad y en cada época determina las normas relativas al sexo y a la sexualidad (Gómez, 2018).

La única forma de comprender las variedades de realidades en la vida humana diaria en cuanto a la identidad de género, el sexo, la atracción yráctica sexual es alejarse del análisis binario, tomando en consideración aquellos recursos reprimidos que representan la existencia de prácticas que están fuera de la norma (Gómez, 2018).

La transexualidad y la disforia de género

Vamos a centrarnos en la transexualidad, ya que ésta es la categoría que más discriminación sufre dentro de la comunidad LGBT (Rubio, 2009). La transexualidad puede ser definida como la situación que se produce cuando una persona presenta una diferenciación sexual –una anatomía sexual- con la cual no se encuentra conforme. De este modo, su identidad sexual y su anatomía sexual no se corresponden, produciendo una necesaria búsqueda de ajuste entre ambas.

La transexualidad puede ser masculina o femenina. Así, la transexualidad masculina hace referencia a una persona que nace con el sexo biológico y sus atributos de mujer, pero que sin embargo se siente un hombre. En el caso de la transexualidad femenina hablamos de una persona que nace con sexo y atributos masculinos pero que por el contrario se siente una mujer (Domínguez Fuentes, García Leiva y Hombrados Mendieta, 2011).

Es importante aclarar que la capacidad mental o el desarrollo cerebral de las personas transexuales no muestran ninguna alteración y los estudios realizados no muestran una mayor prevalencia psicopatológica que en el resto de la sociedad (Vidal, Gómez y Peri, 2003).

A pesar de que la transexualidad no es considerada ningún tipo de discapacidad o alteración mental, el DSM-V recoge el diagnóstico de disforia de género exclusivamente haciendo referencia al malestar que puede acompañar a la incongruencia entre el género experimentado y el género asignado de una persona. Este malestar clínico puede ser producto, no sólo de la imposibilidad de acceder a las intervenciones físicas mediante hormonas o cirugías para la denominada reasignación de sexo, sino también a la discriminación que hace la sociedad.

La discriminación de la comunidad LGBT y el abuso discriminativo hacia las personas transexuales

A medida que la sociedad progresa, se han ido ofreciendo los mismos derechos a todas las personas independientemente de su condición sexual. Sin embargo, el modelo heteronormativo sigue siendo predominante y, consecuentemente, sigue existiendo una gran desaprobación de la comunidad LGBT, que está perseguida penalmente en algunos países y no goza de los mismos derechos humanos que el resto de la sociedad. Incluso en los países más desarrollados socialmente se siguen produciendo alarmantes números de delitos de odio contra dicha comunidad.

El porcentaje de mujeres transexuales es notablemente mayor que el de hombres transexuales (Aznar, 2016) y son ellas las que se encuentran en situaciones más vulnerables con una disposición a sufrir mayor discriminación por parte de la sociedad.

A continuación, exponemos una serie de datos objetivos recogidos de diversos estudios los últimos años que reflejan esta catastrófica realidad:

  • Mortalidad. Entre 2008 y 2014 fueron asesinadas 1.700 personas transexuales en 62 países (CEAR, 2018). El 42% de las mujeres transexuales en EEUU han intentado suicidarse (Pollinger Haas, Rodgers y Herman, 2014) y en España, los intentos de suicidio entre la juventud LGBT son de tres a cinco veces mayores en comparación con la juventud en general.
  • Acoso y rechazo. En EEUU, el 78% del alumnado transexual sufrió acoso en las escuelas, el 35% asalto físico y el 12% asalto sexual, mientras que el 57% habían sido rechazadas por sus familiares (Grant, Mottet y Tanis, 2011). En Europa, el 62% de las personas transexuales han sufrido acoso de forma pública (Olías, 2018). En España el 55% de las personas transexuales señalan haber sufrido situaciones de acoso laboral, encontrando cifras similares en Latinoamérica (50%), donde el 90% afirma haber tenido que ocultar su identidad de género (Grant, Mottet y Tanis, 2011). El 26% de las personas transexuales en España afirma haber perdido su trabajo por su identidad de género (Grant, Mottet y Tanis, 2011). Por último, en España el 16% de las personas transexuales afirmaron sentirse obligadas a participar en el mercado de drogas y de la prostitución, llegando a ser del 48% el porcentaje de personas transexuales que se han visto obligadas a practicar la prostitución alguna vez en su vida (Grant, Mottet y Tanis, 2011).
  • Atención sanitaria. En España, el 22% de las personas transexuales han sido discriminadas en los servicios médicos (Olías, 2018), cifra similar a la de EEUU, el 19% (Grant, Mottet y Tanis, 2011).
  • Situación legal. El 41% de las personas transexuales en España viven sin una identificación que coincida con su identidad de género (Grant, Mottet y Tanis, 2011). El 94% de la población transexual europea afirma que, si las autoridades de sus respectivos países promocionaran los derechos de las personas transexuales, su vida sería más fácil (Olías, 2018). Además, 76 países mantienen leyes de criminalización y hostigamiento con motivo de la orientación sexual e identidad de género (CEAR, 2018).

Estos son algunos datos que reflejan la situación de discriminación a la que se ve sometida el colectivo LGBT, y de forma más específica, sobre las personas transexuales. El motivo de la celebración del ‘Pride Day’ es que, a pesar de la situación tan desfavorable en la que sigue estando el colectivo, poco a poco se va combatiendo esta discriminación.

Es labor de cada uno y cada una de nosotros y nosotras ser conscientes de la realidad a la que nos enfrentamos e intentar aportar todo lo posible en nuestro círculo para cambiar esta situación. Por otro lado, mediante la inclusión y la representación de personas perteneciente al colectivo LGTB en los espacios de poder se puede fomentar un cambio del código social, así como crear leyes específicas que castiguen la discriminación y que amparen a las personas excluidas del modelo heteronormativo.

Así, se brindan los mismos derechos para todos los seres humanos permitiendo la convivencia entre todos y todas de forma igualitaria, sin discriminar a nadie por razón de su orientación sexual o identidad de género (Derechos humanos, salud y VIH, 2006).

REFERENCIAS

  • American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Washington, DC: Editorial médica panamericana.
  • American Psychological Association (2018). Respuestas a sus preguntas. Sobre las personas trans, la identidad de género y la expresión de género. Washington, D.C. Retrieved from http://www.apa.org/topics/lgbt/brochure-personas-trans.pdf
  • Aznar, J. (2018). Transexuales, se magnifica su prevalencia por motivos ideológicos. Retrieved from http://www.observatoriobioetica.org/2016/06/cuantos-transexuales-existen/14646
  • Butler, J. (2007). El Género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona: Paidós Ibérica.
  • Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) (2018). Discriminación y persecución por orientación sexual e identidad de género: El camino hacia una vida digna. España.
  • Domínguez Fuentes, J., García Leiva, P. y Hombrados Mendieta, M. I. (2013). Transexualidad en España: Análisis de la realidad social y factores psicosociales asociados. Universidad de Málaga.
  • Foucault, M. (1976). L’usage des plaisirs. Paris, Gallimard.
  • Gómez, P. (2018). La subjetividad de género. El sujeto sexuado entre individualidad y colectividad. Retrieved from http://www.ugr.es/~pwlac/G26_42Chiara_Cerri.html
  • Grant, J., Mottet, L. y Tanis, J. (2011). Injustice at Every Turn: A Report of the National Transgender Discrimination Survey. Washington, DC: National Center for Transgender Equality.
  • Guía de acciones estratégicas para prevenir y combatir la discriminación por orientación sexual e identidad de género: Derechos humanos, salud y VIH. (2006). Retrieved from https://www.scout.es/downloads2/Onusida_Guia_prevenir_discriminacion.pdf
  • Luzia de Abreu, C. (2010). Apuntes sobre las identidades de géneros y de sexualidades no-normativas en las redes sociales virtuales. Trabajo presentado en el Congreso Internacional: “Las políticas de equidad de género en prospectiva: nuevos escenarios, actores y articulaciones” Área Género, Sociedad y Políticas- FLACSO –Argentina. Noviembre, 2010. Buenos Aires, Argentina.
  • Noseda Gutiérrez, J. (2012). Muchas formas de transexualidad: diferencias de ser mujer transexual y de ser mujer transgénero. Revista de Psicología [en linea] 2012, 21 (Diciembre). Retrieved from http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=26424861001>ISSN0716-8039
  • Olías, L. (2018). El 62% de los transexuales europeos ha sufrido acoso y el 54% se ha sentido discriminado. [online] eldiario.es. Available at: https://www.eldiario.es/sociedad/transexuales-europeos-haberse-sentido-discriminado_0_332817195.html
  • Ortiz Romo, E. (2018). EL MUNDO “L G B T “. Un problema de Identidad de Género. (La Estereotipia, la Homofobia y Los Derechos Humanos). Retrieved from http://ri.uaemex.mx/handle/20.500.11799/68267
  • Pineda Roa, J. A. (2013). Factores asociados con riesgo de suicidio de adolescentes y jóvenes autoidentificados como lesbianas, gais y bisexuales: estado actual de la literatura. Revista colombiana de Psiquiatría, 42(4), 333-349.
  • Pollinger Haas, A., Rodgers, P. L., Herman, J. (2014). Suicide Attempts Among Transgender and Gender Non-conforming Adults: Findings of the National Transgender Discrimination Survey. American Foundation for Suicide Prevention, Williams Institute, UCLA School of Law.
  • Rubio Arribas, F. J. (2009). Aspectos sociológicos de la transexualidad. Nómadas. Critical Journal of Social and Juridical Sciences [online] 2009, 21. Disponible en http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=18111521019 ISSN 1578-6730
  • Susana Barón, V., Cascone, M. y Martínez, C. (2018). Estigma del sistema de género: aprendizaje de los modelos normativos, bullying y estrategias de resiliencia – ProQuest. Retrieved from https://search.proquest.com/openview/bac8b9cd28bc4ee4b946467c7552771b/1?pq-origsite=gscholar&cbl=55462

Artículo escrito por Pilar Beato Díaz y Lourdes Fernández Aquino, alumnas de 3º del Grado en Psicología

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *