Mª del Carmen López, defensora universitaria

Mª Carmen López: “Mi formación plantea una forma de trabajar distinta, más enfocada a tender puentes”

Mª Carmen López, profesora e investigadora, es la primera defensora universitaria de la Universidad Loyola Andalucía. Elegida por el claustro en diciembre del 2016 y nombrada en el Patronato en febrero del 2017, López Martín ha afrontado este nuevo cargo con ilusión y con el reto de de integrar la figura del defensor en el día a día de la Universidad. Recientemente ha mantenido encuentros con defensores de otras universidades andaluzas y ha participado en el Encuentro Estatal de Defensores celebrado en Cuenca.

(P): ¿Qué ha supuesto para usted este casi primer año representando esta figura universitaria?

(R): Sin duda ha implicado tener más responsabilidad. Para mí, desde el punto de vista profesional es el cargo de máxima responsabilidad que he tenido. Los primeros meses han servido para ponerlo en marcha y para dar a conocer la figura. En el campus de Córdoba y sobre todo en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales ha sido más fácil porque yo soy más conocida. Las reclamaciones van llegando e imagino que conforme se vaya conociendo más el trabajo del defensor mi labor en este área irá aumentando.

(P): ¿Ser la primera defensora de la Universidad Loyola ha implicado aún más responsabilidad?

(R): Poner en marcha algo que no existe exige mucha responsabilidad. Lo que haga si lo hago bien se queda hecho, independientemente de que se reconozca o no porque el trabajo hay que hacerlo bien sí o sí. Por otro lado, también es una cuestión de estilo, como defensora haré las cosas como creo que correctamente deba hacerlas pero eso no implica que sea lo mismo que se hace en otras universidades o que otra persona en mi situación haría.

“Mi punto de vista puede diferir de la persona que viene del mundo jurídico, que enfoca la labor del defensor más desde el punto de vista de la normativa, en cómo ajustarse a ella”

Hace unos días participé en Cuenca en el Encuentro Estatal de Defensores y he podido corroborar que una gran mayoría de los defensores proceden del ámbito del Derecho, de especialidades distintas. Yo sin embargo vengo del ámbito de la Economía y de la empresa así que mi punto de vista puede diferir de la persona que viene del mundo jurídico, que enfoca la labor del defensor más desde el punto de vista de la normativa, en cómo ajustarse a ella.

La normativa existe y hay que actuar acorde a la regulación pero mi formación plantea una forma de trabajar distinta, más enfocada a tender puentes, a intermediar, intentar hacer las cosas buscando acuerdos y sin sentirme encorsetada por la normativa. Siempre he tenido la preocupación, desde que imparto clases, de intentar ser lo más justa posible y trasparente y eso quiero que se refleje en mi papel como defensora. Intentar hacer las cosas de la mejor manera posible y es la línea que sigo.

(P): ¿Quiénes son los que han pedido más la intervención de la defensora universitaria?

(R): Básicamente los estudiantes, generalmente se tiene la idea de que el defensor o defensora universitaria lo es solo del estudiante pero no es así. Es un figura que vela porque se respeten los derechos de todos los miembros de la comunidad universitaria, lo que implica también PDI y PAS. Es una realidad que el colectivo más vulnerable es el de los estudiantes y son ellos los que más se dirigen al defensor sobre todo para asesorarse de quién puede defenderles o ayudarles en casos determinados. En mi corta experiencia también ha venido algún personal docente pero del PAS, por ejemplo, no ha llegado nada. Ojalá no sea desconocimiento sino que signifique que la gente está contenta y no tiene ningún problema.

(P): ¿Cuáles son las reclamaciones más habituales?

(R): Ha habido un poco de todo pero lo más habitual han sido las personas que han obtenido respuestas no esperadas a sus solicitudes, también temas relacionados con trabajos de grado o cuestiones de reconocimientos y poco más.

“El defensor no puede imponer a nadie que actúe o no en un determinado sentido. Por eso algunas veces puedes quedarte con un sentimiento de frustración por no llegar a una solución satisfactoria”

(P): ¿Cuál es tu grado de satisfacción con el trabajo desarrollado?

(R): La figura del defensor universitario es una figura que te puede dar muchas satisfacciones pero también puede ser en ocasiones frustrante. No tienes el poder final para resolver las cuestiones, tienes que exponer el caso a la instancia oportuna que puede compartir o no contigo el mismo punto de vista.  El defensor no puede imponer a nadie que actúe o no en un determinado sentido. Por eso algunas veces puedes quedarte con un sentimiento de frustración por no llegar a una solución satisfactoria que no significa, por supuesto, que tenga la razón siempre la persona que reclama. En general, todas las cuestiones se han ido resolviendo. Todos tenemos que poner de nuestra parte.

(P): Tras el encuentro con otros defensores ¿son similares las problemáticas que tienen que resolver o hay algunas diferencias?

(R): He notado algunas diferencias con los defensores de las universidades públicas, aunque también, es verdad, que tienen más tradición que nosotros. Una de las diferencias es que ellos reciben más temas relacionados con el personal, en general, y sobre todo con el profesorado. Hay cuestiones que en el caso de la Universidad Loyola Andalucía pertenecen más al ámbito laboral y que quedan fuera del área del defensor.

En cada universidad se trabaja de una manera y se tienen los temas establecidos de distintas formas. Por ejemplo, en el ámbito de la docencia, cuestiones relacionadas con lo que es la libertad de cátedra, que era uno de los temas que se estaban tratando en el encuentro. Algunos defensores explicaban que les llegaban conflictos relacionados con que los profesores tenían su propia guía docente en una misma asignatura y se duplican o triplican. En Loyola esto es impensable porque solo hay una guía docente única, aprobada por acuerdo entre el profesorado y respetada por todos. Y esto ocurre con otros temas.

Sin embargo, hay otras cuestiones generales, incluso dentro de la libertad de cátedra, en las que sí coincidimos como es que dentro del mismo programa, el profesor puede incidir o discrepar con determinados puntos de vista.

“En la mayoría de las Universidades españolas está regulado que el defensor pertenezca a la comunidad universitaria y sin embargo, en Europa, son personas contratadas para defender al estudiante”

En el mismo mundo de los defensores, también hay diferencias. En la mayoría de las Universidades españolas está regulado que el defensor pertenezca a la comunidad universitaria y sin embargo, en Europa, son personas ajenas, contratadas para defender al estudiante. Son cosas que nos diferencian pero las problemáticas al final siguen siendo similares. El tema de las becas, aunque a mí no me haya llegado ninguna reclamación en este aspecto, en las públicas es muy frecuente.

Un tema que preocupa a los defensores es el anuncio de la Junta de Andalucía de la enseñanza gratuita para alumnos de segundo curso de grado. A nosotros esto no nos afecta pero algunos defensores creen que puede constituir un efecto llamada y que los jóvenes venga a estudiar a Andalucía, universitarios de otras comunidades autónomas.

(P): ¿Qué objetivos se ha propuesto para este nuevo curso?

(R): Voy a seguir difundiendo la figura del defensor y para ello es importante tener la web activa. Este curso estoy esto siendo más proactiva, con los alumnos, programando reuniones con los delegados para contactar con ellos y una vez este la web operativa me dirigiré a todos los alumnos personalmente. Lo importante es que si alguien no tiene claro a quién acudir sepa que existe esta figura que puede orientarle y explicarle qué cauces tiene para hacer valer sus derechos y se respeten.

En la medida de lo posible se admiten todo tipo de sugerencias, es una de las funciones del defensor, hay también mediación formal aunque me gusta más definirla como intermediación. En la Universidad hay alguien que puede mediar y recibir sugerencias porque pueden mejorarse las cosas, y si mejoramos nuestra calidad aumenta.

Autor

Nuria López

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. nlopez@uloyola.es Twitter: @Nurialsanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« diciembre 2017 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31