Francisco de Alfaro es autor de la Cruz procesional de la Iglesia de Santa María Magdalena de Arahal (Sevilla).

Cruz procesional de la Iglesia de Santa María Magdalena

La Cruz procesional de la Iglesia de Santa María Magdalena, de Arahal (Sevilla), es una de las joyas de orfebrería, enriquecida por Francisco de Alfaro sobre una antigua cruz ya existente, en la que realizó la mayor parte de esta obra, como la imagen de Cristo Crucificado y los relieves del templete.

Este orfebre renacentista trabajó en la Catedral de Sevilla, en donde hizo el gran Sagrario de plata del altar mayor: en él aparecen las primeras columnas salomónicas en la escuela sevillana. Francisco de Alfaro murió en Toledo en 1610.

En el templete sobre el que se alza la cruz hay cuatro relieves con las escenas de la Oración de Jesús en el huerto, la Flagelación en la columna, la Ascensión y el Beso de Judas. El conjunto es de una esbelta belleza, que resalta la capacidad creativa de Francisco de Alfaro.

Gran platero del Renacimiento

La figura artística de Alfaro está resumida por el profesor Juan Luis Ravé: Francisco de Alfaro es uno de los grandes plateros del Renacimiento español, que logró, por su genialidad, encarnar el tipo del artista renacentista; en sus obras podía sintetizar, tanto la escultura de Jerónimo Hernández, a cuyo círculo de amistades perteneció, con la arquitectura de Hernán Ruiz y de los grandes artistas del Renacimiento italiano, que conoció a través de los tratados, tal y como se puede comprobar en sus espectaculares custodias de Marchena, Écija y Carmona.

La Cruz procesional de la Iglesia de Santa María Magdalena del Arahal es una obra que pone de manifiesto todas esas influencias geniales, que en manos de Alfaro se convierten en un resultado altamente original. Entre las obras de orfebrería de esta iglesia, se conserva también un Portapaz, realizado por Francisco de Alfaro, igual que la Cruz Procesional, en 1599, tiene grabada en él la escena de Jesús con la cruz a cuestas.

Francisco de Alfaro es una de las figuras más representativas de la gran orfebrería sevillana de los siglos XVI y XVII, como puede comprobarse al contemplar la Cruz procesional de la Iglesia de Santa María Magdalena.

Autor

Fernando García S.J.

Jesuita. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, en donde es profesor de Historia del Arte Oriental en la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Es Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y Académico Correspondiente de la de Bellas Artes de Cádiz y de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez. En 1993 le fue concedida por el Emperador de Japón la cruz de la "Orden del Tesoro Sagrado, con distintivo de Rayos Dorados y Rosetas". En la actualidad es Delegado Diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>