¿Mejora nuestra creatividad la práctica musical?

El huevo o la gallina

Creatividad y arte son dos términos que han caminado juntos a lo largo de toda la historia de la humanidad. Siempre se ha considerado que la creatividad se desarrolla de modo particular a través de las diferentes formas de expresión artística: literatura, pintura y, por supuesto, música. De hecho, los músicos obtienen puntuaciones mayores que los no músicos en los distintos test de creatividad.

Tradicionalmente se ha tenido la idea de que la creatividad viene definida genéticamente: uno es creativo de nacimiento o no lo es, y quien lo es puede desarrollar esa creatividad a través de, por ejemplo, el arte. Hoy sabemos que la creatividad es un proceso en el que intervienen otros muchos factores.

Es verdad que puede existir una cierta predisposición genética hacia el desarrollo de habilidades o destrezas concretas en diversos ámbitos, como pueda ser la música. Sin embargo, el entorno social y cultural en el que cada persona se educa, y especialmente las oportunidades que tiene de desarrollar una cierta habilidad, son igualmente determinantes dentro del proceso creativo.

En cualquier ámbito de especialización se requiere de un tiempo para producir lo que consideramos obras maestras. Es el “dominio”, al que se refiere Csikszentmihalyi, y que se estima está en torno a las 20.000 horas de trabajo mantenido a lo largo del tiempo. Mozart, considerado como uno de los compositores más prolíficos, comenzó a aprender música antes de los 4 años de edad.

Juan Sebastián Bach se crió en el seno de una familia de músicos (35 miembros de su familia fueron compositores), lo que le proporcionó un contacto directo y permanente con la práctica musical. Paco de Lucía cuenta cómo su padre le obligaba a tocar la guitarra durante horas y horas cada día desde que era niño. Cualquiera de estos autores alcanzó ese número de horas en un tiempo mucho más corto de lo habitual en el caso de otros músicos, de ahí la capacidad de producir obras maestras, en algunos casos a tan temprana edad, y de continuar desarrollando y perfeccionando su personal proceso creativo.

Este enfoque de la creatividad nos puede llevar al siguiente planteamiento: ¿y si en lugar de que estas personas desarrollaron su creatividad a través de la música, fue la música, y la práctica musical, la que terminó haciendo de ellos personas creativas?

Distintos estudios neurocientíficos centrados en la plasticidad cerebral han descubierto que tocar un instrumento musical parece acelerar el proceso de maduración del cerebro (Hudziak et al.). La práctica musical de forma activa y mantenida induce a la reorganización del córtex, produciendo cambios funcionales en cómo nuestro cerebro procesa la información (Hallam). Unos cambios que son mayores cuanto mayor es el tiempo que se mantiene la práctica musical.

¿Pueden estos cambios influir en el desarrollo de nuestra creatividad? O dicho de otra forma: ¿mejora nuestra capacidad creativa con la práctica musical? Esta es la pregunta que hace un año nos hicimos en el proyecto Música y Talento, en el que a través de la música trabajamos el desarrollo del niño a distintos niveles. Para respondernos, hicimos un pequeño estudio utilizando el test de pensamiento creativo de Torrance, uno de los más extendidos y validados, comparando las respuestas de dos grupos de 10 niños cada uno, de entre 6 y 7 años: un grupo experimental, que asistió a clases de música durante 14 semanas (dos horas semanales, en las que trabajaron la composición rítmica y el canto vocal en grupos) y un grupo de control que no realizó ninguna actividad musical específica.

Los resultados mostraron un incremento de la creatividad en los niños estadísticamente significativo, entre aquellos que mantuvieron una actividad musical durante esas 14 semanas. No se trata de un caso aislado, pues existen más estudios (Koutsopidou & Hargreaves, o Snelbecker, por citar algunos) que han constatado esta relación entre la actividad musical y el incremento de la capacidad creativa.

La creatividad es quizá una de las habilidades más demandadas en nuestra sociedad actual. Una competencia que, en gran medida, se puede entrenar y potenciar. Y la práctica musical puede contribuir positivamente a este desarrollo. Es este un planteamiento que debería estar en la mente de quienes, con cada actualización de nuestro sistema educativo, reducen un poco más el tiempo dedicado a la enseñanza y la práctica de música en los colegios. Hay sociedades que no han llegado a tener un lenguaje establecido, pero ninguna que no haya tenido una cultura musical propia, como afirma Philip Ball. Al fin y al cabo, si se trata de una actividad que ha acompañado al ser humano a lo largo de toda nuestra historia, por algo será.

Referencias:

Ball, Philip (2010). El instinto musical: escuchar, pensar y vivir la música. Turner.

Csikszentmihalyi (1998). Creatividad. El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Paidós Ibérica.

Hallam, Susan (2015). The Power of Music. U.K.: International Music Education Research Center.

Hudziak, J.J., Albaugh, M.D., Duchame, S., Karama, S., Spottswood, M., Crehan, E., Evans, A.C. & Botteron, K.N. (2014). Cortical Thikness Maturarion and Duratino of Music Training: Health-Promoting Activities Shape Brain Development, Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 53(11), 1153-1161.

Koutsoupidou, T., and Hargreaves, D. (2009) An experimental study of the effects of improvisation on the development of children’s creative thinking in music, Psychology of Music, 37(3), 251-278.

Charyton, C. & Snelbecker, G.E. (2007). General, artistic and scientific creativity: attributes of engineering and music students, Creativity Research Journal, 19(2-3), 213-225.

Torrance E. P. (1968). Torrance tests of Creative Thinking. Princeton, NJ: Personnel Press.

Autor

Francisco Cuadrado

Francisco Cuadrado. Docente e investigador en la Universidad Loyola Andalucía. "La música me ha acompañado desde antes de nacer: en mi formación, como profesión, planteándome preguntas, empujándome a ser curioso a través de ella y, sobre todo, a sentirla como pasión". @fjcuadrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *