La escena de Jesús expulsando a los mercaderes de la Puerta del Perdón de la Catedral de Sevilla.

Corregir al que está en error

En nuestro recorrido por los Obras Corporales de Misericordia, que venimos analizando, Dar de comer al hambrientoDar de beber al sedientoDar posada al necesitado, Vestir al desnudo y Socorrer a los presos y Visitar al enfermo, Enterrar a los muertos, Enseñar al que no sabe, es el turno de Corregir al que está en error.

Pocas veces se encuentra en la iconografía cristiana la escena de Jesús expulsando a los mercaderes del Templo. Se encuentra esta representación en un relieve de la parte alta de la Puerta del Perdón, de la Catedral de Sevilla.

Esta portada, que da al Patio de los naranjos, es de origen almohade, aunque la decoración que tiene fue hecha más tarde por Bartolomé López en 1532. Sobre la puerta de entrada hay un relieve escultórico, en barro cocido, hecho por Miguel Florentín, según descripción de Manuel Jesús Roldán.

Escena de la vida de Cristo

Delante de un fondo arquitectónico y bajo un arco que representan el interior del Templo, a la izquierda aparece la figura erguida de Cristo con el brazo alzado para echar a los mercaderes. Es una figura llena del poder de la divinidad, que le empuja a salir por la honra de la casa del Padre, que ha sido profanada. Domina a la multitud de comerciantes, que se agolpan delante de él con gestos de asombro y extrañeza. Es interesante la variedad enorme de gestos y actitudes, entre el grupo grande de personas que se van separando de la presencia de Jesús.

Tiene este relieve la perfección del trabajo en barro, que es capaz de manifestar los sentimientos de las personas con la perfección que se hacía en el siglo XVI.

obra de misericordiaEsta misma escena de la vida de Cristo aparece en uno de los relieves en madera tallada y policromada, en el retablo mayor de la Catedral de Sevilla.

En él aparece más revuelto el grupo de mercaderes expulsados del templo, que en el relieve en barro cocido de la Puerta del Perdón.

En esta escena se manifiesta más el asombro de los expulsados del templo ante el gesto poderoso de Jesús.

Esta actitud sorprendente de Cristo sólo es explicable movido por el celo de la casa de su Padre, que había sido profanada. Es el modo de realizar la Obra de Misericordia de corregir al que está en el error.

Autor

Fernando García S.J.

Jesuita. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, en donde es profesor de Historia del Arte Oriental en la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Es Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y Académico Correspondiente de la de Bellas Artes de Cádiz y de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez. En 1993 le fue concedida por el Emperador de Japón la cruz de la "Orden del Tesoro Sagrado, con distintivo de Rayos Dorados y Rosetas". En la actualidad es Delegado Diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Jul 2017 » loading...
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31