¿Son los universitarios adolescentes o adultos?

Por el 4 abril 2016
Convertirse en adulto en España
Pie de foto +

¿Qué significa convertirse en adulto? ¿Qué marca la transición a la adultez? Estas son las preguntas que realicé a dos grupos de alumnos de segundo curso de la Universidad Loyola Andalucía.

Finalizar los estudios, encontrar un trabajo, formar una familia, ser autosuficiente económicamente e independizarse de casa de los padres fueron algunos de los acontecimientos que marcaban el inicio de la vida adulta. Además pensaban que tomar el control de su vida, aceptar responsabilidades importantes por uno mismo, y adoptar un pensamiento crítico eran algunas de las características trascendentales de ser adulto.

Entonces, ¿te consideras un adulto? – Esta fue mi pregunta a cada uno de ellos. Solo tres se autopercibían como adultos. Del resto, una mitad se encuadraba a medio camino entre la adolescencia y la adultez, y la otra mitad se incluía directamente dentro del grupo adolescente.

Convertirse en adulto

Puede sorprender que solo unos pocos se autodefinieran como adultos, siendo ya adultos legalmente, sin embargo, las respuestas son un reflejo de un cambio cultural inconfundible que ha sucedido en los países desarrollados en el último medio siglo: la transición a la edad adulta se ha alargado en el tiempo y sucede mucho más tarde.

Esto es debido a que, para los veinteañeros de hoy en día, en comparación con la generación de sus padres a la misma edad, es más difícil cumplir los roles de adulto. En España, la media de emancipación es de 28 años, la edad media de una madre primeriza es de 32,7 años y la estabilidad laboral es difícil de alcanzar antes de los 25 años, ya que el paro juvenil roza el 50% según el último informe de Eurostat.

El psicólogo estadounidense Jeffrie Arnett postula que, debido a estos cambios sociales, los años comprendidos entre los 18 y 29 años, constituyen una nueva etapa del desarrollo a la que denomina adultez emergente. Estos jóvenes se encuentran en una etapa de llena de oportunidades, ya que postergar la llegada a la vida adulta puede tener ventajas, siempre que el entorno les proporcione estimulación cognitiva y retos cada vez mayores, según afirma Laurence Steinberg, catedrático de psicología en la Universidad de Temple.

Continuar con los estudios superiores en la Universidad está demostrado que estimula el desarrollo del cerebro, además de brindar más oportunidades para encontrar un trabajo.

Los jóvenes necesitan encontrar un espacio propio en esta sociedad, de modo que puedan ir conformando su propia identidad. En este proceso es normal que surjan momentos de inestabilidad y sentimientos de “estar en medio”. Aquí, es importante recordarles que se encuentran en una etapa de enormes posibilidades. Justo están en el momento donde tendrán más opciones que elegir, quizás de lo que tendrán nunca.

Para saber más sobre el proceso de convertirse en adulto puedes consultar este enlace o éste otro.

 

Emma Motrico

Emma Motrico

Me interesa conocer los resultados de la investigación aplicada en salud mental, también las políticas sociales y sanitarias. Además soy madre. Me preocupa la educación y cómo hacer para dejar a nuestros hijos un mundo mejor. Como doctora en psicología, docente e investigadora de la Universidad Loyola Andalucía revisare la actualidad sobre bienestar social y salud.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>