Construye tu futuro

Si miramos a nuestro alrededor, seguro que en alguna ocasión hemos advertido que las personas adoptan, a grandes rasgos, dos actitudes diferentes ante la vida: las que construyen el futuro y las que se limitan a sufrir con él. En el caso de las organizaciones, las empresas y las instituciones podemos extrapolar este modelo.

Si observamos la realidad andaluza, vemos que algunas compañías han sabido –no sin dificultades- afrontar el presente con una nueva visión y con nuevas formas de hacer, actitud que les ha permitido crecer, o decrecer menos que el entorno, en esta coyuntura económica tan compleja. Otras, sin embargo, no han sabido adaptarse, o se han limitado a intentar sobrevivir manteniendo las mismas formas de hacer y la aplastante realidad les ha pasado por encima. El futuro no está predeterminado, lo construimos nosotros si queremos hacerlo.

El futuro nos depara un nuevo tiempo, un tiempo de oportunidades. Las empresas hoy se enfrentan a nuevos retos, a la configuración de un nuevo sistema productivo, de nuevas formas de gestión y de escenarios donde prevalece el cambio; y sólo los mejor preparados podrán afrontarlo con éxito. La buena noticia es que las compañías y los profesionales tienen la oportunidad de aprender cómo hacerlo, de aplicar nuevas metodologías y herramientas, desarrollar habilidades, replantearse la estrategia…

Y para llegar a una meta exitosa, este camino hacia el futuro pasa, sin duda ahora más que nunca, por varias etapas: desde la apertura a nuevos mercados internacionales (internacionalización), pasando por la apuesta por la innovación tanto en los procesos (digitalización) como en la propia forma de gestionar las organizaciones (liderazgo), hasta la puesta en valor de nuestros productos, servicios y empresas (iniciativa emprendedora). En definitiva, se trata de ganar espíritu de superación, vocación de servicio y actitud colaborativa.

Es en este punto es donde la gestión del talento cobra una importancia central, porque es este talento –ya sea interno o externo- el que puede ayudarnos a recorrer el difícil, a la vez que apasionante, camino de la construcción del futuro. Tener hoy unos directivos competentes, conscientes del mundo, implicados, con habilidades, con valores y con pasión es lo que permite hacer crecer a todas las empresas.

Por ello, esta fórmula para alcanzar la competitividad tiene una variable fundamental: las personas, que son el ADN de las empresas. Hemos de ser conscientes de que la mayor importancia de lo que es y lo que será una empresa depende del saber y del saber hacer de sus directivos y colaboradores, pues son los que determinan los resultados de negocio y su sostenibilidad, en función de su capacidad real de ejercer un liderazgo realmente innovador.

De este modo, los directivos del siglo XXI deben autoconocerse y autoevaluarse permanentemente para mejorar de forma continua; ser conscientes de que la visión del mundo depende de muchos factores; gestionar e integrar la diversidad, implementar nuevos modelos de gestión; tener capacidad de desaprender para aprender, ver más allá e inspirar la construcción de nuevos escenarios y ser agentes de cambio. Asimismo, no deben olvidar su corresponsabilidad con la sociedad y con el medio ambiente y ser capaces de trabajar en red, de forma colaborativa.

Por ello, invertir en las personas, en su desarrollo personal y profesional, es hoy día un pasaporte hacia el crecimiento y, por tanto, hacia el futuro. La formación directiva no debe considerarse simplemente un medio para actualizar y reciclar conocimientos,  sino que debe convertirse en una auténtica experiencia transformacional, sustentada en valores, de impacto, con gran aplicabilidad, para alcanzar un alto retorno a corto plazo. Y debe situar a la persona en el eje central, ya que las personas son el verdadero motor de cambio en las organizaciones y las que pueden trazar su futuro. La obsolescencia más grave hoy es la del conocimiento.

Sólo las empresas que crean firmemente en los valores de esta ecuación, que apuesten por ella y la implementen dentro de su estrategia, tendrán una oportunidad  en este mundo globalizado y serán capaces de construir con éxito su propio futuro y de ayudar a los demás.

Autor

Francisco José Pérez Fresquet

Director ejecutivo de Loyola Leadership School

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3