Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

Mesa redonda sobre las claves para no seguir destruyendo el planeta, organizada por los miércoles del SED.

Las claves para no seguir destruyendo el planeta

En el marco de los Miércoles del SED, tuvo lugar la mesa redonda ‘Para no seguir destruyendo el planeta ¿Qué hacer?’, organizada por el Servicio de Evangelización y Diálogo de la Universidad Loyola Andalucía. Dicha mesa estuvo conformada por Luis Amador, profesor del Departamento de Economía, Javier Pérez Barea,  investigador en el Departamento de Comercialización e Investigación de Mercados, Manuel López Casquete, profesor del Departamento de Humanidades y Filosofía, y Manuel Hernández, de Bio-Alverde.

Como expresó la Directora del SED, María Rita Martín, es un tema de mucha actualidad. “Pensamos que no hay conciencia sobre el tema dada la gravedad de la situación. Sí hay un compromiso por parte de la Universidad, desde la parte docente, evangelizadora y también la parte investigadora” comentaba María Rita. En 2015 el Papa Francisco escribió Carta Encíclica Laudato si‘, un estudio donde pone en valor esta temática.

Una crisis ecológica 

Luis Amador se encargó de explicar en qué consiste esa crisis ecológica ¿Cuáles son los factores que la han desencadenado? La gran demanda que los seres humanos realizamos de todos estos recursos, el crecimiento demográfico y el aumento continuo del consumo que realizamos. “Si a esto le unimos la diversas actividades que realizamos en el ámbito industrial y transporte todo eso se traduce en una presión creciente sobre el entorno natural” dijo Luis.

Nos encontramos en la era del antropoceno ¿Qué significa eso? “Durante muchos años los cambios se han producido por tres factores: de la interacción del planeta con el resto del universo, de las fuerzas geofísicas y de la propia dinámica interna del planeta. En el pasado más reciente todo ha dependido de la actividad desarrollada por el ser humano (últimos 40 años). Al planeta le demandamos mucho más de lo que el planeta puede ofrecer”finalizaba así su intervención el profesor de la Universidad Loyola Andalucía.

¿En qué consiste el consumo responsable?

“Hoy en día es difícil desligar los comportamientos sociales y los medioambientales, con nuestro comportamiento de compra deberíamos promover un desarrollo sostenible y buscar un sentido que vaya más allá de consumir en sí mismo” explicó Javier Pérez Barea en la introducción al tema del consumo responsable. Realmente no existe un perfil determinado de consumidor responsable “todos podemos ser consumidores socialmente responsables”argumentaba Javier.

La pregunta que interesa es ¿Qué podemos hacer? Por ejemplo, mediante nuestra selección de compra podemos premiar o castigar a las empresas según sus comportamientos para influir en las decisiones responsables; podemos comprar en pequeños establecimientos; prestar atención al origen greográfico de los productos; y restringir nuestro volumen de consumo. Los beneficios son múltiples y diversos: ahorro económico, disfrute de la biodiversidad, protección de los  recursos naturales del planeta y la igualdad social.

Ecología Integral

Este concepto nace desde la Doctrina Social de la Iglesia, es un término que fue acuñado por el Papa Francisco. Exactamente ¿Qué es? ¿A qué nos referimos? Como bien explica Manuel López Casquete “hay que retrotraernos al concepto de desarrollo humano integral, concepto de Jacques Maritain, filósofo metafísico defensor del humanismo integral. Lo que plantea Maritain “es que esa idea apunta a la existencia de una vocación en el ser humano que nos invita a ir profundizar y, también, que cada uno de nosotros vamos haciendo crecer nuestras capacidades, algo que culmina con la apertura a la trascendencia” expresaba el profesor de Loyola Andalucía.

El Papa Francisco retoma esa idea y la plantea de otra manera haciendo referencia a la Ecología Integral generando un concepto nuevo. Este concepto “es la propuesta más elaborada del Laudato si‘ . Según el Papa Francisco ecología no es biocentrismo. El contenido del concepto Ecología Integral es el de un modo de mirar la naturaleza que nos pone comunicación con el creador y en comunión con todo lo demás.

Bio-Alverde

Manuel Hernández trabaja en Bio-Alverde, una empresa de inserción en la que, por lo menos, el 50% de las personas que la conforman tienen un perfil determinado. Estos trabajadores son personas que tienen más de 50 años y llevan mucho tiempo en el paro, menores de 30 años que no tienen estudios, inmigrantes con documentación, víctimas de la violencia de género, extoxicómanos y expresidiarios. Según Manuel “Bio-Alverde, desde Cáritas, intenta dar trabajo a las personas que lo necesitan, un trabajo digno; tenemos un producto que es ecológico, que es un respeto a la casa común, respeto a la tierra y nosotros mismos” concluyó.

Autor

Jaime Pastor

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *