En Managua: las “cinco piedras lisas” de David

Así comenzó su discurso en el acto de inauguración del curso en la UCA de Managua, el P. Sundborg, Rector de la Universidad SJ de Seattle, al que tuve ocasión de asistir el jueves 20 de marzo pasado.

Inspirándose en la escena bíblica de David contra Goliat (Segundo libro de los Reyes cap. 17) nos propuso cinco herramientas que a ellos les han ayudado para avanzar en el cumplimiento de la misión de universidad jesuita.

Al contrario que a David, al que le bastó la primera piedra para matar a su gigantesco oponente, ellos necesitaron las cinco; el Rector de Seattle parecía francamente satisfecho con sus resultados, y nos recomendó usarlas todas. Resumo.

Misión de la universidad jesuita

Primera piedra: una buena definición de misión, elaborada de forma participativa y omnipresente en el campus y en la vida de la universidad. Esta es la suya: “La Universidad de Seattle está consagrada a la educación integral de las personas, a su formación profesional, y al empoderamiento de líderes para un mundo justo y humano”.  Y, en su versión reducida, que transcribo en el inglés original: “empowering leaders for a just and human world”. Les sirve, dijo, incluso, para el “fund raising” tan importante en aquellos lares…

Segunda piedra: para llevar a cabo la misión jesuita de la Universidad (él insiste en decir jesuita más que ignaciana) es preciso un nuevo liderazgo con pocos jesuitas y muchos laicos “con liderazgo jesuita” (“lay Jesuit leadership”). Ello implica un conjunto muy orientado, concertado y bien dotado de programas para capacitar a los laicos para el liderazgo de las universidades jesuitas.

Tercera piedra: “Más por contacto que por concepto” (P. Kolvenbach). Hacer presente real y físicamente a la Universidad en el mundo de los pobres y a los pobres en la propia universidad como forma de asegurar la proyección y el servicio social de la Universidad. Mencionó un programa de asistencia a los sin techo dentro de la universidad y la presencia de la propia universidad en colegios de barrios pobres de la ciudad.

Cuarta piedra: hacer presente la misión en el núcleo del plan de estudios y de los centros de la universidad (lo que él llamaba el “Core Curriculum”). Todos los estudiantes han de cursar un conjunto de cursos secuenciales, que se extienden a lo largo de varios años, relacionados con la misión y encaminados a luchar frontalmente contra lo que el P. Nicolás ha denominado “la globalización de la superficialidad”. No dio detalles.

Quinta piedra: es más fácil promover la misión “jesuita” que la misión “católica”… Y no será, añadió, por no haberlo intentado. Supuestamente esto ocurre porque Seattle es una ciudad muy poco religiosa, y porque una parte importante de la sociedad norteamericana no ve con buenos ojos a la Iglesia católica. Es este un tema controversial donde los haya.

Ahí lo tienen. Yo solo hago de mensajero. Añado que el acto de inauguración de curso concluyó con la firma de un convenio estructurado de colaboración entre la UCA de Managua y Seattle University. Me interesó muchísimo esta lección inaugural. Me llamó la atención el tradicional pragmatismo de los norteamericanos. Pero también  se me ocurrieron varias observaciones y preguntas al escuchar al querido P. Sundborg.  Tendré que esperar la ocasión de compartirlas con él.

En el 34 aniversario del martirio de Monseñor Romero.

José Juan Romero, S.J.

Autor

Jose Juan Romero SJ

Sacerdote jesuita, doctor ingeniero agrónomo y profesor emérito de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3