Loyola Executive Education ha clausurado en Sevilla el Programa de Asesoramiento Financiero a Empresas.

Clausurado el primer Programa de Asesoramiento Financiero a Empresas

Loyola Executive Education ha clausurado su primer Programa de Asesoramiento Financiero a Empresas en el que han participado un total de 25 alumnos, gestores de empresas y gestores de operaciones de Cajasur, procedentes de Sevilla, Cádiz, Jaén y Granada.

El programa de asesoramiento financiero, que se ha desarrollado en 12 sesiones, de marzo a octubre, ha combinado sesiones presenciales y virtuales, para dotar a los alumnos conocimientos, habilidades y herramientas para ser capaces de ejercer tareas de consejo, gestión y asesoría financiera a empresas, servicios financieros orientados a la empresa y cualquier función profesional bancaria, de seguros o independiente, que implique la oferta de un servicio integrado de asesoría patrimonial y financiera.

Ética y economía

Ildefonso Camacho, presidente de la Fundación Universidad Loyola Andalucía, ha sido el encargado de clausurar el programa con una clase magistral en la que abordó algunos interrogantes en torno a ética y economía. Durante su intervención, reflexionó sobre si la ética en los negocios es una “moda, una tarea de maquillaje externo, o realmente es fruto de una nueva sensibilidad empresarial”.

Asimismo, expuso que la ética no puede reducirse a un conjunto de prohibiciones o de normas, puesto que es “el espacio de la libertad y la responsabilidad”, y que no es algo exclusivamente dependiente de la religión, ya que el ser humano es, por su propia naturaleza, sujeto ético.

Ética del mercado

Por otro lado, abordó el concepto de “ética del mercado” desde tres aspectos: la ciencia económica, la reflexión ética y los presupuestos antropológicos.

En este sentido, desde la reflexión ética, Camacho propuso tres vías de acción: la intervención para que los mercados reales se aproximen al mercado ideal, la intervención para suplir al mercado allí donde ni el mercado ideal puede satisfacer eficientemente las necesidades humanas (caso de los bienes públicos) y la intervención para compensar los efectos perjudiciales del mercado (sobre todo, con medidas que ayuden a reducir las desigualdades que el mercado genera).

Autor

Nuria Gordillo

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. ngordillo@uloyola.es Twitter: @Nuria_GR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *