Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

Chema Gil, codirector del Observatorio Internacional de Seguridad, habla sobre la amenaza del terrorismo yihadista.

Chema Gil: “Todos estamos concernidos por la amenaza del terrorismo yihadista”

Chema Gil es codirector del Observatorio Internacional de Seguridad y responsable del Departamento de Análisis de Terrorismo y Seguridad Internacional. Diplomado internacional en Estudios sobre Terrorismo por la UNESCO. En esta entrevista para Loyola And News habla sobre la amenaza del terrorismo yihadista en la actualidad.

Pregunta (P): Desde hace tiempo se especula con la posibilidad de que el líder de Daesh, Abu Bakr al-Baghdadi, haya muerto. Lo que también asegura el Ejército Estadounidense es que no le preocupa esto porque, según ellos, ha perdido capacidad de comandar y controlar su organización. ¿Hasta qué punto está usted de acuerdo con ambas suposiciones?

Respuesta (R): ¿Desapareció Al Qaeda porque fuera neutralizado Osama Bin Laden? No. Es de idiotas pensar que la eventual muerte de Al Baghdadi va a suponer la desaparición de Daesh, cuando este grupo terrorista extiende ya su actividad desde Filipinas a África. Miramos con tanto simplismo este fenómeno terrorista que lo extraño es que no nos ganen más batallas, empezando por los medios de comunicación y los periodistas que por lo general hacen información a golpe de atentados. Eso sí, de atentados en nuestro ‘mundo’, cuando estamos ante una realidad compleja, así nos luce el pelo.

Contra este ‘terrorismo yihadista’ hemos dirigido tres guerras si contamos la que se desarrolla por parte de la Comunidad Internacional en estos momentos en Siria e Irak. Y el fenómeno, el monstruo, no ha dejado de crecer. Por lo tanto, ya es hora de analizar qué estamos haciendo mal, porque matan más y en más sitios que hace 15 años.

(P): En una entrevista en Antena 3 afirma que España no recibe terroristas, que se radicalizan aquí ¿Qué se nos escapa entonces para evitar atentados como los de Cataluña? O mejor dicho ¿Se pueden evitar atentados de este calibre?

(R): España, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Bélgica, EEUU y Canadá, entre otros muchos del mundo, son países de los que han salido miles de terroristas para incorporarse al Daesh o a Al Nusra en Siria y en Irak. De España, además, han salido individuos para incorporarse a las franquicias de estos grupos terroristas en el Norte de África y en el área sahelo-sahariana. Los terroristas que atentaron en Francia, Bélgica o ahora en Cataluña, en muchos casos han nacido o se han criado aquí. Se nos escapa que este terrorismo se desenvuelve en el mundo de las ideas, de la comunicación y frente a su brutal eficacia a la hora de expandir su ideología, su narrativa, no hemos hecho prácticamente nada.

Si no somos capaces de abortar los procesos de captación y posterior radicalización estaremos ganándoles en aquellos territorios lejanos, mientras que ellos conquistan mentes y corazones aquí sin que hagamos nada. Me parece que a veces actuamos como el tonto y el sabio… mientras que el sabio señala la luna, el tonto mira la punta del dedo. Eso sí, cuando vemos que jóvenes de los que se dice que ‘estaban integrados’ nos matan, nos preguntamos ¿Por qué? La exclusión no tiene porque ser un sentimiento que nazca de la marginación, estamos hablando de desafecto, de desidentificación con el entorno, de falta de identidad, una identidad que esta ideología criminal les ofrece.

Pacto Antiyihadista

(P): Hablemos del Pacto Antiyihadista ¿Qué propone exactamente y por qué algunos partidos no quieren sumarse a él? ¿Le parece lógico asistir a una reunión como mero observador?

(R): El Pacto Antiyihadista es una declaración de principios que ha servido de base para enfrentar modificaciones legislativas muy útiles para la lucha contra este terrorismo; además hay instrumentos que se derivan del acuerdo, como el Plan Estatal de Prevención de la Radicalización Violenta (que sólo están desarrollando 13 ayuntamientos de los más de ocho mil que hay en España).

Deberían todas las administraciones estar aplicándose el cuento en este tema, en especial las administraciones locales, pero los políticos municipales en nuestro país están pendientes de otras cuestiones, luego cuando se produce un atentado todos se ponen a colocar bolardos a tontas y a locas, pero de ocuparse de prevención y de medidas de medio y largo plazo nada.

Hay excepciones que yo califico de brillantes, como es el Ayuntamiento de Málaga, pero ya le digo yo que las administraciones locales, salvo honrosas excepciones, en estas cuestiones son mediocres, los tiempos de nuestros políticos son de corto plazo. Lo que ellos no ven como rentable electoralmente, ni siquiera lo miran o, como mucho, cuando se produce algún atentado, parece que se alteran un poco, pero no dan pasos, no se comprometen. Con los que hablo parece que pensarán que lo que haya que hacer lo tienen que hacer otros, porque además no es algo que les vaya a tocar de cerca.

En cuanto a ir de observador a las reuniones del Pacto Antiyihadista, que es lo que hace Podemos, me parece de una miseria moral escandalosa; pero en estas cuestiones del terrorismo Podemos nos ofrece permanentemente esos mensajes equidistantes. Vemos al líder de Podemos, a Pablo Iglesias, hablar de un terrorista como Otegi como de ‘preso político’ y ‘héroe de la paz’; hemos visto a Otegi, condenado por intentar rehacer estructuras etarras pasearse como un héroe por Cataluña, con la gente haciéndose selfies, siendo como fue un miembro de la banda terrorista ETA: una banda terrorista que mató niños, mujeres, ancianos de forma vil y cobarde, también allí en Cataluña. Los que se hicieron los selfies ¿tendrían el valor de sentarse junto a los mutilados, las viudas, los huérfanos de las víctimas catalanas de la banda terrorista ETA? En fin, la política española tiene estos ejemplos poco edificantes; por supuesto, cuando hablas así, además, son ellos los que te inundan en las redes sociales con todo tipo de improperios.

(P): Sobre el papel que los Mossos realizaron durante los atentados de Cataluña y de la relación, en estos, con otros cuerpos policiales o de seguridad ¿Por qué la coordinación no fue tan efectiva? ¿Qué hay que modificar para que esto cambie?

(R): Los Mossos que respondieron a los ataques, en la calle, creo que hicieron un buen trabajo. Ahora aparecen todo tipo de analistas y periodistas diciendo que habría que haberlos detenido con vida. Se olvidan que portaban lo que parecían chalecos explosivos, pero estos periodistas -todos parecen expertos en tiro olímpico- se empeñan en decir que con un tiro en las piernas hubiese bastado.

No saben que existen dispositivos de accionamiento de los que se denominan ‘hombre muerto’, no saben que acertar con un arma corta a un blanco móvil es extremadamente complicado, pero son periodistas tertulianos que saben de todo, en la misma mañana hablan de macroeconomía y de manejo de armas.

Yo me quedo admirado, jamás pensé que un periodista (me dedico a este oficio 30 años) era un profesional con tantísimos y tan variados conocimientos. Ojo que en este país podemos pasar de tratar como héroes a aquellos policías a criminalizarlos sin ningún sonrojo, somos así.

Claro que fallaron otras cosas, no es posible pensar que no fallaron, no sería honrado. Ripoll es un municipio de unos nueve mil habitantes; con una comunidad musulmana de unos setecientos; en medio de esa comunidad se estructura durante meses y meses una célula en la que directamente aparecen 12 individuos vinculados pero con la misma pueden haber cinco o seis personas más y nadie se percató de nada.

Las alertas que vinieron de fuera no estimuló mínimamente ninguna perspicacia policial en algunos miembros del servicio de información de los Mossos, la policía de Bélgica otra vez funcionando por canales extraoficiales y sin ser eficientes ni eficaces. Hubo errores y el sistema falló… tenemos 16 muertos y más de un centenar de heridos.

Frente a la amenaza del terrorismo yihadista estamos todos

(P): La Comunidad Musulmana en Madrid se concentró en Sol para repulsar los atentados de Cataluña. Ahora le pregunto ¿Hasta qué punto es importante la colaboración con ellos para acabar con el terrorismo?

(R): El hecho de que me hables de ‘ellos’ ya supone una premisa fatal, frente a la amenaza del terrorismo yihadista no existe el ‘ellos’ y el ‘nosotros’, todos estamos concernidos por la amenaza. Es evidente que este terrorismo secuestra, intenta secuestrar, la fe de los musulmanes y en ese sentido creo sinceramente que el verdadero, honesto y correcto hecho religioso islámico es un aliado más en todo lo que hay que hacer contra estos asesinos.

El Terrorismo yihadista se conforma como una ideología que se desenvuelve desde unas determinadas corrientes, como la takfirí, que se auto-otorga la capacidad de decretar la apostasía contra otros musulmanes y así poder matarlos; de decretar fatwas, mandatos, para matar a los ‘kuffar’ (infieles). Más del 80 por ciento de las víctimas de esta ideología son musulmanes, así que frente a la amenaza del terrorismo yihadista existe sólo un ‘nosotros’, porque todos somos sus potenciales víctimas.

(P): Un titular del periódico El País expresa que 271 presos yihadistas tienen un seguimiento especial. Cuando ocurre un atentado y se captura a terroristas ¿Qué protocolo se sigue? ¿Qué ocurre con estos terroristas?

(R): Pues se sigue el protocolo establecido en la Ley, se le detiene porque existen indicios racionales de criminalidad, se somete la investigación y al individuo a la autoridad judicial que, en virtud de tales indicios, pruebas o elementos de inteligencia, decide sobre su ingreso o no en prisión con las medidas de seguridad que la autoridad establezca en cuanto a eventuales comunicaciones, por ejemplo.

Dentro de prisión se le observa, se le clasifica según su peligrosidad, y en función de lo establecido en los reglamentos penitenciarios se somete a un determinado régimen que puede ser el propio del FIES (Fichero de Internos de Especial Seguimiento) y se procura evitar umbrales de radicalización; pero se llega hasta donde se puede llegar.

(P): Se pensó incluso en aumentar el nivel de alerta de 4 a 5, pero finalmente se optó por el nivel 4 con medidas reforzadas ¿Qué se reforzó y por qué no se aumentó a 5? ¿Qué supondría esto?

(R): Con demasiada frecuencia escucho lo de elevar a nivel 5 la alerta antiterrorista y cuando a quien lo defiende le pregunto por qué lo haría, resulta que no sabe ni siquiera en qué consiste. Tan sólo dicen que así el ejército estaría en la calle. El nivel de Alerta 5 implica que existe, que se dispone, de información razonable respecto de un eventual e inminente ataque terrorista. El nivel trata de adelantar un estado tal que supone la movilización de recursos para evitar atentados.

Creo que las autoridades del Estado están actuando con criterios técnico-profesionales y quienes ayudan a conformar esas decisiones son nuestra Policía Nacional, nuestra Guardia Civil, nuestro Centro Nacional de Inteligencia y en este sentido hay que decir con claridad que estamos en buenas manos.

(P): Para ser imán en España no hay que acreditar ningún tipo de formación especial ¿Cómo es posible controlarlo?

(R): Es algo que afecta a las comunidades musulmanas, deberían hacerlo. En mi opinión creo que la iniciativa francesa de acordar con el Instituto de Formación de Imames de Marruecos la certificación del proceso formativo, que además allí se complementa con formación profesional y académica lo cual permite al futuro imam tener recursos formativos para desempeñarse profesionalmente es muy interesante.

(P): Respecto al atentado de Londres, medios comentan que la tragedia podría haber sido mucho mayor si el artefacto llega a estallar tal y como estaba planeado, algo que pasó también en Barcelona ¿Es más problemático que no controlen sus actos? ¿Por qué?

(R): Estamos ante terroristas que son captados, radicalizados, ideologizados, entrenados aquí. De lo que está pasando en Europa debemos estar muy atentos a los dinamizadores itinerantes que existen. Como no dispongamos de un mayor factor humano en operaciones de inteligencia antiterrorista nos vamos a encontrar con mas situaciones como la de Londres y Cataluña.

Autor

Jaime Pastor

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *