Carta desde El Salvador: un país partido en dos

El sábado 8 de marzo viajé a Centroamérica para una estancia de más de un mes: me trae aquí un curso de postgrado sobre integración en la UCA de El Salvador (Universidad Centro Americana)  y un encuentro presencial de la “Maestría regional en integración centroamericana”, que tendrá lugar en los próximos días en la UCA de Managua.

Volver a la UCA, en este caso de El Salvador, es como volver a casa: estamos entre amigos/as; nos quieren; y nosotros a ellos/as. Además de la representación permanente de la Fundación ETEA, se encuentran aquí Jaime Loring y Manuel Delgado impartiendo clases de postgrado y Francis Santos en misión de la Fundación. Y habría también que contar la presencia de Vicente González como asesor principal del Fondo España-SICA. Sigue vigente, pues, en nuestra Universidad Loyola Andalucía la tradicional dimensión transoceánica.

Elecciones presidenciales de El Salvador

Al día siguiente de mi llegada, el domingo 9 de marzo, tenía lugar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales; en la primera vuelta, aunque ganó el FMLN, partido del presidente cesante Mauricio Funes, no obtuvo la mayoría suficiente, a pesar de aventajar en 10 puntos a su rival de ARENA, el partido de la derecha. En esta segunda vuelta había que elegir entre los candidatos de esos dos partidos, los más votados en la primera.

En la mañana de ese domingo, Manuel Delgado y yo nos acercamos a un colegio electoral cercano para captar el ambiente. Todo muy pacífico, más bien festivo y con mucha animación; con mucha presencia de simpatizantes y observadores de ambos lados.

Por la tarde noche seguimos con mucha expectación el recuento de los votos que, como muchos sabrán, resultó sumamente igualado, ajustadísimo. El título de este pequeño comunicado hace precisamente referencia al resultado. El FMLN ganó por 22 centésimas: 50,11% frente a 49,89% para el candidato de ARENA.

Análisis de los resultados electorales

Pero mientras escribo, ha transcurrido una semana y aún no ha sido proclamado oficialmente el vencedor; ha habido un nuevo recuento exhaustivo de las actas; la derecha (ARENA) –perdedora por muy poco- no acepta el veredicto del Tribunal Supremo Electoral; el país está con el alma en vilo para ver qué pasa al final. Incluso ARENA ha interpuesto un recurso ante la Corte Suprema de Justicia (el T. Constitucional de aquí) y pretende que se vuelvan a contar todas las papeletas, “voto a voto”… Por ahora los disturbios en la calle han sido menores.

¿Por qué ha sido tan estrecho el margen? Hay opiniones para todos los gustos. Como indicaba más arriba, en la primera vuelta el FMLN obtuvo una victoria holgada, aunque sin alcanzar la necesaria mayoría absoluta; quizá sus líderes se confiaron e hicieron una floja campaña para la segunda vuelta.

Exactamente lo contrario de lo que ocurrió a ARENA, el partido que viene de estar 5 años en la oposición, tras 20 años en el poder. Su maquinaria se movilizó, “se pusieron las pilas” e hicieron una campaña muy agresiva, enarbolando el argumentario del miedo al “contagio venezolano”, financiando masivamente la regularización de los DNI para que la gente acudiera a votar etc.

“Se abrió la manzana, en dos partes iguales de distintos colores, los de siempre …como antes de la guerra”. Así calificaba más o menos Jesús Sariego -provincial jesuita hasta hace unos de días- la situación resultante de las elecciones.

Me hago una reflexión: en este país sin clases medias, los resultados (algo menos de un millón y medio de votos para cada uno de los dos grandes partidos, el FMLN y ARENA) indican que muchísimos pobres votaron a la derecha. ¿Buscan seguridad en un país agitado por la violencia? ¿Temen la irrupción de un chavismo a la salvadoreña? ¿Están fidelizados por “los patronos”? ¿Siguen abiertas las heridas de la guerra, y no perdonan al Frente y a su cabeza de lista haber sido guerrilleros?

Quizá cuando lean esto el dilema ya esté resuelto. En todo caso, la gente de este querido país, sumamente desigual, el más pequeño de Centroamérica, necesita un buen gobierno, tanto como el aire que respira.

Un saludo cordial

José J. Romero Rodríguez SJ

Autor

Jose Juan Romero SJ

Sacerdote jesuita, doctor ingeniero agrónomo y profesor emérito de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3