Noticias

Sevilla

Córdoba

Carmen Aguado León es estudiante de la Universidad Loyola y coordinadora del proyecto 'Creando Vínculos'.

Carmen Aguado León: «El voluntariado me ayuda a poner mis conocimiento y habilidades al servicio de los demás»

Carmen Aguado León es estudiante del Doble Grado en ADE y Derecho en la Universidad Loyola. Su compromiso con los demás le ha llevado a participar en numerosas actividades con Loyola SED. Gracias a esto, actualmente coordina el proyecto ‘Creando Vínculos’ «un proyecto que nace con vocación de educar de una manera original, divertida y saludable a los niños del Polígono Sur» explica Carmen. Junto a dos compañeros se han presentado a los VIII Premios al Voluntariado Universitario de la Fundación Mutua Madrileña con este vídeo.

Pregunta: Para quien no lo conozca ¿De qué trata el proyecto ‘Creando Vínculos’?

Respuesta: ‘Creando Vínculos’ es un proyecto que nace con vocación de educar de una manera original, divertida y saludable a los niños del Polígono Sur. Se basa en la educación no formal, mediante el apoyo escolar impartido por jóvenes universitarios y juegos colaborativos, respaldados siempre por las hermanas de Jesús María que viven en el barrio.

P: ¿Por qué un proyecto como ‘Creando Vínculos’ es importante para el Polígono Sur, por un lado, y para la sociedad en general?

R: Que sea importante para el Polígono Sur ya hace que sea importante para la sociedad. Este barrio está como ‘vetado’ por el resto de la sociedad sevillana. Los niños que se educan por sus calles se sienten amenazados por la gente que no es del barrio, sienten que los desplazan, les hace sentir inferiores. ‘Creando Vínculos’ es una oportunidad para mostrarle a todos estos niños, que son el futuro del barrio, que no se tienen por qué sentir apartados, que son parte y futuro de la sociedad Sevillana.

«Creando Vínculos es una oportunidad para mostrarle a todos los niños del Polígono Sur que son el futuro del barrio»

P: ¿Cuál es vuestro papel en el Polígono Sur? ¿Qué hacéis allí?

R: Los universitarios que trabajamos en los proyectos de Jesús María brindamos apoyo escolar a niños desde 1º a 6º de primaria. Todas las tardes, además de una tarde en semana, jugamos con ellos con dinámicas que impliquen el trabajo en equipo, la participación y el respeto.

P: ¿Cómo surge la idea de presentaros a estos premios?

R: Surgió gracias a Alberto, coordinador de los proyectos de Jesús María, y a las hermanas que lo llevan. La Fundación Mutua Madrileña se puso en contacto con ellos y pensaron que sería una gran idea que nos presentáramos. Lo comentamos con Juan, coordinador de Loyola SED, que nos ayudó a presentar toda la información y nos convenció de la viabilidad y necesidad de este proyecto. Presentarnos a los premios Fundación Mutua Madrileña al Voluntariado sería una forma magnífica de conseguir fondos para este impresionante proyecto.

P: ¿En qué os ayuda la formación y los valores de la Universidad Loyola?

R: Sin duda, como estudiante de una Universidad de la Compañía de Jesús, siempre he tenido muy presente la frase ‘En todo Amar y Servir’ y la que San Ignacio le dijo a San Francisco Javier “de que te sirve ganar el mundo si te pierdes a ti mismo”.  Son dos lemas que intento vivir todos los días. El voluntariado me ayuda a ello, porque no lo veo como un tiempo en el que hago una actividad, sino un tiempo en el que intento conocer una realidad, empatizar en ella y poner todo mis conocimiento y habilidades al servicio de los demás.

«El voluntariado me ayuda a poner mis conocimiento y habilidades al servicio de los demás»

P: ¿Qué le dirías a una persona que quiera darse a los demás?

R: Que no se plantee si quiere hacer un voluntariado o no, que se plantee qué quiere hacer en su vida, cómo quiere vivir, y si en ese parámetro entra empatizar con su entorno más lejano. Si la respuesta es que sí, que acuda a Loyola SED, porque es donde mejor le pueden asesorar para hacer voluntariado. También actúe en coherencia con ese sentimiento de querer ver más allá, de querer ayudar y comprender a las personas de su alrededor.

P: ¿Hay alguna historia que te haya impactado o quieras destacar de tu experiencia en el Polígono Sur?

R: Creo que la que más me ha impresionado fue la de mi primera semana en el voluntariado. Fue en verano, estaba sola en Sevilla haciendo unas prácticas y me ofrecieron ir por las tardes. El primer día fui con mi coche, yo sola, perdida, y bajé corriendo. Nunca había entrado en este barrio, y llevaba pasando por ellas 4 años todos los días para ir a la Universidad.

Encontré un grupo de voluntarios encantador, que me acogieron con los brazos abiertos. También me encontré con unos niños que en seguida cogieron confianza conmigo. Lo único que querían era jugar y me despedían diciéndome ¿Mañana vendrás no?

Al final de esa semana, las hermanas nos regalaron una foto con los niños con la frase del cuento ‘El Principito’ que era ‘lo esencial es invisible a los ojos’. Yo estaba haciendo unas prácticas de empresa muy deseadas en una importante entidad financiera a apenas un kilómetro de allí. Me di cuenta de que mi momento más feliz del día era cuando jugaba con ellos, y entendí cuánta razón tenía esa frase.

«Loyola SED nos permite conocernos mejor a nosotros mismos en una etapa de tantos cambios, retos y frustraciones como es la universitaria»

P: Háblame del SED y del papel que tiene dentro de la Universidad Loyola.

R: Loyola SED permite a los estudiantes de la Universidad Loyola informarse sobre distintas oportunidades de voluntariado, además de hacer un acompañamiento espiritual guiado, ejercicios espirituales, foros, mesas redondas, escuela de silencio… Todo esto ayuda y facilita el discernimiento que tanta falta nos hace en esta etapa de nuestra vida.

Recomendaría mucho a todos los estudiantes que se pusieran en contacto con Juan, José María sj y Oscar sj, tanto si son creyentes como si no. Estoy segura de que le podrán ofrecer distintas actividades que les brindarán una maravillosa oportunidad para conocerse a sí mismos mejor en una etapa de tantos cambios, retos y frustraciones como es la universitaria.

P: ¿Qué voluntariados has hecho con Loyola SED y por qué recomendarías hacerlo a otros Compañeros?

R: He hecho principalmente dos voluntariados: el actual, con la Tarde Colorá con Jesús María, enmarcado en el proyecto Creando Vínculos; y hace tres años otro en Cáritas, en la parroquia de la Hermandad de la Paz, atendiendo y acompañando a personas sin Hogar, llamado Proyecto Lázaro.

Recomendaría hacer un voluntariado porque la vida de la Universidad muchas veces nos hace perder el punto de referencia. Es todo tan rápido y ajetreado, que nos creemos que eso es la vida. En parte nos insensibilizamos, y como futuros profesionales y líderes que estamos llamados a ser de este mundo, debemos tener los ojos bien abiertos a todas las realidades que nos rodean. Y lo tenemos que hacer, no para meramente observarlas, sino para involucrarnos en ellas, y eso es lo que nos permite el voluntariado.

Autor

Jaime Pastor

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *