Noticias

Sevilla

Córdoba

Cadenas de suministro flexibles y resilientes en tiempos de crisis

En el contexto de esta crisis de salud pública, estamos siendo partícipes de dos importantes cuestiones que tienen que ver con el área de investigación de logística y cadenas de suministro. La primera se relaciona con la distribución deficitaria de  material sanitario de atención a los pacientes de coronavirus en los hospitales (principalmente respiradores) y de material sanitario preventivo (mascarillas, geles desinfectantes, guantes etc.) [1] La segunda es la cuestión de la distribución alimentaria, que ocasiona déficits de algunos productos en los supermercados  como se ha visto en ciertos momentos en ciudades españolas y europeas [2].

A continuación se enumeran algunos  factores vinculados a estos límites, planteando algunas hipótesis de trabajo que puedan servir para próximas investigaciones que profundicen en un tema tan esencial como este, vinculando  el ámbito de investigación y universitario con las instituciones gubernamentales  de una forma coordinada y eficaz a nivel nacional.

En el ámbito de la salud, se han puesto en evidencias importantes desafíos en las cadenas de suministros para la distribución de los equipos médicos requeridos a nivel nacional. El Gobierno central  ha realizado contratos con ciertas empresas nacionales dedicadas a la producción de materiales quirúrgicos, para asegurar el abastecimiento. Este ha sido el caso de empresas como Diseños NT, antes principal proveedor del Servicio Andaluz de Salud (SAS) [3]. No obstante, se presentan aún como  provisiones insuficientes respecto a la demanda de estos equipos. Se pueden enumerar entre otros, los siguientes factores causantes: escasa planificación  relativa al incremento de la demanda de estos equipos desde el inicio de la crisis en China;una producción insuficiente  en el tejido productivo nacional español; una red de  proveedores poco diversificada y centrada en el ámbito internacional, lo cual genera una excesiva dependencia; escasa coordinación a nivel europeo para el correcto funcionamiento de la cadena de suministro entre los estados miembros, entre otros factores. El hecho de que haya tenido que intervenirse desde la Comisión Europea, para que Francia o Alemania vendan materiales a otros países de la Unión, y que finalmente sea China la que bilateralmente esté exportando  estos equipos a España o Italia, pone en evidencia estos desafíos [4].

En el ámbito alimentario, vemos la respuesta de compañías como Mercadona,  principal compañía de distribución en España, que ha garantizado el abastecimiento; como también lo ha hecho, la Asociación Nacional de Grandes Superficies (Anged), que ha  asegurado el buen funcionamiento de la cadena de suministro y de la logística, junto con  la especialista en distribución AECOC (Asociación Española de Codificación Comercial fabricantes y distribuidores) [5]. Esto incluye a compañías con una gran diversificación de proveedores y un tejido vinculado a la industria agroalimentaria nacional, lo cual es clave en estos momentos.

Este contexto nos hace darnos cuenta de la importancia de establecer cadenas de suministros resilientes,  flexibles y con capacidad de planificación, de forma que puedan dar una respuesta efectiva en  picos de demanda en momentos de crisis. Cuando consideramos el área de «logística sostenible y cadena de suministro», necesitamos considerar no sólo  un sistema que opere de la forma menos dañina posible para  el medio ambiente, sino que  sea útil para la comunidad en diferentes contextos, sin seguir únicamente  razones económicas. Tener una capacidad de planificación y prevención de posibles crisis y mantener listados de proveedores alternativos, se muestra vital en estas circunstancias. Es necesario reflexionar también sobre cómo promover en el consumidor hábitos adecuados individual y colectivamente. Esto incluye en estos momentos evitar las compras compulsivas  y excesivas, y ser conscientes del privilegio que es contar con un sistema de distribución alimentario español en general de gran eficiencia y calidad. Hay que decir también que la reducción de salidas a centros comerciales, y el hecho de realizar operaciones de compra más puntuales y “lógicas”, está produciendo paradójicamente, impactos positivos sobre nuestro medio ambiente.

Colaboración de Violeta Doval Hernández, Doctora en Gobierno y Administración Pública

Referencias

[1] https://elpais.com/sociedad/2020-03-12/la-falta-de-mascarillas-y-respiradores-pone-en-tension-a-los-hospitales-espanoles.html

[2] https://www.lasprovincias.es/economia/supermercados-vacios-valencia-coronavirus-20200313114340-nt.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

[3] https://www.eldiario.es/andalucia/jaen/empresa-jienense-fabrica-mascarillas-coronavirus_0_1005100342.html

[4] https://www.heraldo.es/noticias/economia/2020/03/20/coronavirus-comision-europea-pide-paises-reorienten-industria-a-equipos-medicos-1364943.html

[5] https://www.lavanguardia.com/economia/20200310/474079180065/mercadona-compra-coronavirus-desabastecimiento-falta-producto-emergencia-madrid.html

Autor

Morteza Yazdani

Morteza Yazdani actualmente desempeña su labor docente y de investigación como Profesor Ayudante Doctor en el Departamento de Gestion empresarial y grupo de Investigacion, MkForSociety de la Universidad Loyola. Su ámbito de investigación es principalmente en las áreas de desarrollo sostenible, teorías de toma de decisiones y gestión de cadenas de suministro. Ha publicado en diversas revistas científicas como "International Journal of Production Research", "Expert systems with applications", entre otras. Es también editor de dos revistas indexadas en "Web of Science".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *