Business Angels: el capital inteligente

Antes del verano presentamos en la Universidad Loyola Andalucía el proyecto Founder Institute Andalucía, la mayor aceleradora de proyectos incipientes de base tecnológica del mundo. Founder Institute tiene dos pilares, impulsar el crecimiento de los proyectos y ayudarles a obtener financiación. Durante la promoción del programa, que comienza en noviembre, hemos realizado diferentes actos y hemos contactado con muchos emprendedores.

En este proceso de promoción, nos hemos encontrado cómo la mayoría de los emprendedores conocían a los ‘Business Angels’, pero el conocimiento era muy superficial. ¿Qué son? ¿Cómo invierten? ¿En qué invierten? ¿Dónde los podemos encontrar? ¿Cómo hay que presentarles el proyecto? Es fundamental que conozcamos muy bien todas estas cuestiones para acudir con solvencia a este tipo de financiación.

Los ‘Business Angels’ (BA) son inversores privados, empresarios, directivos, emprendedores de éxito, que invierten en proyectos en sus primeras etapas de vida. A diferencia de la financiación bancaria, dónde se presta el dinero con un compromiso de devolución y generalmente avalado con garantías personales, los BA financian proyectos a través de la compra de participaciones en el capital con la intención de venderlas posteriormente por un importe muy superior, asumiendo un riesgo mucho mayor ya que la única garantía es el éxito empresarial.

Pero no sólo aportan capital sino que complementan aportando también conocimiento y experiencia, confianza y contactos, por ello se le llama ‘capital inteligente’.

Proyectos tecnológicos

Los BA se han concentrado fundamentalmente en proyectos tecnológicos, aunque cada vez más trabajan en otros sectores económicos. Pero ¿qué características mínimas debe tener un proyecto para que sea financiable por un ‘business angel’? Fundamentalmente tiene que cumplir que el proyecto debe dirigirse a un mercado grande y creciente; que resuelva un problema o necesidad de un cliente real, que esté dispuesto a pagar por ello; que el producto o la solución aporte una ventaja competitiva sostenible; que sea escalable o sea que tengan un potencial de crecimiento y que sean capaces de hacer crecer los beneficios sin reinvertir en infraestructuras al mismo nivel que aumentan los ingresos.

Es muy importante que el proyecto cuente con un equipo fuerte y equilibrado entre perfiles de negocio y técnicos, que aporte sus primeras cifras de negocio, ingresos, clientes…

La figura del ‘Business Angels’ es cada vez más conocida por lo que cada vez son más identificables, a través de internet y las redes sociales son fácilmente localizables. El contacto suele hacerse a nivel individual, a través de redes, plataformas de crowdfunding de inversión, y aceleradoras de empresas. El contacto individual es el más difícil, siendo más fácil el acceso a través de redes, plataformas de crowdfunding de inversión y aceleradoras de empresas.

Las redes agrupan muchos de los inversores privados, estas redes se encargan de buscar proyectos, filtrarlos y remitirlos a los inversores según sus intereses para su evaluación. Muchas de estas redes organizan foros de inversión para presentar los proyectos ante sus inversores. Actualmente hay un buen número de redes destacando ESADE BAN, Keiretsu Forum, BANC, etcétera.

Las aceleradoras de empresas son otra vía muy efectiva de conseguir inversión. La aceleradora trabaja para impulsar un crecimiento rápido de los proyectos en un periodo de tiempo entre 4 y 12 meses y facilitarle acceso a financiación. Las más prestigiosas cuentan con la confianza de los principales inversores, de hecho suelen participar en el proceso de aceleración.

Por ejemplo, en Founder Institue contamos con un grupo de mentores que tutelan los proyectos que tienen que cumplir dos requisitos; ser emprendedores de éxito y haber captado inversión para sus proyectos. La mayoría de nuestros mentores además son inversores privados. Cualquier proyecto que se gradúe en Founder tendrá acceso a los principales inversores y redes de inversión de nuestro país.

El mundo de los inversores privados es una vía de financiación muy factible si sabemos cómo funciona. De hecho, aunque parezca mentira, todos los especialistas mencionan que hay más dinero que proyectos invertibles.

Si tienes un proyecto que cumple las condiciones, puede ser una buena opción.

Autor

Esteban Almirón

Emprender comparte muchas similitudes con saltar en paracaídas. Ambas actividades son retadoras, requieren preparación y una ejecución casi perfecta. En ambas hay incertidumbre y mucho riesgo, pero ambas te recompensan con una sensación vital de realización y libertad. Desde 'El Salto', Esteban Almirón, director del Servicio de Empleabilidad y Emprendimiento de la Universidad Loyola Andalucía, analizará la actualidad del emprendimiento y los emprendedores. ¿Saltas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *