Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

Bancos centrales y Comunicación

La noticia de que Janet Yellen ocupará finalmente la presidencia de la Reserva Federal estadounidense, confirmada durante la última asamblea del FMI, ha levantado un par de consensos nada desdeñables. Ni su nombre ha despertado mucho “ruido” opositor, en todo caso algún gruñido republicano; ni el coro de bienvenida ha desafinado la letanía: “por favor Janet, ¡¡¡arregla la  Comunicación!!!”.

Entre las numerosas interpretaciones de este último asunto, elijamos las de dos personas cercanas –una a la propia Yellen, otra al centro de los acontecimientos-, españoles ambos y capaces de explicarse con  bastante claridad. Me refiero a David López Salido, director adjunto de Asuntos Monetarios de la Reserva Federal –además de cordobés y antiguo alumno de ETEA– y José Viñals, director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales del FMI, y otrora subgobernador del Banco de España.

Para ambos, en efecto, la política de Comunicación es clave. López Salido la identifica como una de las prioridades de la nueva presidenta y Viñals la reclama como una de las necesidades del nuevo mandato. Se trata de que la Fed (como coloquialmente se conoce a la Reserva Federal estadounidense) envíe mensajes claros y directos. Y actúe en consecuencia.

Nada nuevo bajo el sol. La Comunicación, con mayúsculas, es algo que se sabe extraordinariamente estratégica. En este caso, de forma absoluta para lo que se conoce como los mercados, ese ente cuya naturaleza condiciona cualquier manera de interpretar la vida cotidiana, y que piden, exigen más bien, que las normas del juego sean estables y, hasta cierto punto, predecibles.

Mario Draghi, presidente del BCE, célebre y fiable por sus mensajes –es decir, creíble- ya anticipó a principios de agosto que una de las preocupaciones más relevantes de la institución es desarrollar una política de Comunicación “inteligente”. En palabras simples: contar lo que se decide; explicar porqué se decide y ejecutar lo que se decide. Transparencia; Didáctica y Coherencia.

En los últimos meses, la incertidumbre sobre la evolución de las políticas monetarias y los efectos de los acontecimientos –electorales y de gobernanza- en las políticas económicas  de países de diversa naturaleza, ha vuelto a poner en primer plano el valor de la Comunicación. Por supuesto, de la buena Comunicación, cuestión que trasciende mucho más allá de formas y herramientas, y que tiene que ver con fundamentos y principios.

Por ello, cuando hace unos días en Sevilla, en el Foro Antares, el ministro De Guindos recordó que “es muy importante en economía ser predecible y muy transparente” –nunca es tarde si la dicha es buena podría añadirse en el decepcionante caso español- regresó el eco de la llamada a Yellen, rogándole que comunique bien. Algo en lo que, por fortuna, es una reconocida especialista y puede ayudar dando ejemplo. De los bancos centrales, y así es, dependen demasiadas cosas importantes y hasta casi decisivas.

Autor

Francisco José Bocero de la Rosa

Periodista. 29 años de trayectoria profesional. Periodismo económico. Prensa, revistas, radio y alguna experiencia en TV. Comunicación estratégica. Organizaciones empresariales y Corporaciones de Derecho Público. Empresas y entidades financieras. Universidad. Nuevos modelos de comunicación. Análisis. Aprendizaje constante. Director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

Existe una enorme diferencia entre la comunicación interpersonal individual y una comunicación pública.

El teatro de la comunicación

Existe una enorme diferencia entre la comunicación interpersonal individual y una comunicación pública. De ahí que personas con buenas habilidades sociales e, incluso, comunicativas, se sienten incómodas al enfrentarse a un público. Leer más →