Noticias

Sevilla

Córdoba

Loyola representada por primera vez en Jessup 2021, competición de simulación de juicio más importante a nivel internacional

Un grupo de estudiantes del grado de Derecho de Loyola está participando en The Philip C. Jessup International Law Moot Court Competition, la simulación de un juicio más grande del mundo organizada anualmente  por ILSA, la Asociación de  Estudiantes de Derecho Internacional (International Law Students Association). El Concurso es una simulación de una disputa ficticia entre países ante la Corte Internacional de Justicia, el órgano judicial de las Naciones Unidas y participan más de 700 facultades de derecho de 100 países distintos. La COVID-19 también ha impuesto modificaciones en el certamen ya que no pueda celebrarse presencialmente pero sí en forma virtual.

Un equipo que destaca por su expediente académico

Los equipos preparan alegatos orales y escritos argumentando las posiciones del caso tanto del solicitante como del demandado. Este tipo de actividad innovadora permite profundizar en la materia de Derecho de una forma práctica y real. 

El grupo de participantes de Loyola está integrado por 5 alumnos del último año de Derecho aunque el certamen también está abierto a la participación de alumnos de carreras afines como Relaciones Internacionales. Javier Abreu, Paloma Ballesteros, Marta Baranda, Rocío Muñoz y Javier Tordesillas son los estudiantes que componen el equipo de Loyola y han sido seleccionados en base a dos criterios: su expediente académico y su nivel de idiomas. Este último punto es fundamental puesto que los escritos y defensas orales tienen que hacerse en inglés. Todos los equipos cuentan con dos coaches que les guían y orientan durante el desarrollo del certamen. En el caso de Loyola son las profesoras Isabel Maravall y Carmen García las que acompañan y asesoran a los estudiantes.

Profundizar en la materia a través de la práctica

El alumnado está en la actualidad redactando los Memorials y se reúnen semanalmente con sus tutoras, que aportan observaciones y comentarios sobre los que tienen que profundizar. También analizan problemas y debates actuales en Derecho Internacional que surgen a raíz del caso. Isabel Maravall explica que «es un trabajo muy estimulante puesto que, además de profundizar sobre las cuestiones, se percibe que el Derecho Internacional es muy interpretable, que no está formado por categorías fijas y que es fluido. En este sentido, esta actividad permite profundizar en esta materia muchísimo y ahondar también en problemáticas de actualidad que nos afectan de forma global».

Sobre la actitud de los alumnos elegidos destaca el enorme esfuerzo que están haciendo para llegar a los plazos establecidos por el certamen pero añade que «lo están disfrutando puesto que son muy despiertos e inteligentes y tienen mucha curiosidad por los temas tratados».

Universidades de todo el mundo en un torneo de derecho internacional

Paloma Ballesteros, alumna de Derecho seleccionada para esta iniciativa explica que «estamos dando lo mejor de nosotros mismos y me hace sentir cada día más orgullosa, un sentimiento que permanecerá independientemente de nuestra posición final en la competición. Esta siendo una nueva experiencia y creo firmemente que me está permitiendo desarrollarme tanto personal como profesionalmente, no puedo estar más agradecida a la Universidad por contar conmigo para este proyecto y por el apoyo que estamos recibiendo». Para Rocío Muñoz, alumna también implicada en el proyecto, «es una oportunidad para formarnos, para mejorar y quizás incluso para hacernos un huequito en el mundo profesional».

«En todo desafío hay una oportunidad, y la oportunidad que me ha dado la Universidad Loyola me está sirviendo para crecer como alumno y como persona».

 

Otra de las estudiantes, Marta Baranda, añade que «participar en el Jessup Moot Court Competition 20/21 me está ayudando a comprender mejor las dinámicas internacionales y lo complejo de este campo. Es apasionante ver cómo se fusiona el derecho que afecta a los estados y las vidas de las personas en ellos. El caso propuesto este año es bastante completo, y toca temas muy actuales e interesantes».

Javier Tordesillas, también alumno, explica que «una experiencia como el JESSUP es increíble en todos los niveles. Permite poner a prueba los conocimientos en materia de derecho internacional, desarrollas habilidades como el trabajo en equipo y bajo presión y el trabajo en una lengua que, habitualmente no suele ser la lengua materna. Este año la competición cuenta con el aliciente de que todos los equipos nacionales van a participar en las rondas internacionales. Así que ya puede uno imaginarse lo que siente solamente al pensar que vas a enfrentarte con universidades de todo el mundo en un torneo de derecho internacional».

Asimismo, para el también alumno Javier Abreu «es un nuevo desafío cuya complejidad no solo estriba en la resolución del caso, sino también en el idioma que se está realizando, el inglés jurídico. Pero en todo desafío hay una oportunidad, y la oportunidad que me ha dado la Universidad Loyola me está sirviendo para crecer como alumno y como persona».

Fomentar el aprendizaje de manera exponencial

Paloma Ballesteros añade que «tras cinco años en la carrera, tengo claro que este tipo de actividades prácticas fomentan el aprendizaje de manera exponencial. Sin duda, no es lo mismo estudiar leyes, tratados internacionales,… de manera teórica que ponerlo en práctica. Día a día, estamos trabajando de manera coordinada entre nosotros y todos coincidimos en la percepción de que estamos desarrollando habilidades, sobre todo de team-building, que de otra forma no podríamos haber adquirido».

Javier Abreu resalta que «la calidad humana de mis compañeros está siendo indispensable para el buen desarrollo de la resolución del caso». Por su lado Rocío Muñoz cree «que es una excelente oportunidad para hacernos valer no sólo personalmente, como estudiantes, sino también como universidad. Además, estar en contacto con un despacho como Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, y que puedan ver nuestro trabajo  también es muy emocionante».

«El JESSUP nos está formando muchísimo a nivel práctico y nos está sirviendo para complementar la formación recibida en el grado»

El torneo también permite al alumnado adentrarse de lleno en el mundo internacional así lo destaca Javier Tordesillas «si bien es cierto que durante el grado hemos tenido la oportunidad de conocer esta rama del derecho, el JESSUP te exige aplicar todos tus conocimientos a un caso práctico bastante complicado en el que no es suficiente con lo estudiado en clase. Cada semana tenemos que encontrar y trabajar con nuevos tratados, convenciones, artículos académicos y jurisprudencia que sean de aplicación al caso. En resumidas cuentas, el JESSUP nos está formando muchísimo a nivel práctico y nos está sirviendo para complementar la formación recibida en el grado».

Marta Baranda cree que esta experiencia «es una oportunidad increíble. No solo por tener el placer de aprender de temas tan relevantes para el derecho internacional como es la privación arbitraria de la vida o el uso de la fuerza, sino por poder trabajar con todo el equipo y aprender los unos de los otros. Hemos tenido la suerte de conocernos todos previamente, y el ambiente de trabajo y compañerismo ayuda mucho a la hora de producir un trabajo de calidad».

Una investigación exhaustiva

Participar en esta iniciativa supone un gran esfuerzo para los estudiantes, que tienen que compaginar sus estudios de grado con las exigencias y cumpliendo de plazos del concurso. Paloma explica que lo más complicado está siendo «la gran tarea de investigación y redacción en inglés que requiere la elaboración de los Memorials (la demanda y la contrademanda) que está siendo un reto bastante interesante, tenemos que analizar mucha legislación, jurisprudencia y textos académicos. Si algo hemos mejorado es en la eficiencia y coordinación en el trabajo que se nos ha exigido desde el minuto uno».

«Hemos tenido acceso en estas semanas a bases de datos muy reconocidas y aprender a usarlas ha sido también todo un reto; al igual que redactar en un idioma que no es el nuestro»

Rocío Muñoz también coincide en que «lo más complicado de esta actividad ha sido, en primer lugar, la primera toma de contacto con un tipo de investigación super exhaustiva y un formato de redacción jurídica con las que no estábamos en absoluto familiarizados. Hemos tenido acceso en estas semanas a bases de datos muy reconocidas y aprender a usarlas ha sido también todo un reto; al igual que redactar en un idioma que no es el nuestro, con tecnicismos jurídicos y con razonamientos que van mucho más allá de todo lo que se nos ha exigido hasta ahora en la carrera de Derecho».

Javier Tordesilla cree que lo más complicado o complejo de la activad dependerá del bagaje personal de cada uno «a mí personalmente lo que más me está costando es pensar en inglés. Si bien es cierto que todos los miembros del equipo tenemos un buen nivel de inglés, tato oral como escrito, el JESSUP te obliga a cambiar el chip: a buscar los documentos en inglés, a redactar jurídicamente en inglés y, en definitiva, a ordenar tus ideas en inglés. Además, como ya expuse con anterioridad, siento que la presión es grande. Estamos representando a la Universidad y eso es una gran responsabilidad».

Marta Baranda explica que «más allá del trabajo de investigación que hemos llevado a cabo, hemos aprendido a articular un documento legal en inglés, a presentar las ideas de forma clara y convincente incluso cuando no es tu opinión. A nivel profesional, creo que esta experiencia nos ha aportado mucho y continuará haciéndolo en las rondas orales».

Javier Abreu añade que «lo más complicado ha sido encontrar la jurisprudencia adecuada a la resolución del caso práctico y adaptarse al inglés legal, pero tanto la ayuda de los tutores como la base de datos que nos han proporcionado han sido indispensables para encontrar argumentos sólidos para defender las posiciones de ambas partes del litigio».

El papel imprescindible de las tutoras

En todo este proceso es imprescindible la orientación y el consejo de las tutoras, Carmen García e Isabel Maravell, labor que reconocen y agradecen todos los alumnos y alumnas. Paloma Ballesteros afirma que «si una cosa tengo clara es que, sin ellas, este proyecto no funcionaría de la misma manera, su esfuerzo y su trabajo son indispensables para nosotros, y son un gran modelo a seguir».

«En este tipo de competiciones en las que se trabaja constantemente bajo presión, lo que más se agradece es que tu «guía» sepa escucharte, atienda a tus dudas y esté ahí cuando lo necesites»

Así lo afirma también Javier Tordesillas  «nuestras tutoras son espectaculares. Tanto Isabel como Carmen llevan haciendo un trabajo impresionante desde que comenzamos en esta aventura. Nos ayudan semanalmente con documentos, las correcciones son muy exhaustivas, siempre en búsqueda de la perfección y, lo más importante, son muy comprensivas y siempre nos escuchan. En este tipo de competiciones en las que se trabaja constantemente bajo presión, lo que más se agradece es que tu «guía» sepa escucharte, atienda a tus dudas y esté ahí cuando lo necesites».

Marta Baranda afirma que «sin ellas enfrentarnos al caso habría sido mucho más complicado y desde luego caótico. Ellas nos han ayudado en todo momento a poner en orden las ideas, a marcar un ritmo de trabajo y a mejorar nuestras entregas».

Rocío coincide con sus compañeros en que «el trabajo de Carmen e Isabel ha sido fundamental, pues nos han mandado guías todas las semanas para orientarnos en nuestro trabajo, así como correcciones». También para Javier Abreu «merecen una mención especial ya que cada semana tenemos una reunión donde nos felicitan por el trabajo realizado y nos señalan los fallos que tenemos que resolver y evitar en el futuro, señalándonos las pautas que debemos seguir y realizándose una crítica pura y exclusivamente constructiva».

 

Autor

Nuria López

Periodista del Servicio de Comunicación, RR.II. y Marketing de la Universidad Loyola. nlopez@uloyola.es Twitter: @Nurialsanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *