Blogs Temáticos

El apalancamiento financiero o la venganza de Don Mendo

Por el 26 septiembre 2016
El apalancamiento financiero en la empresa
Pie de foto +

No importa que el auditorio esté compuesto de estudiantes o de financieros experimentados, una vez recordado que el apalancamiento fianciero es el uso de endeudamiento para financiar una inversión, surge la eterna cuestión: ¿cuánto apalancamiento es conveniente?

Y es que este concepto, tan aparentemente inocente, esconde tanta complejidad y sufrimiento, como Pedro Muñoz Seca le atribuye al juego de las siete y media en La venganza de Don Mendo:


“Es que tu inocencia ignora

que a más de una hora, señora,

las siete y media es un juego.

– ¿Un juego?

– Y un juego vil

que no hay que jugarlo a ciegas,

pues juegas cien veces, mil,

y de las mil, ves febril

que o te pasas o no llegas.

Y el no llegar da dolor,

pues indica que mal tasas

y eres del otro deudor”.

El sesgo a favor del apalancamiento financiero

El sesgo a favor del apalancamiento en la empresa se produce por ser el coste de la deuda inferior al de los recursos propios y ser fiscalmente deducibles sus gastos financieros. Además, el endeudamiento no afecta al control de la empresa, aumenta la rentabilidad del accionista y en determinadas circunstancias, como las actuales, conseguirlo es más fácil.

La rentabilidad financiera depende de las siguientes variables:

Las variables de la rentabilidad financiera de una empresa

  1. Rentabilidad del negocio (o económica – rf). Cuanto más rentable es la actividad de la empresa, más rentable es la rentabilidad para el propietario.
  2. Endeudamiento (la relación entre recursos ajenos y propios – RA/RP). Al aumentar, incrementa la rentabilidad financiera siempre que la rentabilidad económica (re) sea superior al tipo de interés (i).
  3. Coste de los recursos ajenos (i). La rentabilidad bajará cuando sube el coste y toda la relación está bonificada por el escudo fiscal (1-t), tipo efectivo impositivo pagado por la empresa.

Como estudiaron los nobeles Franco Modigliani y Merton Miller, la relación entre coste de capital y grado de endeudamiento de la empresa determina su nivel de endeudamiento óptimo. El coste medio ponderado disminuye al aumentar el endeudamiento hasta un nivel que representa la estructura óptima de capital. Esta estructura maximiza la rentabilidad financiera para los accionistas y el valor de las acciones.

El exceso de apalancamiento

Pero no todo es tan sencillo, al aumentar el endeudamiento, aumenta también el riesgo de insolvencia asumido por los bancos y, consecuentemente, el coste financiero.

Además, la exigencia de accionistas y acreedores y, por tanto, el coste de los recursos propios y ajenos pueden variar con el tamaño de la empresa, su liquidez o sector, la coyuntura económica, la inflación, el coste de oportunidad y hasta la inestabilidad política.

Por tanto, el apalancamiento financiero sería como un endiablado juego de las siete y media en el que el valor a partir del cual se pierde con seguridad es cambiante en cada mano y como diría don Mendo:

“Mas ¡ay de ti si te pasas!

¡Si te pasas es peor!”

Finalizamos con unas cuestiones de actualidad para reflexionar: qué consecuencias tendrían para empresas y bancos una subida de los tipos de interés a medio plazo (en mínimos históricos actualmente) sobre:

  • La deuda empresarial a tipo variable a largo plazo.
  • Los préstamos bancarios concedidos a tipo fijo a largo plazo.
J. A. Arcenegui y J.Martín

J. A. Arcenegui y J.Martín

En este espacio compartiremos artículos técnicos y de reflexión, opiniones de otros profesores y enlaces a contenidos de interés para estudiantes y profesionales sobre ética y finanzas.

24 Comentarios

  1. Sebastián

    27 septiembre, 2016 at 11:57

    Una subida de los tipos de interés a medio plazo provocaría sobre las deudas empresarial a tipo variable a largo plazo, un aumento de la cuota del préstamo ya que este tipo variable depende de los tipos de interés a medio plazo, si interés disminuye la cuota disminuye, si en cambio el interés sube también sube la cuota del préstamo.

    En el caso de los prestamos concedidos a tipo fijo a largo plazo no sufrirían ningún cambio, ya que siempre pagaría al mismo tipo de interés, y no le afecta los cambios del tipo de interés a medio plazo

  2. Pedro Pablo Castro

    27 septiembre, 2016 at 15:51

    Tipo variable: La subida de los tipos de interés para un préstamo de tipo variable seria desfavorable para la empresa ya que una subida del interés viene acompañado de una subida de la cuota del préstamo.
    Tipo fijo: Una subida de los tipos de interés no afectarían en un préstamo de tipo fijo ya que desde el inicio del préstamo el banco y la empresa acuerdan un tipo fijo de interés que se cumple a lo largo de la vida del préstamo sin tener en cuenta las oscilaciones del tipo de interés.
    Personalmente opino que a día de hoy ( interés en mínimos históricos) la opción inteligente es optar por un préstamo de tipo fijo ya que los tipos de interés actuales cambiaran a medio plazo.

  3. Julián Gálvez

    30 septiembre, 2016 at 13:26

    Una subida de los tipos de interés a medio plazo para la deuda empresarial a tipo variable a largo plazo supondría un aumento de la cuota del préstamo, con lo cual sería algo negativo para la empresa
    Para los préstamos bancarios concedidos a tipo fijo a largo plazo, esto no conllevaría ninguna modificación ya que está establecido anteriormente entre la empresa y el banco el tipo de interés y siempre se paga la misma cantidad por lo que los cambios en este no afectan.

  4. Miguel Valdecantos

    2 octubre, 2016 at 17:52

    1º las consecuencias sobre una subida de los tipos de interés a medio plazo serían algo negativas para las empresas, pues todas las cuotas de sus préstamos recibidos se verían afectadas por una subida a medio plazo por el tipo de interés. Luego, habría que ver lo que ocurre, ya que estamos hablando de deudas a largo plazo.

    2º las consecuencias sobre una subida de los tipos de interés a medio plazo no afectarían a los prestamos concedidos a tipo fijo por las entidades bancarias a las empresas, ya que se supone que estamos hablando de pactos a un interés fijo inamovible a largo plazo.

  5. José Roldán

    3 octubre, 2016 at 17:51

    1- Esta subida del tipo de intereses sea negativa para la empresa, pero debería de tener previsto estas posibles subidas ya que la deuda está pactada a un interés variable, con lo cual cuál puedes esperarte cualquier cosa. Esto puede ocasionar que el apalancamiento de la empresa sea demasiado elevado y llegar a pasarse.

    2- Al ser un interés fijo a largo plazo no le afectaría la subida de intereses, ya que estaba pactada anteriormente,

  6. Javier Sara Contreras

    3 octubre, 2016 at 18:19

    -La subida del tipo de interés es negativa para la empresa ya que al ser variable las cuotas a medio plazo pueden variar ,esto hace que pueda llegar la empresa a un punto en el que el endeudamiento sea mas elevado de lo recomendable.
    -Los prestamos a largo plazo con interés fijo,no creo que deba importar la subida ya que al estar pactado desde el principio no cambiaría el tipo de interés fijado con anterioridad.

  7. Alejandro Aguilar de Dios López

    17 octubre, 2016 at 21:30

    La deuda empresarial a tipo variable a largo plazo: Lo normal sería que los bancos ganasen lo mismo, pero para la empresa aumentan sus cotes financieros, la cuantía de este aumento va a depender de su nivel de endeudamiento y de la intensidad de la subida en los tipos de interés.
    Los préstamos bancarios concedidos a tipo fijo a largo plazo: En este caso el perjudicado sería la entidad bancaria ya que está dejando de ganar la proporción en que los tipos de interés han aumentado, y además dependería de como se ha refinanciado el propio banco para atender ese préstamo al cliente: si el banco ha refinanciado ese crédito también a un tipo fijo no se vería tan afectado, mayor sería el daño si este préstamo hubiera sido refinannciado a tipo variable.

  8. Rodrigo Ortiz Gamito

    1 noviembre, 2016 at 14:09

    1- Una subida de los tipos de interés a medio plazo provocaría que la cuota de la “deuda empresarial a tipo variable a largo plazo” aumente y por tanto los gastos financieros puedan superar a la rentabilidad de la inversión, no dándose el encuentro de ese punto óptimo de apalancamiento financiero. En el largo plazo al ser un tipo de interés variable habría que observar las oscilaciones.

    2- En un préstamos de tipo fijo, una subida de los tipos de interés, no afectaría a la cuota del préstamo, ya que desde el inicio del préstamo, se acuerda un tipo fijo de interés.

  9. María Campos

    5 noviembre, 2016 at 12:39

    1- Aumento del coste financiero y por tanto de la cuota.
    2- Si suben los tipos de interés la entidad financiera dejará de ganar la proporción en la que el tipo de interés ha aumentado. Al prestatario no le afecta.

  10. Jorge López Martínez

    6 noviembre, 2016 at 20:53

    Deuda tipo variable a L/P: los bancos aumentarían sus ingresos y las empresas verían como sus gastos financieros y WACC aumentan.

    Deuda tipo fijo: reduciría el margen de los bancos y las empresas no verían modificados sus gastos financieros.

  11. Ignacio Sánchez Morote

    7 noviembre, 2016 at 9:44

    En el caso de la deuda a tipo variable, se incrementaría el coste para la empresa en la siguiente liquidación de cuota. En el caso de la deuda a tipo fijo, las empresas seguirán pagando lo mismo pero su contratación será más cara. En ambos escenarios las empresas deberán incrementar sus rentabilidades.

  12. Juan Felipe Millán

    7 noviembre, 2016 at 9:57

    1. Aumentaría los intereses para las empresas, por lo que tendrían que pagar unas cuotas más altas.
    Desde el punto de vista bancario, no ganaría más ya que la subida del tipo de interés repercute en que a la entidad también le cuesta más pedir dicho dinero.

    2. Aunque no variarían las cuotas, desde el punto de vista de la empresa su deuda tendría más rentabilidad ya que está pagando un tipo de interés más bajo que el que se paga ahora con la subida de intereses. (Esta afirmación tiene muchos matices)
    Banco- Pérdida de valor de su activo.

  13. Francisco Perpiñá Llorca

    7 noviembre, 2016 at 10:15

    Una subida de los tipos de interés afectaría negativamente a la deuda de la empresa, pues subirían sus gastos al aumentar el pago al banco, pudiendo de esta forma si es un cambio muy significativo aumentar demasiado el apalancamiento.

    Respecto a los préstamos, estos no sufrirían cambio alguno, pues el interés de pago esta fijado a priori y sería inamovible.

  14. LAURA CASALS LAGO

    7 noviembre, 2016 at 20:42

    DEUDA EMPRESARIAL A TIPO VARIABLE A LARGO PLAZO.- Para las empresas una subida de los tipos de interés a medio plazo implicaría un aumento de los costes financieros, siendo negativo desde el punto de vista de la compañía. Sin embargo, desde la óptica bancaria supondría un aumento en sus ingresos, ya que forma parte de su actividad de explotación.

    PRÉSTAMOS BANCARIOS CONCEDIDOS A TIPO FIJO A LARGO PLAZO.- Un aumento de los tipos de interés para las empresas no supondría nada, ya que la negociación del préstamo bancario incluye un tipo de interés fijo de antemano. Aunque para los bancos supone un coste de oportunidad, al poder haber aumentado sus ingresos si el tipo de interés no hubiera sido fijado anteriormente.

    préstamos bancarios concedidos a tipo fijo a largo plazo.

  15. María Gutiérrez Sánchez

    7 noviembre, 2016 at 21:03

    La subida de los tipos de interés en una deuda de tipo variable afecta a la empresa negativamente, aumentando la cuota del préstamo.
    Cuando el préstamo está otorgado con un tipo fijo, las cuotas del mismo no se verían afectadas.

  16. Beatriz Pérez Gutiérrez

    7 noviembre, 2016 at 21:31

    En primer lugar , el hecho de que aumenten los tipos de interés, es una mala noticia para la deuda a tipo variable de una empresa, puesto que se incrementaría dicha cuantía, repercutiendo así en los gastos financieros.
    Aunque un aumento del endeudamiento, siempre que este no sea demasiado elevado y suponiendo que la rentabilidad económica sea superior a dicho tipo de interés, provocaría un aumento de la rentabilidad financiera.
    Al ser deuda con tipo de interés variable y a largo plazo, podríamos esperar un futura bajada.
    En cuánto al segundo caso, esta subida de interés no influiría a los préstamos concedidos, ya que tienen un tipo fijo previamente acordado.

  17. José Gutiérrez Soto

    8 noviembre, 2016 at 1:41

    – En relación a las empresas, un aumento de los intereses supondrá un mayor pago de las cuotas en la deuda empresarial a tipo variable. Sin embargo, en los préstamos a tipo fijo la cuota no variará, ya que el tipo de interés está preestablecido desde el comienzo del préstamo.

    – En relación a los bancos, hay que comentar que a día de hoy el sector bancario no es un negocio muy rentable por los bajos tipos de interés que existen. El aumento de los tipos de interés a medio plazo logrará será beneficioso para los bancos en aquellos préstamos a tipo de interés variable, ya que les permite cobrar más en cada cuota. Sin embargo, no lo será así en los préstamos a tipo de interés fijo, ya que el pago de los intereses no se ve afectado por una variación del tipo de interés a medio plazo.

  18. LAURA CASALS LAGO

    8 noviembre, 2016 at 11:22

    Para las empresas una subida de los tipos de interés a medio plazo implicaría un aumento de los costes financieros Desde la óptica bancaria supondría un aumento en sus ingresos.
    Un aumento de los tipos de interés para las empresas no supondría nada. Para los bancos supone un coste de oportunidad.

  19. Natalia Espinosa Quiros

    8 noviembre, 2016 at 12:30

    En la deuda a tipo variable, un incremento de los intereses supondría un incremento en el coste para la empresa en la siguiente liquidación de cuota.
    En la deuda a tipo fijo, se seguiría pagando lo mismo puesto que están fijados a priori.

  20. Daniel Palacios Hidalgo

    8 noviembre, 2016 at 12:40

    -La deuda empresarial a tipo variable a largo plazo. Ante una subida de los tipos de interés a medio plazo, para las empresas aumentaría el coste de la cuota a pagar y verían reducida su rentabilidad, y para los bancos estaríamos ante un aumento de sus ingresos.
    -Los préstamos bancarios concedidos a tipo fijo a largo plazo. En este caso no tendría ninguna repercusión para la empresa y los bancos perderían simplemente coste de oportunidad.

  21. Rafael Daza

    8 noviembre, 2016 at 12:49

    Tipo variable: sería negativo para la empresa ya que aumentarían los gastos financieros de la empresa. Para el banco no influiría ya que sus préstamos están referenciados al euribor, si les cuesta más el dinero, ellos subirán el interés

    Tipo fijo: en la empresa no influiría, su tipo de interés ya está prefijado. en cuanto al banco perdería valor porque el mercado ofrecería mejores oportunidades para dicho riesgo

  22. Rafael Vela

    8 noviembre, 2016 at 23:45

    1. La deuda a tipo variable se vería afectada al subir los tipos de interés, aumentando su cuota. Aunque lo ideal para la empresa es tener previsto distintos escenarios con los que se puede encontrar según el tipo de interés que se vaya a dar, y poder minimizar las consecuencias de las variaciones.
    2. La deuda a tipo fijo no se ve afectada por la variación del tipo de interés , dado que ha sido previamente pactado.

  23. Horacio Molina Sánchez

    21 noviembre, 2016 at 20:09

    En mi modesta opinion, entre otras consideraciones como la capacidad para generar efectivo o la básica apuntada en el post de un spread positivo (rentabilidad del proyecto- coste de la deuda), el nivel de endeudamiento asumible se visualiza muy bien a través del grado de apalancamiento financiero (resultado de explotación/resultado antes de impuestos) que se proyecte con la nueva deuda. Esas proyecciones contendrán diversos escenarios en losbquebws posible que el retorno de las inversiones sea inferior al coste financiero. El establecimiento de un límite para el GAF en el peor escenario es un mecanismo eficaz para saber el techo de deuda.

    • Jose Antonio arcenegui rodrigo

      19 diciembre, 2016 at 17:59

      Completamente de acuerdo Horacio.

      Y una reflexión adicional para los “acreedores” con deuda a tipo fijo a largo plazo: en el escenario actual las pérdidas pueden ser muy relevantes cuando se actualicen los flujos.

      Un saludo y gracias por postear.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>