Antropología de la música y fiesta liberadora

Una de nuestras pasiones y ocupaciones es la música en sus diferentes estilos, con un cariño especial por el rock. La música es un elemento esencial de la cultura y del sentido de la persona, como se manifiesta en esa expresión esencial de la vida del ser humano que es la fiesta. La fiesta y su componente musical muestran la constitutiva dimensión simbólica de la persona, por la que expresa sus creencias, sentimientos y valores.

La persona es por naturaleza un ser simbólico, cultural y sociopolítico que con sus creaciones estéticas, culturales y festivas trata de dar sentido a la existencia, buscar el significado, profundidad y trascendencia de la vida.

Lo que le posibilita irse liberando del sin sentido, del caos y del mal que conduciría al ser humano al nihilismo y a la destrucción. Las diversas culturas y tradiciones han perseguido este sentido de la vida, con dicha capacidad creativa y cultural del ser humano, que se ha visibilizado en tantas manifestaciones artísticas como es la música, en tantas expresiones culturales como son las fiestas.

Música y fiesta

Con la música y la fiesta el ser humano crea ese espacio simbólico, ese signo de la realidad, transido de felicidad, de alegría y celebración de la existencia, transmite sus emociones, convicciones y estimativa que valora lo real.

La música y la fiesta son ese símbolo y alternativa de una existencia distinta, de otra humanidad y mundo más humanizador, fraterno y liberador; frente a la infelicidad, mal e injusticia que tantas veces deshumanizan a la vida.

De ahí que tengamos que procurar que la fiesta y la música no degeneren en manifestaciones alienantes, deshumanizadas de la existencia. Tal como sucede a menudo en la realidad, con unas conductas hedonistas e individualistas, materialistas y consumistas, con lacras como las drogas y adicciones diversas.

La música y la fiesta o cualquier otra actividad cultural no deben llevarnos a la evasión e inhumanidad de comportamientos destructivos e incivilizados. Tales como el consumo de alcohol, ahora por ejemplo realizado con el conocido “botellón”, u otras drogas y adicciones que llevan a la esclavitud y a la destrucción. El sexo por el sexo, sin cariño ni amor fiel en la manipulación y cosificación de la otra persona. La pelea, la violencia y la agresión, etc.

Rock

En esta línea, por poner un ejemplo del mundo del rock que conocemos bien, ese lema que se ha popularizado de “sexo, drogas y rock and roll” es una actitud burguesa, hedonista e individualista de la vida. Lo cual, como sabemos- y tenemos tantos ejemplos de ello-, lleva a la insolidaridad, al evasionismo y alienación que no lucha por la paz verdadera ni por la justicia con los pobres de la tierra; que no se compromete por la liberación integral de los pueblos y termina en la desesperación, en el dolor y la muerte.

Con Dostoievski creemos que, ciertamente, “la belleza salvará al mundo”. Una estética, arte y fiesta liberadora de toda opresión, deshumanización e injusticia. Una música y fiesta que nos sensibiliza e implica en la lucha por la paz y la justicia con los pobres de la tierra, en la trasformación del mundo, de sus valores y cultura, de sus relaciones y estructuras sociales opresoras e injustas.

Para pasarlo bien, estar alegre y feliz no hace falta más que vivir esta experiencia del amor solidario y justicia con los pobres, que como ellos mismos nos muestran, a pesar del sufrimiento e injusticia que padecen, celebran la vida con sus fiestas y tradiciones espirituales.

La alegría y la felicidad están en lo más profundo y trascendente de nuestro ser, en esta vida, justicia solidaria y esperanza de que el mal e injusticia no tiene la última palabra. Y, por tanto, no hay que buscarla en todas estas lacras como el alcohol u otras drogas, el sexo des-personalizador y hedonista sin un amor fiel o en la violencia y otras conductas destructivas.

Basta con sentir y experienciar esta pasión por la vida solidaria y la justicia. En el arte de vivir con ética y espiritualidad, con mística y política en la misericordia o compasión ante el sufrimiento e injusticia que padece el otro, en la búsqueda del bien común, de la civilización del amor y la globalización de la fraternidad solidaria.

El sentimiento y hondura que expresa todo el arte de la música y la fiesta, nos llama e interpela a transmitir toda la belleza trascedente de la verdad, del bien y de la justicia. Lo que nos abre a esa trascendencia de la vida plena, eterna, al Dios de la vida, del amor y de la belleza que libera.

Ya lo decía San Agustín, el que “canta ora dos veces”. Como nos muestra esa maravillosa película que es “Copying Beethoven, la música es el lenguaje de Dios, nos acerca a Él, nos permite escuchar su voz y leer su labios…”.

Y de forma alegre comentamos por nuestra pasión por el rock, como dice un histórico grupo de este género- Barón Rojo en su canción Breakthoven-, “el gran Beethoven hoy tocaría rock”. En este sentido, como nos enseña otro maestro del rock de nuestro país, Rosendo Mercado, la esencial del rock es el compromiso social.

Que llevemos toda esta pasión por la fiesta, la música y el rock de una forma humanizada, liberadora y comprometida por otro mundo posible, más justo y fraterno, como quiere Dios. Por último, para quien no los conozca, les recomendamos escuchar toda esa corriente de rock espiritual y cristiano.

Con grupos como Stryper, Petra, Giant etc. que con sus maravillosas canciones, por ejemplos las conocidas como baladas, nos llevan a vibrar con la música, el rock y el Dios Revelado en Cristo.

Autor

Agustín Ortega

Según el autor, este espacio recoge claves de acción-formación social y ética, para colaborar con la espiritualidad y misión ignaciana. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ibarra (PUCE-SI) e Investigador externo del Departamento de Humanidades y Filosofía de la Universidad Loyola Andalucía. Estudió Trabajo Social, es Doctor en Ciencias Sociales y Experto Universitario en Moral, Doctor en Humanidades y Teología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>