Noticias

Sevilla

Córdoba

El director del Curso Evaluacion Economica y Politica Sociosanitaria, doctor Antoni Serrano.

Antoni Serrano: «El reto global del siglo XXI es desarrollar un sistema sanitario no sólo eficaz y efectivo, sino también eficiente y sostenible»

El Campus de Sevilla de la Universidad Loyola Andalucía acogerá del 20 al 23 de noviembre el XI Curso de Evaluación Económica y Política Sociosanitaria ‘La eficiencia al servicio de la salud`. Hablamos con su director, el doctor Antoni Serrano, licenciado en medicina por la Universidad de Barcelona, especialista en Psiquiatría por el Ministerio de Sanidad, doctor en Psiquiatría y Psicobiología Clínica por la Universidad de Barcelona y máster en gestión de servicios sanitarios por ESADE Business School.

Actualmente coordina varias unidades clínicas en el Parc Sanitari Sant Joan de Déu de Barcelona, es investigador principal del grupo PRISMA del Consorcio de Investigación Biomédica en Red en Epidemiología y Salud Pública de España del Ministerio de Sanidad Español (CIBERESP), e imparte docencia en posgrados y másteres de la Universidad de Barcelona.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrentan los sistemas sanitarios en el mundo?

En la actualidad el mayor reto al que nos enfrentamos en Occidente es la sostenibilidad del sistema sanitario. Esto se ha hecho patente después de la crisis económica que hemos vivido en los países industrializados. El sistema sanitario se enfrenta a varias tensiones que se prevé que pongan en riesgo la continuidad de uno de los pilares del bienestar de nuestra sociedad. En este sentido, el envejecimiento progresivo de la población, la cronificación de infinidad de enfermedades, la tecnificación de la asistencia y el encarecimiento de nuevas terapias ponen en riesgo un sistema sanitario que se diseñó cuando la sociedad tenía otras necesidades.

Los países menos desarrollados tienen el reto de instaurar sistemas sanitarios que estén adaptados a los futuros retos que vendrán. Una vez cubran sus necesidades básicas, a pesar de la falta de recursos, deben planificar con la experiencia obtenida tras casi 100 años de sistemas sanitarios públicos en Europa y Occidente.

¿Por qué mezclar la salud con la economía?

En cada decisión sanitaria buscamos obtener un beneficio para la salud del paciente o usuario pero también estamos utilizando recursos. Estos recursos son limitados y además están en competencia. Es decir, lo que usemos para un paciente no estará disponible para otro. En ocasiones decidimos sobre qué prueba hay que aplicar, o qué tratamiento dispensar, pero también qué servicio ofrecer, qué tipo de prevención hay que promover o qué campaña hay que iniciar. Todas estas acciones buscan un beneficio para el paciente y/o la población, pero tienen un coste. Nuestra obligación como profesionales de la salud está en obtener el máximo beneficio posible al menor coste posible, para así poder maximizar los beneficios para la población con la limitación de recursos existentes. El reto global del siglo XXI es desarrollar un sistema sanitario no sólo eficaz y efectivo, sino también eficiente y sostenible.

¿Cómo podemos saber qué decisión es la correcta cuando se toman decisiones sanitarias?

Esto es la clave del asunto. Hasta ahora las decisiones en salud mayoritariamente tenían en cuenta que el resultado de cualquier decisión fuera eficaz y seguro para el paciente. Pero los recursos se han demostrado limitados y en el futuro puede que lo sean todavía más. Así, cada vez se hace más necesario incorporar nuevo conocimiento para la toma de decisiones. En este sentido, y para saber qué decisión es la correcta, debemos conocer a priori cuáles son las alternativas y qué consecuencias tienen cada una de ellas en cuanto a resultados de salud y costes. Esto es lo que técnicamente llamamos eficiencia, es decir, la relación entre beneficio (en términos de salud) y coste (en términos económicos) entre dos o más alternativas. Cada acción se acompaña de un beneficio en la salud y de un coste económico. Si somos capaces de comparar ambas alternativas podremos decidir cuál es la más eficiente, o lo que es lo mismo, cuál presenta mayor beneficio por unidad de coste. Las evaluaciones económicas de servicios sanitarios nos ofrecen esta respuesta, y nos ayudan a tomar decisiones más asumibles para el sistema.

¿Es difícil comparar la eficiencia entre dos alternativas a una necesidad sanitaria?

Para realizar dicha comparación necesitamos conocer el método, la mecánica de dicho cálculo. Lo primero que debemos hacer es conocer los resultados en salud de cada alternativa. Generalmente buscaremos conocer estos resultados cuando la alternativa se aplique en el mundo real, fuera de un laboratorio o entorno artificialmente controlado. Esto se conoce como efectividad, y nos permite entender qué beneficio de salud estamos proporcionando al paciente cuando le aplicamos la alternativa evaluada en un entorno real. Conociendo la efectividad de las alternativas sólo queda conocer sus costes, es decir, qué gastos económicos están asociados a la aplicación de cada una de las alternativas. Para ello tendremos en cuenta tanto los gastos que corresponden al sistema sanitario como los que corresponden al paciente y a otras áreas de la sociedad.

¿Esto es lo que enseñan en el curso que usted dirige?

Desde 2007 estamos enseñando a diferentes profesionales sanitarios, sociosanitarios, investigadores en salud, gestores, etc. las herramientas para mejorar la toma de decisiones desde el punto de vista de la eficiencia. Es decir, pretendemos que los profesionales, los gestores, los investigadores, puedan incorporar la economía de la salud como una herramienta más para tomar las mejores decisiones posibles. Así, los alumnos reciben formación acerca de los conceptos básicos en economía de la salud, conocen las metodologías más habituales, realizan ejercicios prácticos, participan en debates, y conocen las últimas herramientas de la mano de expertos nacionales e internacionales e incluso diseñan su propio estudio de evaluación económica de servicios. Los alumnos se familiarizan con una serie de conceptos teóricos y prácticos que les permitan entender mejor el camino para una toma de decisiones eficiente en el campo de la salud y los servicios sanitarios y sociosanitarios.

¿Desde cuándo se está realizando el curso?

Este curso se inició en 2007 y ya cuenta con 11 ediciones realizadas. Aunque empezamos en Cataluña con la colaboración entre el Parc Sanitari Sant Joan de Déu, la Fundació Sant Joan de Déu y la London School of Economics and Political Science, desde 2013 contamos con la colaboración de la Universidad Loyola Andalucía lo que nos ofrece la posibilidad de acercarnos al sur de España en unas instalaciones de máxima calidad. Nos enorgullece contar con el reconocimiento, además de las entidades organizadoras, del King’s College de Londres, el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, la red de Investigación cooperativa en Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud, el Consorcio de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública y la Asociación PSICOST.

¿Cómo son las clases que se imparten?

Las clases son de máximo 25 alumnos para poder establecer una relación docente-alumno próxima y también poder generar un debate cercano. La participación del alumno está fomentada desde el primer minuto, realizando ejercicios, lecturas y debates que puedan enriquecer el contenido docente. Por las aulas del curso han pasado más de 200 alumnos y algunos de ellos nos han comentado que asistir les ha cambiado la manera de ver la medicina o los cuidados de salud de sus pacientes.

¿Cuáles son los requisitos para ser alumno?

No hay un requisito específico, pero ayuda el ser un profesional en activo, con experiencia. En anteriores ediciones han asistido médicos, farmacéuticos, economistas, psicólogos, trabajadores sociales, biólogos y profesionales del ámbito de la gestión sanitaria y sociosanitaria. De hecho esta es una de las riquezas del curso porque todos los puntos de vista enriquecen los debates y complementan los conocimientos.

Autor

Francisco Javier Burrero

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. fjburrero@uloyola.es Twitter: @javierburrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *