Acción-formación social desde Ellacuría

Estamos celebrando ya el aniversario de los jesuitas mártires de la UCA, I. Ellacuría y sus compañeros que, en el año 1989, fueron asesinados por su servicio a la fe y a la justicia con los pobres de la tierra. Un acontecimiento muy significativo para hacer memoria de su legado. Por ejemplo, para seguir profundizando en la actualidad de la aportación de su filosofía y pensamiento a la acción-formación social.

Desde Ellacuría, se nos presenta toda una metodología o camino a seguir para la acción y la formación social. En la línea de los más valioso de las ciencias sociales, del pensamiento social inspirado en la fe y de la doctrina social de la iglesia (DSI). Tal como nos está mostrado y testimoniando hoy el Papa Francisco. Con su filosofía y método de pensamiento, Ellacuría nos muestra toda una propuesta de inteligencia social e histórica en clave liberadora e integral, con una base ética y antropología cualificada.

Siguiendo a un genio y (su) maestro como es X. Zubiri, Ellacuría nos presenta al ser humano como un animal de realidades, religado a la realidad y co(n)-vertido a los otros. Una realidad que con su integralidad estructural nos constituye, en donde las diversas dimensiones (la personal y comunitaria, espiritual e histórica, ética y sociopolítica, la cultural y económica…) se inter-relacionan y compenetran.

Una realidad humana, social e histórica que es abierta, dinámica y trascendente en la vida de los otros y del Otro, en Dios mismo y su Don (Gracia) liberadora. Desde esta antropología solidaria e integral, la metodología ellacuriana nos presenta el camino para el análisis social y político inteligente. En el hacerse cargo de la realidad, con un conocimiento real de los contextos y relaciones humanas, de las estructuras sociales y sistemas políticos-económicos.

En el empleo de estas mediaciones como son las ciencias sociales. Este momento de la inteligencia, más de tipo cognitivo, nos permite conocer de forma profunda, global e histórica la realidad que enmarca la formación y acción social

Pero no basta con esta dimensión intelectiva o cognoscitiva de la inteligencia, sino que se debe ampliar y situar en la ética, con el cargar con la realidad desde el principio-misericordia y compasión. Por el que asumimos esa realidad analizada, asumo el sufrimiento e injusticia que padecen los pueblos crucificados por el mal u opresión, los pobres de la tierra, que son siempre el signo permanente de los tiempos.

El conocimiento más verdadero y real se realiza, pues, desde esta ética de la misericordia compasiva y liberadora con los pobres que son la clave hermenéutica (compresiva e interpretativa) de la realidad e historia. En este sentido, todo ello, nos lleva la praxis de la inteligencia, el encargarme de la realidad, ya que la teoría y praxis se retro-alimentan. En esta constitutiva dimensión práctica de la inteligencia por la que actúo, me comprometo y transformo la realidad que voy conociendo y asumiendo éticamente.

La verdadera liberación viene de las personas

Con este marco metodológico, la formación y la acción social se nos presenta de una forma integral con unas claves o dimensiones esenciales. Sin las cuales, caemos en  el paternalismo y asistencialismo e impedimos una acción-formación social ética, inteligente y transformadora.

Frente a lo anterior, Ellacuría afirmó con radicalidad (profundidad) que las personas, los pueblos y los pobres son los sujeto protagonistas de su desarrollo o promoción y transformación liberadora e integral. En contra de una concepción asistencialista y paternalista, que trata al otro y al pobre como objeto de mi “ayuda” condenándolo a la dependencia, dominación e injusticia perpetua.

Ellacuría nos mostró como el auténtico desarrollo y la verdadera liberación vienen de las personas, de los pueblos y de los pobres como sujetos emancipadores y auto(-co)gestores liberadores de la realidad. Frente a todo elitismo o “liderismo” que dicta qué quien va a cambiar la sociedad y el mundo son una especie de selectos, unas vanguardias y élites que lo que, realmente, hacen es mantener e imponer el poder, la dominación e injusticia constante sobre el otro, sobre el pobre u oprimido.

De esta forma, no basta y es insuficiente el “dar el pez” (por ejemplo, bocadillos o bolsas de ropa y comida, etc.) y “la caña de (o enseñar a) pescar” como puede ser proporcionar educación, formación e infraestructuras (pozos u otros equipamientos). Hay que posibilitar principalmente que haya peces (bienes y recursos) para todos, que se pueden establecer relaciones justas con esos bienes, que nadie se los lleve o acumule, con un robo y expolio de los recursos.

Ellacuría sobre los problemas sociales

En la línea de los estudios y ciencias sociales, Ellacuría mostró que hay que conocer y transformar las causas de los problemas sociales, como son en primer lugar el hambre y miseria, la pobreza y la exclusión social. Esto es, la desigualdad, inequidad e injusticia que unos grupos o estratos sociales, los poderosos y ricos con su sistema e ideología, imponen y dominan sobre otros, los más empobrecidos, oprimidos y excluidos. Por lo cual, los pobres y los pueblos deben actuar transformadoramente sobre estas caucas y raíces que llevan a la desigualdad e injusticia de la pobreza y de la marginación.

Como son las estructuras sociales y los sistemas económicos-políticos que en la actualidad tienen un alcance civilizatorio, mundial y global. Esto es, la actual civilización del capital, con su acumulación posesiva e injusta- la propiedad y el mercado convertidos e ídolos-, como motor de la historia, que debe ser transformada en la civilización del trabajo.

En donde la clave del desarrollo y de todo sistema económico sea: la persona y los pueblos con sus necesidades reales; la vida, dignidad y justicia liberadora de la injusticia con los pobres de la tierra que es el lugar desde donde se realizan los derechos humanos y el bien común frente al mal común u opresión.

Pero esta acción transformadora con el cambio socio-estructural y político/económico, en la justicia social global e igualdad, debe ir acompañado e inter-relacionado con el cambio sociocultural, ético y personal. Se trata de oponerse a la civilización de la riqueza, el ser rico, el tener (poseer) y el dinero como falso dios que reina, y asumir la civilización de la pobreza.

La auténtica libertad, realización personal y felicidad se va logrando desde la pobreza fraterna y solidaria en el compartir, en la comunión de bienes, vida y luchas por la justicia liberadora con los pobres de la tierra. No se pueden separar nunca la justicia e igualdad de la libertad personal-ética y democrática, el cambio social y político del personal, la transformación socio-estructural de la cultural y de mentalidad, la equidad de la paz y no violencia.

La sociedad-mundo renovada es indisociable de la persona (humanidad) nueva desde la la fraternidad que se hace pobreza solidaria en la entrega, servicio y compromiso por la justicia con los pobres de la tierra; frente a los ídolos del poder y de la riqueza, del ser rico y del tener, del consumismo, hedonismo y buena de vida de lujo, derroche u ostentación.

Ellacuría nos mostró pues la entraña de la fe. El Dios que se nos revela en Jesús Pobre y Crucificado, que nos manifiesta al Dios liberador del mal e injusticia. Es el Dios de los pobres y de la vida, de una vida humana, espiritual, plena y eterna. El Dios de esperanza que vence a todo mal, muerte e injusticia con los pobres.

En la línea de lo más trascendente del cristianismo e iglesia, de la compañía de Jesús y tradición ignaciana, de la ética y del pensamiento social. Gracias sean dadas a Dios por Ellacuría y sus compañeros, para proseguir la misión de revertir la historia en la fe.

Autor

Agustín Ortega

Según el autor, este espacio recoge claves de acción-formación social y ética, para colaborar con la espiritualidad y misión ignaciana. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ibarra (PUCE-SI) e Investigador externo del Departamento de Humanidades y Filosofía de la Universidad Loyola Andalucía. Estudió Trabajo Social, es Doctor en Ciencias Sociales y Experto Universitario en Moral, Doctor en Humanidades y Teología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Jul 2017 » loading...
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31